web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Suplemento de 1ro de Mayo » Los héroes de Chicago, la lucha por establecer ocho horas laborales
Los héroes de Chicago, la lucha por establecer ocho horas laborales

Los héroes de Chicago, la lucha por establecer ocho horas laborales

@AlmaCoLatino

Durante 1877 las huelgas de los ferroviarios, viagra las reuniones y las grandes movilizaciones en Estados Unidos eran reprimidas a balazos, pilule golpes y prisión. Estas mismas tácticas represivas y la necesidad imperiosa por la defensa y la asociación para buscar mejoras en las condiciones de trabajo que en ese tiempo eran de semi esclavitud originaron la gestación de un movimiento de resistencia y lucha de trabajadores que algunos años más tarde daría sus frutos.

En 1880 quedó conformada la federación de organizaciones de sindicatos y trade unions (Federation of Organized Trades and Labor Unions), y en 1884 se aprobó una resolución para establecer a partir del primero de mayo de 1886, mediante la Huelga General en todo EEUU, las ocho horas de trabajo. Esto despertó un interés y un apoyo generalizado, ya que por aquella época el horario de trabajo obligatorio era de 10, 12 o 14 horas diarias normalmente.

Estas jornadas de trabajo incluía a miles de niños, niñas y mujeres a quienes se les pagaban salarios inferiores, sin mencionar que de por sí los salarios eran muy bajos y las condiciones de trabajo insalubres.

 La efervescencia fue tal en todo EEUU que los sindicatos y las trades unions aumentaban geométricamente, así, el número de miembros de los Caballeros del Trabajo subió de 100 mil en el verano de 1885 a 700 mil al año siguiente.

El 1º de Mayo de 1886 la paralización de los centros de trabajo se generalizó, cerca de 12 mil fábricas paralizaron labores en los EEUU. En Detroit, 11mil trabajadores marcharon en un desfile de ocho horas, en Nueva York, una marcha con antorchas de 25 mil obreros pasó como torrente de Broadway a Union Square; 40 mil hicieron huelga.

En Cincinnati, un batallón obrero con 400 rifles Springfield encabezó el desfile. En Louisville, Kentucky, más de 6 mil trabajadores, negros y blancos, marcharon por el Parque Nacional violando deliberadamente el edicto que prohibía la entrada de gente de color. En Chicago, que era el baluarte de la huelga, paró casi completamente la ciudad pues 30 mil obreros hicieron huelga, aunque empresas como la fábrica de materiales de Mc Cormick y alguna otra se dieron a la tarea de contratar esquiroles.

El día 2 se organizó un mitin de los obreros despedidos de Mc Cormick para protestar por los 1 mil 200 despidos y los brutales atropellos policiales.

 Aquellos trágicos hechos ocurridos en Chicago el 1º de mayo de 1886 , la protesta sindicalista y el proceso judicial a los dirigentes y militantes anarquistas, serían tenidos muy en cuenta, años después, por el movimiento obrero internacional que, justamente, adoptó como el Día de los Trabajadores, el 1º de Mayo.

Mauricio Dommanget, en su ‘Historia del Primero de Mayo’, al referirse a los trabajadores de Chicago, afirma: “Muchos trabajaban aún catorce o diez y seis horas diarias, partían al trabajo a las 4 de la mañana y regresaba a las 7 u 8 de la noche, o incluso más tarde, de manera que jamás veían a sus mujeres y sus hijos a la luz del día. Unos se acostaban en corredores y desvanes, otros en chozas donde se hacinaban tres y cuatro familias. Muchos no tenían alojamiento, se les veía juntar restos de legumbres en los recipientes de desperdicios, o comprar al carnicero algunos céntimos de recortes”.

La central obrera norteamericana de entonces, la Federación de Gremios y Uniones Organizados de Estados Unidos y Canadá, años después transformada en la Federación Norteamericana del Trabajo (AFL), había proclamado en su cuarto congreso de 1884, que la duración legal de la jornada de trabajo, a partir del 1º de Mayo de 1886, sería de ocho horas de duración. Ese 1º de Mayo se había constituido en una fecha clave tanto para los trabajadores como para los capitanes de la industria.

 La huelga del 1º de Mayo de 1886 fue masiva en todos los Estados Unidos, algunos sectores industriales admitieron la jornada de ocho horas, pero la mayoría fue intransigente a aceptar ese reclamo.

En Milwaukee la represión policial produjo nueve muertos obreros y hubo enfrentamientos violentos en Filadelfia, Louisville, St. Louis, Baltimore y principalmente en Chicago.

A %d blogueros les gusta esto: