web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Nacionales » Pequeños proyectos que pueden engrandecer al país
Pequeños proyectos que pueden engrandecer al  país
Luis Mate y José Hernández trabajan en el horno para secar madera en la cooperativa Ascanahui, de Nahuizalco. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Pequeños proyectos que pueden engrandecer al país

@GloriaCoLatino

Nuestra región tienen muchos recursos naturales que se pueden aprovechar, sovaldi y la energía renovable es un tema clave para el desarrollo de nuestros países”, viagra afirmó Javier Mejía de la red “Alianza Centroamericana para la Sostenibilidad Energética”  (ACCESE).

Esta red de organizaciones, view integrada por ACCESE, HIVOS, Fundación Humboldt  y la Red de Género y Energía en El Salvador,  impulsa diversos proyectos  a nivel nacional y regional sobre las energías sostenibles, como base fundamental del crecimiento.

“Trabajamos con redes en Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador. Son pequeños proyectos de energías renovables para que las comunidades obtengan nuevos métodos de productividad”, dijo Mejía.

Estos proyectos de producción de energía amigable, basados en el  agua, la luz solar y el biogás, podrían cambiar la manera de alcanzar nuevas formas productivas. Parte de estos pequeños proyectos se encuentran entre  los municipios de Nahuizalco, Armenia y San Julián,  departamento de Sonsonate, que ha logrado el involucramiento de pobladores a procesos  menos contaminantes  que protegen la salud y medio ambiente.

Estos proyectos de la región responden a la iniciativa de la ONU sobre “Energía Sostenible para Todos”, conocidas como SE4ALL, que suscribió  El Salvador el pasado 7 de julio,  que son parte de los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Jenny Liques, enciende la cocina ecológica utilizada en el centro escolar Anal Arriba, en Sensunapán, Nahuizalco.   Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Jenny Liques, enciende la cocina ecológica utilizada en el centro escolar Anal Arriba, en Sensunapán, Nahuizalco.
Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Hornos solares para secar Madera

A 70 kilómetros de San Salvador, en el cantón El Cerrito, caserío Los Flores, Nahuizalco, Sonsonate, funciona la cooperativa  ASCANAHUI, que se dedican a la elaboración de muebles y artesanías en madera. En los talleres de las cooperativas socias, necesitan la madera “seca” para trabajarla.

ASCANAHUI, que  cuenta con 18 pequeños emprendedores,  tienen un horno de secado de madera, el cual funciona por energía fotovoltaica o luz solar, narra Reyes Alfonso Vides Bran, uno de los socios  fundadores.

La producción de “energía limpia” para el secado de la madera, les permite elaborar muebles con mejores acabados y de calidad de exportación, comentó Vides. Además,  ahorran tiempo de secado, pues,  en condiciones tradicionales  les llevaría un año, ahora este proceso lo realizan en 45 días.

“Nosotros soñábamos con esa oportunidad de tener un horno que secara la madera, porque contamos con  una mano de obra calificada y dimos  ese paso de tener esa calidad  y competir en el mercado del muebles. Por eso nos agrupamos con el apoyo del CEDAR que es de CONAMYPE en Nahuizalco y la Alianza, que nos donaron el equipo de secado con el que laboramos desde hace siete años”, dijo.

Los hornos de secado de madera son dos bodegones de aproximadamente 5 metros de largo, que se activan con energía fotovoltaica (luz solar), que les genera un ahorro importante en la factura de energía eléctrica.

El proceso inicia en una despensa abierta donde colocan para orear las piezas  de madera de todo tipo de grosor y tamaño.  En esta etapa la madera despida parte de la humedad, luego de unos días los tablones pasan al primer  horno y se almacenan entre 15 días a tres semanas para su secado. Vigilan que no quede totalmente seca.

“Sacamos los tablones y la pasamos a este otro horno, donde los aislamos herméticamente del medio ambiente, porque la madera tiene los poros abiertos y según el ambiente así funciona. Cuando la sacamos, la humedad puede penetrarla pero ya no la deforma, es cuando podemos trabajar en ella”, dijo.

Uno de los beneficios de este secado, dijo, “es la garantía y seguridad que las uniones de los muebles que elaboremos se mantendrán en su sitio firmemente pegados, esto significa calidad”, refirió.

Minipresa Nahuizalco-Sensunapan, que produce energía eléctrica en el río Sensunapán de manera amigable con el medio ambiente.  Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Minipresa Nahuizalco-Sensunapan, que produce energía eléctrica en el río Sensunapán de manera amigable con el medio ambiente. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Energía Eléctrica y  Agua Potable

En  las montañas de Nahuizalco, donde serpentea el río Sensunapan o Grande de Sonsonate, se alza la Planta Hidroeléctrica Sensunapan, S.A de C.V. El caudal vigoroso mueve las 3 turbinas tipo Francis que generan un aproximado de 2.7 megavatios de potencia de salida de la central.

Mauricio Arévalo, Gerente de la Planta, explicó el proceso de generación  de la central hidroeléctrica  Sensunapan. La producción inicia con la desviación del río hacia un dique que  traslada la caída del agua con fuerza, por canales y  cañerías, que llegan a las máquinas para generar energía eléctrica.

“Se logra con una diferencia de niveles, y utilizando la energía cinética del agua del río Sensunapan, que a través de una tubería de presión mueve las turbinas. El cauce entra a una tubería de 58 pulgadas en la parte alta del río; es una energía limpia que generamos y  se entrega a la distribuidora CLESA”, comentó.

Sobre la cobertura de esta pequeña hidroeléctrica, Arévalo dijo que abastecen la red de todo Nahuizalco y otras zonas de Sonsonate, ya que cuentan con una generación  de 4 mil 160 kilowatts/hora  y después de la subestación suben a los 46 mil Kw. que es la cantidad que entregan a la red de CLESA.

“En verano baja un poco, pero andamos generando como 50 mil kw hora diario, al final en un mes de invierno andamos produciendo alrededor de  un millón 500 mil kw/hora y anualmente son 16 millones kw/hora,  sin contaminar el medio ambiente o la salud de los pobladores”, expresó.

Pared de la Cocina-Comedor Ecológica construida con botellas plásticas en el centro escolar Anal Arriba, en Sensunapán, Nahuizalco.   Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Pared de la Cocina-Comedor Ecológica construida con botellas plásticas en el centro escolar Anal Arriba, en Sensunapán, Nahuizalco. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Reciclar para construir y proteger el medio ambiente

Al Norte de Nahuizalco, por un camino vecinal se llega al caserío Los Gutiérrez, donde está el Centro Escolar Anal Arriba, que alberga entre sus dos turnos 252 alumnos, entre  parvularia a 9o grado, quienes junto al cuerpo docente  y padres de familia, unieron sus esfuerzos por obtener, una cocina-comedor de productos plásticos reciclados.

José María Martínez, director afirmó que esta obra permitió la generación de valores como la solidaridad, el trabajo en grupos  y el rescate del medio ambiente.

“La idea partió de la Hidroeléctrica Sensunapan, porque nosotros solicitamos la construcción de una cocina y ellos decidieron que fuera cocina-comedor y nos pidieron  botellas plásticas para construir la nueva edificación; comenzamos con una mega campaña y sacamos botellas plásticas de bebidas gaseosas de las riberas de los ríos, calles y  casas; fue algo inesperado y satisfactorio todos trabajando llenando las botellas de arena que sirvieron de ladrillos para la construcción y ahora este espacio les gusta a todos y todas porque tiene un ambiente fresco”, declaró.

El director Martínez agregó que esta idea permitió interiorizar la importancia de reciclar para mejorar el medio ambiente; así como la utilización de cocinas ahorradoras de leña, que les permite generar menos contaminación por humo.

“Aquí las madres voluntarias vienen y cocinan los alimentos de los y las alumnas, estás cocinas ya no son aquel poyetón y la leña ahumando todo el lugar, ahora, con estas cocinas eficientes protegemos la salud de las madres, los alumnos y nos ha permitido también rescatar  nuestro medio ambiente, al sacar las botellas plásticas de quebradas, ríos y queremos seguir haciendo este tipo de obras enfocadas en este concepto ecológico y materiales reciclables que ahorran material de construcción. Queremos seguir mejorando las condiciones físicas, psicológicas y sociales del alumnado, maestros y padres de familia”, aseguró.

Biosfera San Marcelino :  reserva de oxígeno, fauna y flora

Saúl Armando Jaco realiza su trabajo de  Guarda Recursos en la Reserva de Biosfera, una área comprendida entre los municipios de Armenia e Izalco, en  Sonsonate, y El Congo, en el departamento de Santa Ana. Tiene una extensión de un mil 212 hectáreas. Esta zona protegida es un “pulmón natural” en el Occidente del país.

El Complejo San Marcelino es también un santuario de diversas especies de fauna y flora. La administración es compartida por  la Asociación Salvadoreña de Conservación de Medio Ambienta   (ASACMA)  y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

Junto a Jaco,  otros 4 guarda recursos realizan actividades de protección del lugar, y también son guías para las visitas que reciben en feriados y fines de semana de turistas nacionales e internacionales, así como científicos que estudian esta Reserva de Biosfera.

“Esta área protegida tiene características propias, con un 72%  de lava volcánica, producto de la erupción del volcán San Marcelino. Su mayor contribución es la recarga hídrica, que según un informe del año 2001, tiene la capacidad de colectar 28 millones de metros cúbicos al año. Además, alberga diversas especies de vida silvestre como: venados, zorros, tepezcuintles y una diversidad de aves y reptiles”, informó.

El centro de operaciones de la Reserva de Biosfera se encuentra  en el cantón Las Lajas, donde programan y calendarizan diferentes actividades, entre ellas, la  educación ambiental formal e informal a diferentes sectores de la sociedad, en especial las escuelas, alcaldías y  la comunidad.

“Con esfuerzo y empeño echamos andar el proyecto para formar esa conciencia ambiental de cuido y protección de esta área, que es la segunda en importancia del territorio nacional por su carga y recarga hídrica”, opinó.

Además, cuentan con cocinas ahorradoras de leña tipo Finlandia y Onil, así como un sistema de letrinas aboneras para  evitar la contaminación  y un sistema de energía solar.

Biogás como Energía Sostenible

Fernando Chavarría, Gerente de Mantenimiento y Energías Renovables de la Planta de Biogas de una empresa de lácteos en el municipio de San Julián, Sonsonate, explicó sobre el cambio emprendido para la generación de energía en sus procesos industriales.

“Tenemos un bíodigestor -que es como un estómago gigante- una pila que tiene 5 metros de profundidad, con 32 metros de longitud y 16 metros de ancho, con capacidad para mil metros cúbicos de agua. Las aguas que vienen a parar al biodigestor son  las que utilizamos en los procesos industriales, el agua de la limpieza y  un 80% que  ocupamos para trabajar en  la agroindustria”,  manifestó.

El colector recibe las aguas que derivan de la granja porcina, que cuenta con un aproximado de mil 500 cabezas de cerdos, a  300 metros arriba de ese lugar,  posterior bajan las aguas de lavado de los desperdicios y las heces de los cerdos al biodigestor, que se encuentra  lleno de bacterias que comen todo lo que  entra, a esto se agrega el suero, la grasa y aguas blancas de la planta de lácteos.

Este conjunto de aguas están bajo supervisión, con un estricto control por medio del PH (potencial de Hidrógeno) que para ser óptimo lo mantienen en un ph neutro.

“El proceso inicia cuando caen los desperdicios en una pila de ecualización, donde recibimos también el agua de la planta de lácteos, las traemos en una tubería de 8 pulgadas y  vienen a parar a esta pila  que es la entrada al biodigestor.

El agua entra en una tubería en diagonal, a una inclinación de 45 grados, al fondo de la pila y contamos diez días de retención de agua que agitamos, inyectamos oxígeno y controlamos su  ph (alcalinidad),  así como, la temperatura”, añadió.

El proceso incluye, además, la extracción de lodo cada 3 ó 4 días, dependiendo de la producción de biogás para que tenga un mejor rendimiento.

“Con el gas Metano echamos andar dos calderas, una 25 HP y otra de 50 HP. Solo tenemos funcionando dos calderas, pero estamos preparando un gaseoducto  para generar más energía eléctrica. Estamos en la parte del montaje de generación de energía eléctrica que estamos por los 800 a mil metros cúbicos de metano diarios, reduciendo el consumo de residuos fósiles, y con el  combustible pasamos de consumir 4 mil  a 1, 600 galones de combustible diesel, porque ocupamos solo el vapor de las calderas para nuestros procesos productivos”, puntualizó.

A %d blogueros les gusta esto: