web analytics
viernes , 17 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » OBC: el Agujero Negro de Villatoro

OBC: el Agujero Negro de Villatoro

Carlos Girón S.

135 familias, buy site equivalente a más o menos 675 personas, prescription siguen siendo las víctimas del fraude de 8 millones de dólares perpetrado por el abogado Julio Villatoro y la ex gerente de la compañía, Sonia Margarita Soriano de Torres, en la corredora de bolsa OBC, siendo ello un espectacular y monstruoso agujero negro, succionador no de simples energías cósmicas, sino de sangre humana, la de las 675 víctimas del numeroso grupo citado.

Las víctimas se quejan de la doble injusticia que se comete con ellas: 1) la pronta y cumplida justicia salvadoreña ha demorado diez (10) años en resolver algo concreto de la demanda contra el mañoso Villatoro; y 2) no es ni el 25 por ciento de sus inversiones lo que se les devolverá (a lo que se habían resignado aceptar en una de las reuniones judiciales), sino algo mucho menor. Puntualizan que, de los 8 millones del total invertido por las 135 familias en la corredora, apenas se logró rescatar, según les informaron, un total de 747 mil 713 dólares, ni cerca siquiera del millón; suma que será repartida a prorrata entre las familias perjudicadas, lo que representará unos cuantos dólares los que finalmente estarán recibiendo.

¡Ah!, pero hay más de esta triste y trágica situación. En reunión reciente convocada por el Interventor nombrado para manejar las cuentas de OBC, muchos de los asistentes se fueron de espaldas al percatarse de que no estaban incluidos en el listado de quienes recibirían las minucias de fondos. Lógico, se inquietaron y preocuparon casi al borde del llanto. Al inquirir qué pasaba, se les dijo que en todo el proceso de liquidación sólo se habían tomado en cuenta certificados de inversión, no así  libretas de depósito en la misma OBC… y allí hay casos de quienes no había depositado cuartillo, sino varios miles de dólares, por los que nadie aparentemente quiere responder. Se dice que tales afectados tienen que recurrir nuevamente ante la Fiscalía para que emprenda nuevas diligencias judiciales…  para ¡otros diez años de angustiosa espera por una solución de pronta y cumplida justicia!

Por el momento, los mendrugos que comenzarán a recibir no les servirán a muchos de los afectados para solucionar algunas de las graves necesidades que tienen, como es el caso de uno de ellos, que reside en Canadá. Durante todo el proceso ha venido varias veces desde con la esperanza de la recuperación de su dinero para someterse a tratamiento de problemas visuales. Nunca lo ha podido hacer, pues se regresa a Canadá frustrado. Y endeudado, pues ha manifestado que para viajar ha tenido que recurrir a préstamos con amigos a quienes ha esperado pagarles al recibir sus fondos de la OBC.

A ese caso podrían sumarse cosas más serias como el de algunos de los afectados que fallecieron sin ver resplandecer la justicia para ellos. Ni para los demás afectados. Triste.

Con su espantoso agujero negro, Villatoro arrebata la comida de la boca a las más de 675 personas, incluidos niños, que constituyen las 135 familias. Seguramente, el mañoso se siente contento y satisfecho de su proeza.

Pero mayor es su victoria contra sus víctimas debido a que, al parecer, terminará quedándose con el 80 por ciento de las inversiones ($8 millones), más de 5 millones 600 mil dólares que logró sacar hacia los Estados Unidos, ante las narices de las autoridades bancarias y financieras y la Superintendencia de Valores, para invertirlos allá.

Los afectados recuerdan que desde hace mucho propusieron que en este caso, el Gobierno les retribuyera el total de sus inversiones con los correspondientes intereses devengados, y que luego se las arreglara con Villatoro para obligarlo a traer de regreso los fondos depositados en Estados Unidos y reintegrarlos a los fondos del Erario de donde se hubiera pagado a los perdidosos. Después de todo, ha habido una instancia gubernamental –la Superintendencia de Valores—la responsable del descalabro y robo en la OBC, ya que fue desde el principio que se detectaron las irregularidades con las que estaba operando la corredora debido a las truculencias que venían cometiendo sus dueños y administradores.

Se ha mencionado que el caso está dando estos magros resultados con la devolución de ese pírrico 20% de sus fondos a los afectados, gracias al interés personal del presidente de la República, Mauricio Funes, en que se solucione. Siendo así sería muy recomendable que dispusiera una solución salomónica y total como pudiera ser tal vez aprovechando recursos del FOMILENIO para esta humanitaria operación. Sería una reparación de justicia muy factible, pues así como se utilizan muchos miles de dólares para pago de bonos a cada rato a funcionarios y empleados de los diversos Órganos del Estado, perfectamente se pueden crear partidas especiales para los perjudicados de la OBC, quienes tienen más derecho que nadie por el largo tiempo que llevan librando esta batalla contra la corrupción de Villatoro. La administración Funes se ha preocupado precisamente por combatir este crónico mal.

Los afectados ponen lo último de sus esperanzas en él, el presidente Funes, quien ha dado suficientes muestras de su humanismo y solidaridad con los más necesitados. Perfectamente, él puede colocarse esta guirnalda sobre su cabeza muy orgullosa y satisfactoriamente.

Los afectados le dejan la palabra, don Mauricio, y desde ya seguro le dan la más cariñosa despedida al término de su exitosa gestión durante los 5 años de su feliz Gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: