web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Iniciativa de cambio de nombre a “Puerta del Diablo” no es procedente: SECULTURA
Iniciativa de cambio de nombre a “Puerta del Diablo” no es procedente: SECULTURA
Una de las cuevas que forman parte del parque “La Puerta del Diablo”, en San Salvador. Foto Diario Co Latino.

Iniciativa de cambio de nombre a “Puerta del Diablo” no es procedente: SECULTURA

Yanuario Gómez
@DiarioCoLatino

El pasado viernes se presentó en la Asamblea Legislativa una pieza de correspondencia que contenía la petición de algunos grupos de iglesias evangélicas para que se cambie el nombre al lugar conocido como “Puerta del Diablo”. El documento fue firmado por la diputada Lucía de León, del partido ARENA.

La Secretaría de Cultura de la Presidencia, a través de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural, informó que la iniciativa propuesta este viernes por partidos de derecha en la Asamblea Legislativa de cambiar el nombre del sitio conocido como “Puesta del Diablo” no debe proceder debido a su naturaleza histórica, la cual le brinda protección. La institución basa esta afirmación en el artículo 44 de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador (LEPPCES) que en sus incisos 2, 4 y 5 dice lo siguiente: “Queda terminantemente prohibido cambiar los nombres de lugares autóctonos con los cuales son conocidos los bienes culturales, las poblaciones, lugares históricos, áreas, zonas o sitios culturales de El Salvador, parajes turísticos, calles, avenidas o carreteras, monumentos, plazas, jardines, ríos, lagos, volcanes, cerros, o cualquier otro lugar o espacio geográfico del territorio nacional. Igual protección es extensiva a nombres históricos y culturales”.

La Secretaría de la Cultura informa que no procede cambiarle el nombre al sitio turístico Puerta del Diablo, por tratarse de un nombre histórico y además posee protección. Foto Diario Co Latino.

En este sentido, SECULTURA recuerda que el nombre de Puerta del Diablo fue originado por los diversos relatos que se transmiten mediante la tradición oral, como la leyenda sobre la aparición del demonio a Rosendo Renderos y a su hija, propietarios de lo que hoy se conoce como Planes de Renderos. La secretaría, además, recordó que una iniciativa parecida a esta se dio el 3 de mayo de 1972, fecha en la cual, el párroco de Los Planes de Renderos, Bonicio Morín bautizó y trató de nominar a la Puerta del Diablo como Puerta de los Ángeles, colocando una cruz a pocos metros de donde había fallecido la artista Morena Celarié (1922-1972), ante lo cual el alcalde municipal Nolberto Benítez se pronunció: “El cambio de nombre no tiene carácter oficial ni ha sido consultado a las autoridades, ni a los sectores populares”.

En esa ocasión también la población y los diputados se negaron ante tal sugerencia, debido a que no era la causa de los problemas de violencia social, además de interrumpir con la tradición nacional que le da realce a este lugar turístico reconocido internacionalmente por su peculiar nombre.

SECULTURA respalda su posición de rechazo al cambio propuesto por las iglesias evangélicas y el partido ARENA en que además de la LEPPCES, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO de 2003, ratificada por El Salvador en 2012. Este tratado establece en su artículo 2, numeral 1, que el patrimonio cultural inmaterial está conformado por “Los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Por tanto, este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad, y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Según la institución, la tradición oral es esencial para la transmisión de los conocimientos y memoria colectiva entre las personas, por lo cual, un cambio dentro de la manifestación cultural que violente su significado social o su viabilidad en su transmisión como el pedido en el caso de la “Puerta del Diablo” implica amenaza en detrimento de su desarrollo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: