web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Ucranianos siguen esperando para inspeccionar el convoy ruso en la frontera

Ucranianos siguen esperando para inspeccionar el convoy ruso en la frontera

Por Anais Llobet/Olga Nedbaeva
Kamensk-Shakthinski/Kiev/AFP

Agentes de aduanas ucranianos esperaban el viernes para inspeccionar el convoy humanitario ruso destinado a las poblaciones del este de Ucrania, clinic el cual permanecía estacionado a 30 km del paso fronterizo de Donetsk, sildenafil en una zona en la que Rusia ha realizado numerosos movimientos de blindados.

Paul Picard, unhealthy jefe de la misión de observación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en la región, aseveró a la AFP que la inspección no ha comenzado, desmintiendo así las afirmaciones formuladas poco antes por un portavoz militar ucraniano, Leonid Matiujin.

La AFP constató que no había ningún camión en el sitio, poco después de haber constatado la presencia del convoy en la localidad de Kamensk-Shakhtinski, donde se encuentra desde el jueves por la noche, a unos 30 km del paso fronterizo de Donetsk.

Acompañados por representantes del ministerio ruso de Situaciones de Emergencias, los reporteros pudieron abrir una decena de camiones y constataron que dentro había bolsas de harina, azúcar y botellas de agua.

Los agentes de aduanas y guardias ucranianos han cruzado la frontera entre Ucrania y Rusia para trabajar con sus colegas rusos, y dar luz verde al paso de cerca de 300 camiones cargados de ayuda humanitaria.

Dicha ayuda rusa está destinada a la población del este de Ucrania, donde el ejército combate desde abril a los separatistas prorrusos.

El viaje del convoy ha sido accidentado desde su salida el martes de una base militar en los alrededores de Moscú. Ucrania y las potencias occidentales temen que sirva de excusa para una intervención militar rusa, un temor que Rusia tildó de “absurdo”.

Kiev aceptó finalmente el paso de la columna rusa, que lleva, según Moscú, más de 1.800 toneladas de alimentos y de medicinas al territorio del este separatista que las fuerzas ucranianas intentan controlar.

El ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano subrayó el viernes que Rusia será la única responsable de la seguridad del convoy.

Incursión militar rusa

Por otro lado, Ucrania confirmó, también este viernes, la incursión de una columna militar rusa en su territorio a través de un puesto fronterizo controlado por los separatistas prorrusos, señalada el jueves por periodistas británicos.

“Una columna militar rusa ha cruzado la frontera desde el puesto fronterizo de Izvarin”, declaró a la AFP Olexi Dimitrashkivski, uno de los portavoces de la campaña militar ucraniana, agregando no tener información sobre el número de vehículos que conforman dicha columna.

Periodistas de los diarios británicos Guardian y Telegraph afirmaron que 23 vehículos blindados de transporte de tropas, camiones de gasolina y otros vehículos logísticos con matrículas militares rusas habían cruzado la frontera el jueves por la noche.

Por otra parte, la situación humanitaria se sigue degradando en el este ucraniano, donde el avance de las tropas de Kiev deja numerosas víctimas civiles.

Once civiles murieron y ocho resultaron heridos en 24 horas en Donetsk, indicó el viernes la alcaldía.

En este contexto, Estados Unidos exhortó el jueves a Ucrania a la “moderación”.

El ejército ucraniano retomó el jueves el control de la carretera entre Lugansk y la frontera rusa, que se encuentra en el itinerario que debía tomar el convoy humanitario.

También el jueves, el principal jefe separatista, el ruso Igor Strelkov, dimitió de su puesto de “ministro de defensa” de la autoproclamada República de Donetsk como el día anterior lo hizo el jefe separatista de Lugansk, Valeri Bolotov.

En Donetsk, que contaba con un millón de habitantes antes del conflicto, los combates llegaron el jueves al centro de la ciudad.

En Lugansk, 22 civiles murieron el jueves por disparos de obuses.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reunió este viernes en Sochi (sur de Rusia) con su homólogo finlandés Sauli Niinistö para hablar de la crisis de Ucrania, ya que Finlandia es uno de los países europeos más amenazados por las tensiones entre Moscú y los occidentales.

A %d blogueros les gusta esto: