CLAVAN CUCHILLO A CASTILLO
Isaac Bigio
Politólogo economista e historiador
Justo en el primer día del mes en que se recuerda el nacimiento de Jesús, para muchos peruanos que apoyan a su Presidente, también han aparecido sus Judas. Muchos que votaron por Perú Libre (PL) ahora creen que el hombre al cual llevaron a Palacio ha sido traicionado por alguno de sus apóstoles.
El primer y único mandatario de dicha nación en haber tenido como su instrumento diario de trabajo a un machete, resultó que fue acuchillado en la espalda nada y más y nada menos que por el único congresista que es miembro del Comité Político y del Comité Ejecutivo Nacional del partido en el que fue electo y que fue, además, su primer jefe de bancada parlamentaria. Este es Waldemar Cerrón (WC) quien junto con Flavio Cruz (quien le ha substituido como portavoz del grupo parlamentario de PL) crucificaron a Pedro.
El 1 de diciembre WC, Cruz, WC, Margot Palacios y Abel Reyes fueron los congresistas de PL que votaron por admitir la tercera moción de vacancia presidencial presentada por la derecha unida. Estos 4 mosqueteros trataron a al jefe de su partido, el Dr. Vladímir Cerrón (VC), a la mayoría de sus congresistas y bases y a las 2 ministras perulibristas que están en el Gobierno al que se pretende vacar, como si fueran moscas.
Hay varios de PL que dirán que el primero en traicionar fue Castillo cuando se distanció del programa y de la dirección partidarias o dijo durante las elecciones que a Vladìmir Cerrón (VC) no lo iba tener ni siquiera de portero. Hoy, al parecer, su hermano Waldemar, sí está dispuesto a ser el hombre que abra contra él la puerta a la derecha.
CASTILLO TRAICIONADO POR SU PRIMER JEFE DE BANCADA
Durante la mayor parte del tiempo que lleva Pedro Castillo en la Presidencia, el portavoz de su partido en el Parlamento ha sido WC. Se suponía que este último, pese a sus diferencias, siempre iba a hacer un bloque con él para impedir que sea derrocado mediante un golpe fuji-congresal. Sin embargo, el 1 de diciembre, WC y Flavio Cruz (quien hoy le ha sustituido en el puesto de jefe del grupo parlamentario de Perú Libre, PL) se unieron a toda la derecha destituyente para admitir la moción de vacancia del actual Presidente.
Solo 4 días antes, WC y Cruz y la mayoría de los congresistas de PL presentes votaron con y tras los golpistas para imponer una demanda constitucional y una medida cautelar contra Castillo. Ellos estaban furiosos porque Castillo había activado su «bala de plata» contra el Congreso. Temerosos de que el mandatario se atreviese a presentar un segundo voto de confianza para que, en caso de que se le deniegue, él pudiese disolver legalmente este Congreso y llamar a nuevas elecciones legislativas, WC atacó a esa medida de «inconstitucional» y alertó que Castillo puede transformarse en un dictador. WC habló de que iban a evaluar si se definían o no a favor de la vacancia (dejando abierta la posibilidad de unirse nuevamente al fujimorismo, pero esta vez para sacar a Castillo de palacio). Cruz, el portavoz oficial de PL, afirmó que pedir el voto de confianza es golpismo (cuando es una prerrogativa constitucional), que «el Presidente pateó el tablero de la democracia», que «rechazamos su espíritu golpista», que «nadie dice que rechazamos la vacancia» y que «la vacancia no es una postura de la derecha, lo hemos dicho bien claro».
PATINADA LIBRE.
WC y Cruz repetían las mismas acusaciones que a Castillo le hace la derecha. A fin de defender sus curules y prebendas, se unieron hasta con los fascistoides para sostener al Congreso dominado por los admiradores y amigos de la última dictadura del país (la de Alberto Fujimori en 1992-2000).
Mientras 4 congresistas de PL fueron los únicos asociados al Gobierno que votaron por admitir la tercera moción de vacancia presidencial, otros 8 la rechazaron, 1 se abstuvo y 2 no asistieron por estar de ministras. Esto evidenciaba un partido en total descomposición. No se trata de cualquier votación, sino de una de las más importantes, pues esta puede dar paso a la inmediata caída del Gobierno compuesto por su partido y liderado por su anterior candidato presidencial.
Si PL había duplicado su número de carteras en este último gabinete, la cuarta parte de su bancada aceptaba que se procese una petición para sacar del poder a ese mismo Gobierno.
Posiblemente en el cálculo de WC estaba el repetir una presión similar a la que se dio cuando el 25 de noviembre del 2021 se presentó la primera moción de vacancia presidencial. Entonces, PL jugó a deshojar margaritas (para asustar a Castillo y sacarle concesiones) e instruyó a su militancia para no participar en diversas marchas antigolpistas. Solo en la víspera de la votación del 7 de diciembre decidieron pronunciarse en contra de esta.
Entonces, Guido Bellido era uno de los más duros, pues se sentía resentido porque Castillo le había removido del Premierato. Mientras que hace un año él se quejaba de que el Presidente no era de izquierda, hoy se ofrece como el «General de paz» que pudiese ser un posible jefe de Gabinete para lograr conciliar al oficialismo y a la oposición. Hoy, Bellido habla de cuestionar al golpe «venga de dónde venga» ubicándose dentro del discurso del sector de WC que acusa no solo al Legislativo, sino al propio Ejecutivo de ser golpista.
Luego de que el Congreso admitió dicha moción con el respaldo de 73 parlamentarios, este decidió que se iba a llamar al Presidente a ir al Congreso en 6 días (el mismo 7 de diciembre en que se cumple un aniversario de la primera moción vacadora). Como esto implicaba romper un acuerdo previo de la junta de portavoces de grupos parlamentarios para que esto se hubiera dado 5 días después, la quinta parte de los legisladores que apoyaron por admitir la vacancia votaron en contra del cambio de fecha. Votaron de pasar del 12 al 7 de diciembre el inicio del proceso de vacancia, solo 59 congresistas (menos de la mitad de los 130 parlamentarios), en tanto que hubo 45 en contra y se registró una sola abstención.
WC se dio cuenta de que había sido utilizado, de que en tan pocos días no le daba tiempo para jugar a presionar a Castillo, de que ya no le podía conseguir más concesiones (tienen 2 ministerios y muchas prefecturas y puestos públicos), de que habían quedado muy mal parados ante sus bases y a varios cuadros partidarios, y de que si seguían con esas intrigas iban a envalentonar a los que quieren remplazar al Presidente por su vicepresidenta Dina Boluarte a la cual todos ellos habían expulsado previamente de PL tildándola de «traidora». Con ella, pensaban, ya no iban a tener la misma influencia en su Gobierno, el cual estaría obligado a descansar más en el apoyo de los congresistas de la derecha.
En cuestión de horas o minutos, los que quisieron castigar a Castillo uniéndose con la ultraderecha vacadora acabaron siendo castigados por su propia conducta. Terminaron colocándose el rabo entre las piernas y prometieron ante la prensa que en la siguiente votación iban a rechazar a la vacancia.
PL YA NO ES UN PARTIDO SINO UN MERCADO DONDE SE PUEDEN OFRECER MUCHAS LÍNEAS
WC ha quedado con un prestigio similar al de un inodoro público. Con su maniobra ha perdido soga y cabra. En vez de asustar a Castillo para «castigarlo» y sacarle algo a cambio, él ha demostrado ser alguien que carece de principios y que solo se interesa en prebendas y en maniobras con todo el mundo detrás de la mesa.
PL dice que su modelo económico es uno «popular de mercados», pero su partido se viene convirtiendo en uno «impopular de mercados». Como en cualquier plaza pública, en PL hay tiendas y puestos para vendedores de toda clase de líneas políticas, algunas incompatibles entre sí mismas. Por un lado, VC llama a apoyar el pedido de confianza del anterior Premier y a pedir uno nuevo, además de que urge a Castillo para pasar a la ofensiva e ir hacia el cierre del Congreso. En cambio, su hermano WC hace exactamente lo inverso.
Mientras 2 de los 15 congresistas de PL son ministras que han votado a favor de las medidas de Castillo, 7 de ellos han votado contra ese Gobierno, sometiéndolo a una medida cautelar y un proceso de acusación constitucional. Si VC habla del golpe congresal, WC y Cruz llaman a preservar el Congreso del «golpe» y de una posible «dictadura» del Presidente. WC acusa a Castillo no estar cumpliendo el «ideario» del partido, pero él es el que más tranza con la ultraderecha contra las promesas originales de PL.
PL oficialmente sostiene que el eje de su ideología es el «marxismo-leninismo-mariateguismo». WC que es su Secretario de Ideología, aunque jamás habla de ello, ni utiliza conceptos del «socialismo científico» ni tiene el más mínimo interés en ligarse al «proletariado», que es la clase que -según dicha visión del mundo- debe liberar a la nación y a la humanidad de toda opresión.
VC ha acusado al actual Gobierno de ser «pésimo», «neoliberal» y que «no es de izquierda», pero, al mismo tiempo, saluda entusiastamente que dos de sus congresistas más importantes le integren como ministras. Sin embargo, todas las políticas de Castillo fueron trazadas desde su primer momento en la presidencia, cuando él colocó al perulibrista Guido Bellido como su primer Presidente del Consejo de Ministros. PL avaló que el Banco Central de Reserva siga por cuarto quinquenio consecutivo en manos de Julio Velarde, arquitecto del monetarismo, que se mantenga la actual fuji-constitución impuesta con golpe y fraude en 1993 y que se continúen todos los panes militares y medidas represivas antiterroristas delineadas por EEUU. PL apoyó la renovación del acuerdo comercial-militar de USAID, que Perú siga siendo el país con más bases armadas norteamericanas al sur de Colombia y que la marina participe en los ejercicios navales de guerra más importantes del mundo tras la OTAN y buscando intimidar a Rusia y China (potencias a las cuales PL dice apoyar).
WC ha llegado a decir que se arrepiente de haber llevado a Castillo como su candidato. Más bien, él debiera agradecerle pues, si no fuera por su habilidad y arrastre electorales, WC no hubiera entrado al Parllamento y PL jamás hubiese sacado un solo congresista. La única vez que PL ha ido a unas elecciones solo con listas lideradas por sus militantes ha sido en las municipales y regionales. En las que se dieron el 2 de octubre apenas sobrepasaron el 1% del total del electorado. Todas las anteriores 3 veces en las cuales PL tuvo avances fuera de su hoy destruido bastión (Junín y su capital Huancayo), el cerronismo siempre llevó como sus candidatos principales a gente que no acepta el socialismo. Pese a reclamarse «leninista», PL siempre ha estado dispuesto a ser «vientre de alquiler».
En las municipales de Lima 2018 postularon al exalcalde Ricardo Belmont, quien se reclama anticomunista y que ha estado ligado a Vargas Llosa, Belaúnde, Bedoya, Andrade y muchos otros políticos de la derecha «moderada». En las parlamentarias del 2020 llevaron como su número uno en Lima a Don Isaac Humala (el padre de Ollanta y Antauro) que postula una mezcla de xenofobia racista, fascismo andino y nacionalismo radical antiestablishment. Luego, como para el 2021 sabían que no tenían ningún cuadro que pudiese garantizarles que pudiesen pasar la valla electoral y, con ello, no perder su inscripción legal, buscaron al líder de la huelga magisterial, pese a que ellos sabían que Pedro Castillo solo había militado en el partido Perú Posible del expresidente Alejandro Toledo.
Mientras VC cuestiona el rol pro-imperialista de la OEA, WC pide que esta intervenga más y ayude a conciliar a todas las partes. VC pide ir a cerrar el Congreso y su hermano, a defenderlo con todo y contra todos. PL acusa a Castillo de no cumplir sus palabras de maestro, pero WC se ha unido a la derecha y a los conservadores para descartalar la reforma universitaria y oponerse al pedido de Castillo de cumplir con su oferta del ingreso libre a las universidades.
PL se viene convirtiendo en el partido del «disparo libre». PL puede terminarse aliando con cualquier fuerza y yendo libremente de una línea a otro (o mantener varias de estas contrapuestas a su interior). Lo que parece unirles es un sentimiento de argolla destinada a lograr puestos y más puestos.
PL TIENE LA BANCADA MÁS DISFUNCIONAL.
Todas las 9 bancadas originales que ha tenido este Congreso han tenido gente que de allí ha salido o allí ha entrado. La única excepción es Fuerza Popular de Keiko Fujimori, la cual se ha mantenido en sus 24 legisladores de siempre y ha pasado de ser la número dos a la número uno.
APP Y RP han perdido a un tercio de sus congresistas iniciales, pero PL es la única bancada que ha perdido a la MAYORÍA de sus integrantes. A la fecha se han reducido a 15 parlamentarios, mientras que han perdido a otros 22 y no han reclutado a nadie más. Peor aún para ellos, los pocos que le quedan no suelen actuar como bloque y en varias votaciones claves han apoyado a opciones contrapuestas.
Hay algo que merece una reflexión. En el balotaje presidencial del 6 de junio del 2021, una mitad del electorado votó por PL y la otra por FP. A los 18 meses de ello, en la siguiente elección nacional (las municipales y regionales del 2 de octubre) ambos partidos perdieron a más del 95% de sus electores y se quedaron sin ganar una sola plaza medianamente importante. Sin embargo, mientras los 37 congresistas de PL han dado paso a 4 bancadas (además uno, el exministro de agricultura Óscar Zea, que acabó en el derechista Podemos, y otro que se mantiene independiente, Bellido), FP se mantiene sólido con sus 24 congresistas originales, todos los cuales votan unánimemente.
Pese a que FP se ha desplomado electoralmente, que su jefa está cercana a ser condenada para entrar 3 décadas a prisión y de que si se adelantan las elecciones generales ahora todos los parlamentarios fujimoristas perderían sus gollerías (pues no pueden aspirar a la reelección), todos ellos han obedecido fielmente las instrucciones de su jefa.
Si VC sostiene que se debe ir a una segunda moción de confianza para cerrar el Congreso, su hermano (que es el único directivo de PL que está en el Parlamento) y varios de sus legisladores prefieren defender su interés personal y juegan a desconocer la orden de su Secretario General.
En otras notas que antes he publicado y que ahora parcialmente reproduzco, he querido mostrar esa descomunal contradicción que hay entre los 2 hermanos Cerrón. Por un lado, VC que es el todopoderoso jefe del partido y el único que aparece firmando artículos en su web oficial, siempre suele usar el lápiz para escribir desde la izquierda, mientras que WC, su hermano y lugarteniente, usa la otra punta para borrar todo ello desde la derecha.
VLADÍMIR ESCRIBE CON LA IZQUIERDA.
Apenas el Premier Aníbal Torres solicitó la cuestión de confianza, VC le felicitó efusivamente. El 17 de octubre, escribió «Caída la Ley 31399 antirreferéndum (sic), el pueblo recobra la potestad para decidir por voluntad propia su destino. ¡Consulta popular para una nueva Constitución y una nueva patria! APOYO TOTAL A LA CUESTIÓN DE CONFIANZA». Además de este texto, él reprodujo este otro de Alex Flores en su Twitter: «Desde el inicio de este gobierno, el CR (Congreso de la República) controlado por la derecha, forzó la Constitución aprobando leyes antidemocráticas e inconstitucionales como la Ley Anti referéndum, por ello es necesario y saludable la Cuestión de Confianza para restaurar el equilibrio de poderes.»
Luego de que el CR le negara a Torres la cuestión de confianza, VC demandó que se diera otra, lo que implica que él incentiva que el Gobierno vaya al cierre del CR como única vía para acabar con el impasse y el obstruccionismo parlamentario y dar paso a una Constituyente. El 26 de noviembre él tuiteó; «Presidente logró equilibrar las fuerzas, pero no es suficiente, trabajar a la defensiva en términos de guerra es perder. Congreso asustado dará la confianza, aunque premierato no sea idóneo. Ley de presupuesto debe replantearse a favor de los pobres y VOLVER A PEDIR LA CONFIANZA.»
Si el Secretario General de PL fuera consistente, debiera OBLIGAR bajo pena de expulsión o sanción a todos sus 15 congresistas, el que apoyen al Gobierno en su moción de confianza denegada ante el CR y vaya incluso a pedir una nueva para arrinconar y disolver a este.
WALDEMAR BORRA TODA DESDE LA DERECHA.
Sin embargo, su hermano hace EXACTAMENTE LO CONTRARIO. El 9 de noviembre, WC sostuvo que el pedido de cuestión de confianza de Torres «es inconstitucional». El congresista Américo Gonza salió a demandar que Torres renuncie antes de que se active la «bala de plata» y le echó la culpa a él (y no a los golpistas) de toda la crisis. Luego estos 2 congresistas, más otros 5 cerronistas hicieron que la mitad de la bancada de PL se uniese a toda la derecha para interponer una demanda constitucional contra el Presidente.
Después, WC ha advertido que Castillo puede convertirse en un «dictador» y que su partido debe «hacer un mea culpa» por haber puesto a Castillo en la Presidencia, quien no representa a su ideario.
Se supone que WC es el Secretario de Ideología del primer partido marxista leninista que llega al Gobierno por la vía electoral en el hemisferio. Sin embargo, él nunca reivindica a Vladímir Lenín y hace lo opuesto a lo que proponen los Twitters de su hermano Vladímir.
También repudia al ideario marxista y a su concepción sobre la «lucha de clases», la «revolución socialista» y la «dictadura del proletariado». Todos estos conceptos jamás son expuestos por este Secretario de Ideología. Se supone que – según el «socialismo científico» – la dictadura proletaria es la forma más antidemocrática de un Estado, pues allí las mayorías someten a las minorías y que esta es la única vía para remplazar al de la «dictadura de la clase del Estado capitalista».
Los cerronistas se identifican con los Gobiernos de Daniel Ortega en Nicaragua, Nicolás Maduro en Venezuela, Miguel Díaz Canel en Cuba y Luis Mesa en Bolivia, todos los cuales han sido tildados de «dictaduras socialistas» por sus detractores. WC, además, se une al coro de toda la derecha que habla del peligro de una dictadura castillista, mientras que todos ellos llamaron a votar por la exprimera dama de la dictadura fujimorista.
Para WC el eje de su ideología es una «nueva constitución», algo que implicaría una reforma de lo que Lenin llama el «Estado burgués» y no su destrucción. Encima, hoy se ha convertido en el mayor defensor de la carta magna y el Congreso fujimoristas, pues propone que la moción de confianza presentada para intimidar al Legislativo es «inconstitucional» y ha llamado al mismo Tribunal Constitucional (que dijeron que iban a eliminar durante las elecciones) a que imponga una medida cautelar contra el Ejecutivo para salvaguardar la sobrevivencia de este Legislativo.
Si Castillo disuelve al Congreso, estaría aplicando una norma que contempla la constitución del Perú como la de muchos países del mundo.
BLINDANDO GOLPISTAS.
Cuando a mitad del año, la jefa de la comisión de ética del congreso hizo que esta exonerase a los autores del golpe del 10-15 de noviembre 2020, VC escribió el 17 de junio: “El voto dirimente de la congresista Rosío Torres de APP, para favorecer el archivo respecto a los actos criminales contra la juventud, el 14 de noviembre del 2020, queda como un histórico sello de impunidad que el Perú jamás olvidará y fulmina su carrera política”.
No obstarte, su hermano WC y Guido Bellido votaron junto con ella para eximir a los autores de lo que él llamó «actos criminales». En vez de expulsar a ambos congresistas de PL o decir que su «carrera política ha fulminado», VC se cayó la boca y nunca jamás ha hecho a su hermano la más leve amonestación. Tampoco nadie en PL ha brindado una explicación.
No es la primera vez que WC ha blindado a la derecha. Antes rechazó el voto de censura a Maricarmen Alva cuando la descubrieron preparando un golpe. Luego la abrazó efusivamente. Fue el primer congresista en defender al playero jefe fujimorista de la comisión de constitución cuando la opinión pública le cuestionaba por «trabajar» mientras se soleaba en un balneario a más de mil kilómetros de su centro laboral. Ha votado con el fujimorismo contra las reformas universitaria y electoral. Pidió una alianza con FP para evitar que los congresistas disidentes puedan ocupar cargos directivos.
Ha sido el único congresista «socialista» en votar por exoneraciones tributarias a los
casinos. Se ha unido a los conservadores sociales en temas contra la mujer y se puso como el número 2 de la lista para la mesa congresal tras el pastor ultraderechista y homofóbico Esdras Medina.
Por divergencias menores, VC ha expulsado u obligar a que salgan de PL toda la plancha presidencial (Castillo y Dina Boluarte), la actual Premier Betssy Chávez, el posible nuevo Premier Guilermo Bermejo y la exprecandidata para la alcaldía dse Lima Zaira Arias. Empero, ninguno de ellos ha llegado al extremo de unirse a toda la derecha para blindar a golpistas o para procesar constitucionalmente al Presidente.
Ante esa confusa forma de operar solo existen 2 posibles explicaciones. Una, es que hay una descomunal lucha interna fratricida (pero no hay indicios de nada ello). Dos, que se trata de una escopeta de 2 cañones. Esto es algo típico del APRA, el cual suele hablar de marxismo, antiimperialismo, izquierda y revolución, pero al mismo tiempo es capaz de unirse con y tras toda la reacción.
¿Es que VC se muestra radical para quedar bien con sus bases, mientras que WC busca conciliar para ampliar sus cuotas de poder? ¿Tal vez WC es el que hace todas las concesiones para evitar que los jueces ligados a la derecha encarcelen a su hermano, mientras que Vladímir quiere aparentar jugar a ser el Lenin de Junín?
WC, EL PEOR ENEMIGO DE PL.
WC es el único de los 37 congresistas que fueron electos por PL en ser parte tanto de su Comité Ejecutivo Nacional como de su Comisión Política. Es, además, el Secretario de Ideología, aunque, en vez de ser un celoso defensor del «marxismo», suele ser un buen amigo del «malcricarmismo».
WC pasa a la historia como uno de los dirigentes congresales que más deserciones ha producido a nivel global. Cuando en julio 2021, el Perú conmemoraba su bicentenario, él llegó a ser el primer y único «leninista» en liderar la principal bancada del Legislativo. Sin embargo, 12 meses después, nadie pudo remplazarlo en tal posición, pues para entonces el Grupo Parlamentario de PL había perdido a 21 de sus 37 miembros y se había convertido en la segunda bancada. Hoy esta cuenta con apenas 15 integrantes, menos del 12% del Legislativo.
El primero de diciembre, WC solo logró el respaldo de 3 de sus colegas congresistas para unirse sa toda la derecha para admitir la moción de vacancia. El resto de los 37 parlamentarios que fueron electos en la lista de PL no se sumaron a su accionar, lo que demuestra cuán aislado viene quedando Waldemar.
Cuando WC entró al Parlamento, su partido venía de haberse convertido en el único en la historia universal en haber logrado en su primera elección general ganar en las 2 vueltas presidenciales y superar los 8,8 millones de votos. A pocas semanas que él dejó su cargo como jefe de bancada, PL apenas sacó unos 300 mil votos a nivel nacional en las elecciones locales y regionales del 2 de octubre. Entonces, PL perdió al 96% de sus antiguos votantes, además de haber sido arrasado en su cuna y bastión (Huancayo y Junín), donde se quedaron sin siquiera un solo regidor.
Mientras WC comandaba a la representación parlamentaria de PL, su partido logró otro récord mundial. Nunca antes ni después un partido que haya ganado un balotaje a los 11 meses de llegar al Gobierno ha perdido al 60% de sus parlamentarios y a toda su dupla presidencial.
Las políticas de WC han empujado a constantes hemorragias. Su bancada se ha descuartizado en 4. De allí han salido 3 de los nuevos 4 grupos congresales (Perú Democrático, Bloque Magisterial y Perú Bicentenario). Luego, en noviembre, se han ido de PL la primera persona que este partido propuso para que sea Primer Ministro (Róger Nájar) y su primer y único cuadro en ocupar tal puesto (Guido Bellido), además de numerosas bases distritales.
WALDEMAR, PEOR QUE «CAVIAR».
Hoy, PL no lidera ninguna organización sindical o social, no participa en las movilizaciones populares y se ha reducido a un aparato donde sus integrantes se centran en conseguir o defender puestos. Basta ver el Twitter oficial del Secretario General lleno de denuncias a los que vienen a competir con PL en pos de empleos públicos, sobre todo a los que vienen del APRA o de otras fuerzas de izquierda (a quienes se denominan caviares).
Este último adjetivo carece de definición en cualquier diccionario político o sociológico del mundo. Es un insulto que el fujimorismo propugnó contra sus críticos que estaban a su izquierda, así como antes el APRA empleó el de «rabanito» (blanco por dentro y rojo por fuera) para burlarse de los socialistas.
Se suponía que el caviar era aquel que su meta central era buscar vivir bien, pese a reclamarse izquierdista. Sin embargo, PL ha clavado esa etiqueta incluso a luchadores sociales y sindicales que viven en la pobreza, mientras que todos sus cuadros y congresistas se han acomodado muy bien al Estado del cual medran.
VC tiene tanta fobia a los «caviares» que ha llegado a decir que estos son el enemigo principal contra los cuales uno se puede aliar incluso con los fascistoides. Esta es una lógica antagónica a la de Marx, Lenin y Mariátegui, para quienes la lucha central es contra el imperialismo, el capitalismo o la reacción.
PL antes se ha unido a la ultraderecha para tumbarse a 2 ministras izquierdistas (a la Premier «moderada» Mirtha Vásquez y a su exmilitante y hoy Premier Betssy Chávez), pero nunca han cuestionado la permanencia de ministros de economía que siguen los lineamientos del FMI o del interior y defensa que aplican medidas represivas.
Lo más grave es que VC incluso ha colocado en el campo de los caviares a los del «Grupo de Puebla» donde están los hoy electos presidentes de Chile, Bolivia, Brasil, Colombia, Argentina y Honduras, así como los antiguos mandatarios izquierdistas de Ecuador y Uruguay.
Jamás Gabriel Boris, Evo Morales, Luis Arce, Lula da Silva, Dilma Rousseff, Gustavo Petro, Alberto o Cristina Fernández, Xiomara o Manuel Zelaya, Pepe Mujica, Tabaré Vázquez o Rafael Correa han estado dispuestos a aliarse con los pro-fascistas contra los «progresistas». Nunca ninguno de los «caviares» de Lima han coqueteado con una moción de vacancia ni se han asociado abiertamente a los fujimoristas para complotar para tumbar a Castillo.
LA DBA TIENE A SU WC
Nunca antes un izquierdista peruano lideró a una primera bancada congresal y nunca previamente también un izquierdista ha hecho tantas capitulaciones a los filo-fascistas. Es a este último sector al cual en dicho país se les dice DBA (Derecha Bruta y Achorada) y WC se ha convertido en el parlamentario socialista que más vota con esta y con el bloque fujimorista.
A WC jamás se le ha visto en las marchas populares o contra el golpismo. En vez de ir a apoyar al centenar de explotados obreros agrícolas que fueron envenenados al consumir los productos de su empresa (de propiedad de Maricarmen Alva, entonces Presidenta del Congreso, y de su marido), él constantemente se ha alineado con ella.
Jamás estuvo en ninguna de las movilizaciones que se tumbaron los proyectos de ley antilaborales que ella quiso imponer. Cuando en diciembre 2021, un miembro de su bancada (Guillermo Bermejo) propuso una moción para censurar a Alva por haber ido donde los diputados de Madrid a pedir su apoyo para hacer un golpe parlamentario, él no apoyó dicha moción. Con esa acción empezó la primera de las 22 deserciones a PL.
Dos meses después, cuando se reveló que Alva se había reunido con otros congresistas para planear derrocar a Castillo, él fue el único izquierdista en participar en una conferencia de prensa para lavarle la cara (y allí acabó dándole un efusivo abrazo).
WC fue uno de los que logró que el Congreso aprueba al caballazo y sin discusión alguna al nuevo Tribunal Constitucional, que es el más conservador de todos. WC ha votado con y tras los fujimoristas contra las reformas universitaria y electoral. También junto a ellos eximió a los autores del sangriento golpe parlamentario de noviembre 2020, y luego fue el único «socialista» en votar por exonerar de impuestos a los casinos (financistas de Keiko).
Cuando la opinión pública vio con indignación como Nano García, jefe de la bancada fujimorista, vacacionaba desde una playa en plena sesión de trabajo, WC fue el primero en salir en su defensa. Además, ha cocinado peores pactos con FP: como buscar impedir que la justicia pueda declarar a un partido como una «organización criminal» o para que toda persona que deje su bancada no pudiese candidatear a la directiva congresal. Sin embargo, a la hora de presentar su lista a la nueva mesa directiva 2022-23, WC se colocó como el número 2 de un disidente del ultraderechista RP, Esdras Medina. Este pastor ultraconservador es el único parlamentario del planeta que le ha echado la culpa de las tragedias naturales de Chille y Perú a los gays y la ideología de género, las cuales supuestamente causaron un castigo divino. Medina, además, es alguien quien siempre ha apoyado todas las 3 mociones de vacancia y que hoy busca animar otros proyectos para sacar fuera del poder al mandatario.
WC se propuso ser Presidente del Consejo de Ministros y también del Congreso. Al final, el mayor puesto que WC ha logrado es el de ser el principal sepulturero de su partiudo. Él es el mayor responsable de que PL se siga desangrando y desaguando.

Ver también

REALIDAD Y DESAFÍOS DE HOGAR

“Ya estamos globalizados, ahora nos falta hermanarnos a los goces de la genealogía, para templar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *