web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Mapeo de los docentes en El Salvador

Mapeo de los docentes en El Salvador

José  Roberto Osorio
Sociólogo

De acuerdo al Art. 84  de  la Ley General de Educación:“ El educador es el profesional que tiene a su cargo la orientación del aprendizaje y la formación del educando. El educador debe proyectar una personalidad moral, malady honesta, sovaldi solidaria y digna”. Sobre la importancia de los docentes en el proceso educativo,  en el  artículo “El factor crucial en la educación”, publicado el 09.11.2013, citaba que: “En la ingente empresa de promover el progreso de la educación en América Latina destaca la atención prioritaria prestada al maestro, a su formación y a su perfeccionamiento, en su calidad de pieza fundamental en el proceso educativo”. Asimismo, se  citaban consensos internacionales  logrados, en los que  se  destaca: “ El cambio educativo, la innovación y las reformas futuras, la calidad de la enseñanza, en síntesis, depende de la preparación y del compromiso de los docentes”.

Obviamente, para el diseño y formulación de  políticas educativas y otras  acciones de gobierno es  necesario conocer  objetivamente la realidad, disponer  de  información y estadísticas que  constituyan una sólida base  científica para construir diferentes intervenciones  dirigidas a  fortalecer  la docencia  y de  estimarse  necesario, atemperar los efectos de  la crisis  actual en el magisterio.

En esa  perspectiva, según cifras  oficiales correspondientes a  2013, un total de  56,416 docentes se  encargaba en todo el país, de  facilitar el proceso formativo desde educación inicial hasta media:  39,160 eran maestras (69.4%) y 17,256 (30.6%), maestros. La  feminización de  la docencia representa un dato positivo, dadas las  evidentes y demostradas cualidades y calidades  pedagógicas  y didácticas  de las  mujeres.

Del contingente anterior,  45, 730  docentes laboraron en el sector público (78.73%) y el resto (21.27%) en el sector privado. Según la fuente, el  65%  de  los docentes  tenían edades entre los 31 y 50 años. El 96% de los docentes  tenían  entre 31  y 60 años, lo que muestra una profesión muy estable, que deja  limitados espacios de participación de  jóvenes  en el proceso formativo.

El 58.5% de los docentes se  desempeñaban en centros educativos del área urbana y el 41.5% en la  rural.

En los  centros oficiales  de educación,  bajo la dirección del Estado, laboraron 31,067 maestras (67.9%)   y 14,663 profesores. (32.1%)., ubicándose en cinco departamentos del país, el 56.5% de todos los docentes  al servicio del sector público.

En cuanto al mayor  grado académico obtenido por los docentes  laborando en centros educativos  oficiales,  el 63% habían obtenido un profesorado, el 18.75% una licenciatura y el 4.7% se  graduaron como bachilleres pedagógicos.

La caracterización de los docentes en el país se  completa incorporando a  los que  ejercen en   educación superior. Según datos correspondientes a  2012;  9567 docentes  (14.51% del total) de  ambos géneros trabajaron en las  instituciones  de educación superior, elevando el total de docentes del sistema a la cantidad de 65,953.

De los profesores  en educación superior, el 63% eran hombres y el 37% mujeres.

Por  sistema de contratación,  a  tiempo completo laboró el 33.27% (3,183), a  tiempo parcial el 14.49% y por hora clase el 52.24% de los docentes  en  educación superior.

La profesión docente sigue siendo mayoritaria en el país, si se  la compara con  profesionales  de  la salud o de la milicia, por  ejemplo. Esto se  mantendría, considerando que en 2012, de  los 21,666 estudiantes  graduados por área de formación, 4,132 lo hicieron en el área de  educación.

Los docentes del país, enfrentan hoy en día muchas  y graves amenazas, sus bajas remuneraciones  deberían mejorar; padecen los efectos de la crisis económica y social y las  diversas  limitantes  originadas  en varios  de los componentes  del sistema educativo del país.

Un comentario

  1. Roberto, es un excelente artículo; aunque sigo pensando que la desaparición de las escuelas normales dejó un gran vacío en la formación de verdaderos educadores.

A %d blogueros les gusta esto: