web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Nacionales » Salvadoreños mantienen viva la tradición del Día de la Cruz
Salvadoreños mantienen viva la tradición del Día de la Cruz

Salvadoreños mantienen viva la tradición del Día de la Cruz

Alma Vilches
Oscar Portillo
@DiarioCoLatino

Flores, search fruta de temporada y coloridos adornos elaborados con papel o plástico engalanan la cruz que cada tres de mayo se coloca en la casa de la familia Marroquín, quienes, como millares de familias, mantienen viva la tradición de este día.

La celebración del Día de la Cruz inicia en la víspera del 3 de mayo, momento en el que se coloca una cruz de “palo de jiote” la cual es adornada con papel de china, que es recortado en forma de “toallas, cortinas, cadenas, churritos”, y la fruta de la estación como mangos, jocotes, marañones, naranjas, cocos, aguacates y con flores de coyol.

Según Ana Marroquín, esta es una tradición que viene de generación en generación, por lo que en la tarde del 2 de mayo se coloca la cruz de jiote en el patio de su casa.

“Es importante mantener vivas nuestras creencias y tradiciones, la cruz que colocamos en el patio de la casa, también nos recuerda el madero en el que Jesús entregó su vida por la salvación de todos, además es una forma de agradecimiento a Dios por la naturaleza y pedirle por una buena cosecha”, señaló Marroquín.

Esta fiesta es una tradición religiosa, marca la llegada de la temporada lluviosa y el nacimiento de las flores y de los nuevos frutos. El Día de la Cruz es el resultado de la fusión religiosa entre la celebración española de la Santa Cruz que tiene raíces en la conmemoración del hallazgo por Santa Elena, de la Cruz de Cristo, en época del Emperador Constantino y el tributo indígena a la madre tierra.

Durante el “Día de la Cruz” se hace un el ritual, uno se arrodilla frente a la cruz y se persigna, luego se toma una de las frutas y se lo come.

INFRAMOR celebra Día de la Cruz

El Día de la Cruz es de aquellas tradiciones que con el paso del tiempo, solo los cabellos más canos lo celebran y carece de esa chispa de juventud, que se encargará de la continuidad de las tradiciones.

Sin embargo, el Instituto Nacional Francisco Morazán (INFRAMOR), que por más de 60 años, se ha encargado de transmitir esa tradición a sus alumnas, con el fin de preservar e inculcar ese sentimiento de amor hacia la cultura.

El ambiente que se vivió en el INFRAMOR fue de colorido, alumnas vistieron trajes típicos, que sirvieron de apoyo para los bailes en conmemoración a este día. Olor a aserrín y pintura, productos que sirven para la elaboración de las alfombras, de las cuales, las alumnas se hacen cargo y lo que no debe de faltar, la fruta por montones que adorna la cruz, fueron elementos que no faltaron.

Oscar Adalberto Sánchez, director del INFRAMOR, dijo que el Día de la Cruz se celebra de forma cultural y no con un fin religioso, “es una tradición a la cual cada quien le da su propio enfoque característico, nosotros aquí le damos un enfoque de carácter cultural”, agregó el director, a la vez explicó que los docentes del instituto se encargan de enseñar acerca de la cultura salvadoreña y el reforzamiento de la identidad cultural.

A lo largo del instituto se observaron unas hermosas alfombras, las cuales hacían contraste con el colorido jardín que hay en medio del lugar, esto reflejaba el esmero y dedicación de las alumnas y que ponen a prueba las destrezas artísticas de ellas.

Marcela Linares, estudiante de segundo año, especialidad contador, desde las 6 de la mañana se hizo presente para comenzar su alfombra, comentó que lo mejor de participar en dicha actividad es alimentar su  creatividad, los valores de compañerismo y trabajo en equipo.

Las coloridas faldas de las bailarinas formaban una hermosa paleta de colores, que se confundían con el pintoresco mural con motivo al día de la cruz, a la vez los estruendosos cohetes de vara hacían eco a lo largo del auditorium del instituto.

La fruta de la temporada lluviosa adornó la cruz del instituto y posterior a esto se llevo a cabo la repartición de fruta a alumnas e invitados, los cuales con el mayor de los gustos comieron.

La felicidad que se reflejaba en el instituto y el interés que muestran sus alumnas dan muestra que las futuras generaciones pueden disfrutar de tradiciones, y que, el legado de los antepasados queda en buenas manos.

Un comentario

  1. Mis felicitaciones a todas las familias que mantienen viva esta tradición, lo mismo que a los profesores y profesoras así como al alumnado del INFRAMOR.
    ¡BENDITAS TRADICIONES QUE NOS LEGARON NUESTROS MAYORES!!!

A %d blogueros les gusta esto: