web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Irán conmemora su revolución y denuncia las “amenazas” de Trump
Irán conmemora su revolución y denuncia las “amenazas” de Trump

Irán conmemora su revolución y denuncia las “amenazas” de Trump

Por Siavosh Ghazi/Stéphane Barbier

Teherán/AFP

Miles de iraníes salieron al viernes a las calles gritando “¡Muerte a Estados Unidos!” para conmemorar el 38 aniversario de la revolución islámica, una ocasión para denunciar las “amenazas” contra el país de la política del presidente Donald Trump.

“Hay que hablar con respeto al pueblo iraní. El pueblo iraní hará arrepentirse a quienquiera que use lenguaje amenazante” dijo el presidente Hasán Rohaní frente a miles de personas reunidas en la plaza Azadi de Teherán.

En otras ciudades del país también hubo manifestaciones con millones de personas, según las imágenes de la televisión pública Irib.

“Las manifestaciones con millones de iraníes demuestran la potencia del Irán islámico”, dijo Rohaní, una movilización en respuesta a “las mentiras de los nuevos dirigentes de la Casa Blanca”.

Los manifestantes llevaban pancartas pidiendo la muerte de Estados Unidos y pisaron grandes banderas del país. También se vieron fotos de Trump, del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y de la primera ministra británica Theresa May con el lema “Los iraníes no temen las amenazas”.

También había fotos del ayatolá Alí Jamenei, guía supremo de Irán, que pidió a los iraníes que “respondan” a las amenazas del presidente Trump saliendo a la calle este viernes, aniversario de la victoria de la revolución islámica que en 1979 derrocó al Shá de Irán, aliado de Estados Unidos.

Mensaje a Trump

“No se metan en los asuntos de Irán. Somos fieles a los principios de nuestra revolución islámica y la defenderemos hasta la última gota de nuestra sangre”, dijo Shahin Sadeghi, un estudiante.

Donald Trump “cometió un eror de cálculo con la nación iraní”, dijo Zahra Behbahani, una manifestante de 55 años. “Nadie te teme, atrévete a venir para ver”, desafío Behbahani, dirigiéndose directamente a Donald Trump.

Irán y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas desde 1980, pocos después de la revolución y de la invasión de la embajada estadounidense por parte de estudiantes islámicos.

“La presencia de la población es un mensaje a Trump: si comete un error, el pueblo hará que lo lamente”, dijo el diputado reformador Mostapha Kavakebian, que estaba en la manifestación de Teherán.

Ghassem Soleimani, el jefe de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite iraní, también estaba entre la muchedumbre.

Algunos de los manifestantes quisieron sin embargo agradecer a los estadounidense que han protestado contra el decreto migratorio de Trump, que prohíbe la entrada al país de los ciudadanos de siete países musulmanes, entre ellos Irán. De momento el decreto está bloqueado por la justicia pero Trump ha prometido una batalla legal por su aplicación.

“¡Abajo el régimen, viva el pueblo!” de Estados Unidos, decía una de las pancartas.

El expresidente Mohammad Jatamí (1997-2005), líder del corriente reformista y sometido a restricciones por parte del poder actual, pidió recientemente a los iraníes que participen en las manifestaciones “para neutralizar los complots”.

“Frente a cualquier amenaza contra el régimen, la integridad territorial y los intereses nacionales, no dudaremos ni un momento en resistir” dijo, apelando a la “reconciliación nacional”.

Desde las investidura de Trump el 20 de enero, ha subido la tensión entre ambos países.

El anuncio la semana pasada de nuevas sanciones estadounidenses por el lanzamiento iraní de un misil balístico provocaron una reacción inmediata de Teherán, que anunció represalias contra “individuos o empresas estadounidenses” que apoyen a grupos “terroristas”.

Irán ya aplica esta reciprocidad en las sanciones tras el decreto migratorio de Trump, calificado de medida “insultante” y “vergonzosa”.

El nuevo presidente ha sido muy crítico con el país en sus mensajes en Twitter, acusándolo entre otros de “jugar con fuego”.

En un intento de calmar las tensiones, el presidente Rohaní dijo el jueves que la potencia militar de Irán es “únicamente defensiva”.

El país no quiere renunciar sin embargo a probar misiles para llevar armas “convencionales” y no nucleares para defender su territorio.

A pesar de las críticas, Trump no ha puesto en dudo por el momento el acuerdo de 2015 entre Irán y las grandes potencias sobre su programa nuclear.

A %d blogueros les gusta esto: