web analytics
jueves , 23 noviembre 2017

PANORAMAS

Isidro Cruz

Escritor joven

 

Esta calle no lleva a nadie obligadamente. Con su chaqueta color negra, rayas amarillas, bordes blancos es transitada de día y de noche.

Podría decir que conduces a la escuela, a la tienda, a la iglesia, a la casa de muchos y a la mía también.

Pasas a la par de la iglesia, escuchas las plegarias y lamentos de los feligreses y el jugar de otros. Guardas secretos a montón. Eres testiga inerte de eventos inesperados, testiga de más de alguna pelea callejera.

Al verte viene a mi memoria cuando eras de polvo, en verano, y mucho lodo en invierno. Te veía más mía porque disfrutabas del viento y el agua. En pleno verano te recuerdo con olor a miel de café, aroma que perfumaba tu existencia.

Me haces recordar el intenso olor a tierra mojada anunciando la llegada del invierno, cuando te cubrías con tu velo blanco de temporales que parecían no terminar.

Pero todo cambia. Ya nada es igual. Cuántos te extrañan porque están lejos y cuántos extrañas tú, porque ya no están. Cuántos de los que por ti pasaron fueron forjadores de tu existencia.

Las grietas que te veo, quizá sean tus arrugas, Te estás poniendo vieja, No te ofendo, a mí me pasa lo mismo.

Al verte con tus cunetas a ambos lados pienso en cuantos te ha tocado abrigar, acogerlos y cuidarlos cuando agobiados por no mantener la vía correcta han terminado abrazándote por tanto beber, Esas mismas cunetas que recogen agua para depositarla en el lago que engalana tu recorrida carretera en la que has visto amores fallidos, amores perfectos, amores perrunos. Carretera que llevas a los Mazahuat, Los Tepezontes, Analco, Lago de Ilopango, Texacuangos.

Cuando un día partí con mi familia en busca de refugio a la ciudad, te quedaste. Y yo te vi por la ventanilla del bus, pero no sabía cómo escribir. Cuando regresé te encontré intacta, dándome la bienvenida.

Me llevaste a la escuela. Jugué contigo y decía:

¿Acaso nadie te escribirá algún día?

Más nunca me imaginé que sería yo quien lo haría.

Con el pasar del tiempo al ver todo los acontecimientos vividos me doy cuenta que jamás se equivocaron los que te nombraron como calle Panorámica.

A %d blogueros les gusta esto: