web analytics
lunes , 20 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Mesa redonda sobre crisis ucraniana se transforma en diálogo de sordos

Mesa redonda sobre crisis ucraniana se transforma en diálogo de sordos

Por Olga Nedbaeva
Kiev/AFP

Las autoridades ucranianas aseguraron el miércoles que no cederán al “chantaje” de los insurgentes prorrusos que controlan el este del país durante una mesa redonda en Kiev que tenía como objetivo encontrar una solución a la crisis pero que se transformó en un diálogo de sordos.

Paralelamente, shop Moscú volvió a criticar este miércoles a las autoridades de Kiev. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, declaró que el país donde “los ucranianos matan a los ucranianos” está al borde de la guerra civil, al día siguiente de un ataque de los separatistas que costó la vida a siete soldados ucranianos.

El ministro añadió que existen “fuertes sospechas” sobre la presencia de mercenarios occidentales en Ucrania.

Durante la apertura de la mesa redonda, alentada por los occidentales pero sin los separatistas, el presidente interino de Ucrania Olexandre Turchinov dijo que Ucrania está “dispuesta” a escuchar a la gente del este pero que no cederá al “chantaje” de los insurgentes armados que “imponen la voluntad” de Rusia.

“Aquellos que, con armas en la mano, libran una guerra contra su propio país (…), que nos imponen la voluntad del país vecino, responderán ante la ley. No cederemos al chantaje”, aseveró.

El alto responsable parlamentario prorruso, Olexandre Efremov, le respondió que “decenas de miles” de habitantes apoyan a los insurgentes armados y que Ucrania debe poner fin a su operación militar en el este del país, “que sólo causa la muerte de civiles pacíficos”.

También participaron a estas discusiones el primer ministro ucraniano Arseni Yatseniuk, dos ex jefes de Estado ucranianos, candidatos a la elección presidencial del 25 de mayo -como Yulia Timoshenko y el prorruso Sergui Tiguipko-, así como el ex diplomático alemán Wolfgang Ischinger, quien abogó por “un proceso electoral inclusivo, honesto y transparente”.

Los líderes separatistas prorrusos no fueron invitados a la mesa redonda pese a la insistencia de Moscú en este sentido.

Los europeos y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) intentan desde hace varios días restablecer el diálogo entre los ucranianos. En vano.

Rusia, por su parte, dio a entender que no se reunían las condiciones para el “diálogo” y abogó por la puesta en marcha lo más rápido posible de la hoja de ruta propuesta por la OSCE.

Varios participantes, entre ellos el primer presidente ucraniano Leonid Kravtshuk, evocaron la posibilidad de una segunda mesa redonda, esta vez en Donetsk (este de Ucrania).

Movilización de toda la UE

En el terreno, se libran combates entre rebeldes prorrusos y el ejército ucraniano casi todas las noches en la zona de Slaviansk, bastión de los insurgentes.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, pidió el martes la movilización de la UE y de la OTAN ante el riesgo de “caída o al menos de partición” de Ucrania e indicó que Bruselas debe “concentrarse en el tipo de ayuda que permitirá a Ucrania celebrar la elección del 25 de mayo”.

Los occidentales consideran que estos comicios, convocados tras la destitución en febrero del expresidente Viktor Yanukovitch, son “cruciales” para salir de la crisis.

A través del presidente de la Duma (cámara baja del Parlamento) Serguei Naryshkin, Rusia admitió el miércoles que estas elecciones son “el menor mal”, aunque no son “completamente legítimas”.

Las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk celebraron el domingo un doble referéndum de independencia, no reconocido por Kiev y los occidentales, aprobado por amplía mayoría.

El apoyo masivo llevó poco después a la proclamación por los prorrusos de las repúblicas de Donetsk y Lugansk.

La primera de ellas ha pedido ya su incorporación a Rusia, lo que recuerda al proceso que terminó con la integración de la península de Crimea en la Federación Rusa hace dos meses.

La crisis tiene desde ya consecuencias económicas en Ucrania y Rusia. El Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) señaló que ambos países podrían sufrir una profunda recesión este año a causa de la crisis ucraniana, que también amenaza la economía mundial.

Asimismo, según el presidente interino de Ucrania, la pérdida de la península de Crimea le costó a Ucrania más de 100.000 millones de dólares.

A %d blogueros les gusta esto: