web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Problemas en la Sala

Problemas en la Sala

En diversas ocasiones he hablado en esta columna de la Sala de lo Constitucional, cure fundamentalmente para defenderla. Pero da la impresión que el paso del tiempo y una cierta conciencia deformada de que tienen la razón en todo lo que dicen, rx ha comenzado a deteriorar no sólo relaciones internas sino actuaciones. El caso jesuitas y la reciente supresión de impuestos municipales, son muestras de un claro deterioro. Cuando el Licdo. Sidney Blanco pide que así como él y otros se excusan de participar en el caso jesuitas, también otros se excusen en el tema de la extradición, por haber anticipado criterio, las reacciones, con críticas contra quien no está presente, son de poca calidad, o más bien indignas. Es evidente que el Licdo. González ya votó en una ocasión sobre el mismo tema, adelantando así criterio, y que el Licdo. Jaime ha hecho pública de diversas maneras su posición contra la extradición. Que un magistrado piense que otros deben excusarse no es un insulto y no amerita atacarlo o decir “me vale”. Algo falla en la Corte y en la Sala. Esas afirmaciones de que se quiere “una Corte a la carta” son insultantes Y es lamentable que se responda a una opinión que no es insultante, (que Belarmino Jaime y Rodolfo González se excusen), con esas insinuaciones de querer tergiversar la justicia.

Y es todavía más grave el asunto porque la Sala de lo Constitucional está violando la Constitución y los derechos constitucionales de los cuatro militares hoy detenidos por la difusión roja. Pero eso no parece molestar demasiado a los magistrados. Decimos que en efecto se ha violado la Constitución porque los cuatro detenidos presentaron ya hace algún tiempo un habeas corpus. Y este recurso legal de los detenidos no ha sido escuchado hasta el momento. En otras palabras, que en ese caso está cayendo la Sala en retardo judicial. Un habeas corpus no debe responderse con tanto atraso, independientemente de cuál sea la recomendación que finalmente dé el juez ejecutor. La Constitución es clara en el artículo 17 cuando dice que “habrá lugar a la indemnización por retardación de justicia”. Y en el caso de este habeas corpus hay una clara retardación de un derecho constitucional que debe ser escuchado con diligencia. Los magistrados tal vez se confían en que para complacencia del sistema judicial del país, todavía se siga violando por omisión el mandato constitucional de que los funcionarios o el estado subsidiariamente indemnicen a las víctimas del retardo judicial. Pero aunque no tengan que pagarle nada a los soldados detenidos por el retardo judicial, sí deben ser denunciados por lentos e irresponsables ante un derecho ciudadano.

Otro de los síntomas de deterioro de la Sala es la eliminación de los impuestos municipales que se calculen sobre los activos de las empresas. Decir que un impuesto sobre activos vulnera el derecho a la propiedad es una soberana tontería. Una infinidad de países mucho más inteligentes que nosotros en su legislación y incluso promoción de la propiedad privada le ponen impuestos a los activos. Aludir a la capacidad económica o a la equidad tributaria tampoco es un argumento adecuado. Según esos criterios habría que suprimir el IVA a todos los que viven en la pobreza, que son cerca de la mitad del país. Los activos sí deben ser sujeto de impuestos. El hecho de que no generen ingresos es simplemente una muestra de falta de productividad. Y la falta de productividad, cuando se tienen capitales grandes, no debe eximir de tributación. Si la Constitución habla de la justicia social, algo significa ese término. Si los magistrados antes de fallar en temas económicos leyeran un poco más de economía se darían cuenta de que el impuesto a los activos, como impuesto al capital, es una forma también de reducir la desigualdad, y en ese sentido contribuir a la justicia social. Defender a un empresa improductiva, en la medida en que sea una empresa la que tiene los activos, tampoco es una consigna económica ni de responsabilidad social que tenga mucha aceptación hoy en día. Sería algo así como eximir de impuestos al latifundio improductivo, en el caso de que existiera.

Ya hace algunos años la Sala, aunque injustamente atacada en varias ocasiones y obligada a defenderse, ha mostrado actitudes prepotentes. Por ejemplo, decirle al Procurador de Derechos Humanos que tiene que regirse por la interpretación de la legislación que ellos den, y que no tiene derecho a criticar a la Sala de lo Constitucional en el campo de los Derechos Humanos es un absurdo total. O significa desconocimiento de lo que es un Procurador de Derechos Humanos, que se debe más a esos derechos que a cualquier otra institución del Estado, o simplemente es un acto de soberbia y prepotencia. Cualquiera de las dos posibilidades es grave. Los Derechos Humanos son una especie de conciencia moral ciudadana frente a todo tipo de poder, estatal o privado. Y la Sala de lo Constitucional, como la Corte Suprema, son parte del poder del Estado. Y ya sabemos que el poder, como decía el historiador inglés lord Acton, tiene tendencia a corromperse. Que en la Corte Suprema ha habido frecuente corrupción a lo largo de su historia es algo que incluso ha sido reconocido por algunos de los actuales magistrados. Y por lo mismo, cualquier signo de abuso de poder o prepotencia debe ser reflexionado por los magistrados como un inicio del camino hacia la corrupción. No responder con la celeridad debida y en los tiempos adecuados a una petición de habeas corpus puede ser un índice de corrupción. Suprimir impuestos destinados al bien común, lo mismo que liberar fácilmente de multas a las grandes empresas o eternizar resoluciones, puede mostrar mentalidades que de hecho dificultan o a veces entorpecen la libertad para juzgar. Ser trasparentes, no obstinarse en la defensa del propio ego, leer un poco más de otras ciencias distintas de las jurídicas, les vendría bastante bien a unos cuantos magistrados.     

A %d blogueros les gusta esto: