web analytics
sábado , 23 septiembre 2017
Inicio » Perspectivas » Guerra de divisas en China: El yuan eclipsa al dólar

Guerra de divisas en China: El yuan eclipsa al dólar

Mahdi Darius Nazemroaya/Strategic Culture Foundation

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Los chinos están en el proceso de desplazar el dólar estadounidense. Están poniendo en el mercado sus bonos del Tesoro estadounidense, cialis haciendo acopio de reservas de oro y abriendo bancos de distribución regional para su propia moneda nacional. Esto les proporcionará un acceso más fácil a los mercados de capitales y los protegerá de la manipulación financiera por parte de Washington y Wall Street.

Al temer que una arquitectura financiera rival eclipse al dólar y al sistema de Bretton Woods, la respuesta de Estados Unidos ha sido intentar dañar a los mercados chinos y aumentar el valor de la moneda china. China ha respondido por medio de regulaciones en el mercado y a continuación por medio de una expans ión cuantitativa* de su moneda para mantener bajos los precios de las exportaciones y de los productos manufacturados chinos.

La expans ión cuantitativa de Beijing es una reacción o respuesta a la manipulación financiera de Washington y Wall Street. Además, Washington nunca pensó que los chinos responderían deshaciéndose de los bonos del Tesoro estadounidense. Un economista estadounidense (Peter Schiff) ha advertido que de “el inminente colapso del dólar, en vez de la histeria acerca de la economía china, debería llamar toda la atención de los inversores”. Schiff es uno de los muchos analistas que afirman que hablar de que la economía china se tambalea es exagerado y mal intencionado.

La guerra financiera contra China y Rusia: la guerra de Estados Unidos contra la «Comunidad de Destino»

A medida que China y Rusia alteran la arquitectura financiera del mundo, se está neutralizando gradualmente al dólar como una de las armas de Washington. Incluso se está desafiando directamente el monopolio del sistema de Bretton Woods de Washington formado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. A pesar de no suponer alternativas a la economía neoliberal, el News Development Bank (NDB) de los BRICS y el Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) de Beijing están desafiando el sistema de Bretton Woods por medio de una estructura financiera rival.

El Imperio estadounidense ha estado al corriente de los pasos para establecer un orden financiero rival. Políticos de Washington, del Pentágono y de Wall Street observaron con preocupación la doble cumbre de los BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghai en la ciudad rusa de Ufa. Hasta entonces habían estado emprendiendo una guerra de información/propaganda, de energía, del mercado financiero, de divisas y económica general contra la Federación Rusa. Después de Ufa extendieron la guerra del mercado financiero y económica a China.

Algunos bancos y gobiernos de la Unión Europea habían estado considerando y analizando el utilizar la divisa nacional de China, el renminbi/yuan, como divisa de reserva debido al atractivo de la estabilidad del renminbi como divisa. Eso había preocupado a Washington y Wall Street, y fue uno de los factores que provocaron la expansión de la guerra de divisas y financiera contra Rusia y China.

Utilizando la especulación como arma psicológica y de manipulación del mercado, Estados Unidos emprendió un ataque financiero contra China por medio de un intento de hundir o colapsar el mercado de valores chino y minar la confianza de los inversores en la economía china y en sus valores. Sin embargo, Beijing reaccionó rápidamente imponiendo controles a la retirada de inversión, lo que impidió el agravamiento de las ventas de activos y desactivó la bomba financiera estadounidense.

Como el precio del renminbi empezó a subir, Beijing empezó su expans ión cuantitativa para devaluar su divisa nacional como un medio de seguir con el comercio de exportación. El Congreso y la Casa Blanca estadounidenses empezaron a poner fuertes objeciones. Acusaron a China de manipulación financiera y exigieron que Beijing no hiciera nada para reajustar el valor del renminbi. Lo que querían Washington era que los chinos dejaran que subiera el valor del renmimbi para trastocar la economía y el mercado de China.

El Dragón Chino contraataca: Beijing liquida sus bonos estadounidenses

Presiona a China y esta presionará a su vez. El dólar (o, más correctamente, renminbi/yuan) no detuvo la introducción de regulaciones por parte de Beijing. China dio unos pasos que conmocionaron a Wall Street y pusieron a Washington sobre aviso.

Mientras las instituciones financieras estadounidenses empezaban a tratar de minar la confianza de los inversores en China por medio de tácticas psicológicas afirmando que la economía china se estaba ralentizando y que el mercado chino caía en picado, Beijing anunciaba que había comprado 600 toneladas de oro en el lapso de un mes y que el Banco del Pueblo de China se había librado de más de 17.000 millones de dólares de sus reservas de divisas. En mayo de 2015 las reservas de divisas de China (excluyendo las reservas de divisas de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y de la Región Administrativa Especial de Macao) eran de 3.71 billones (37.111.430 millones) de dólares. En junio de 2015 habían descendido a 3.69 billones (36.938.380 millones) de dólares.

La página web del mercado financiero Zero Hedge, que había estado siguiendo estos hechos, explicó lo que había descubierto que estaba sucediendo: «Entonces pusimos el cambio de China en reservas de divisas junto con el total de la cartera del Tesoro de China y su ‘anónimo’ corredor del Tesoro en el extranjero Euroclear (alias ‘Belgium’) tal como publicaba el TIC, y nos dimos cuenta de que ha persistido la dramática relación que habíamos descubierto por primera vez en mayo (a saber, que prácticamente todo el delta en reservas de divisas chinas viene vía las acciones chinas del Tesoro estadounidense)».

Lo principal aquí era que los bonos del Tesoro estadounidense de China «se están vendiendo agresivamente por valor de 107.000 millones de dólares en ventas del Tesoro hasta el momento en 2015». Siguiendo las transacciones financieras de China en Bélgica Zero Hedge en realidad había calculado que Beijing había puesto en el mercado 143.000 millones de dólares en tres meses. Pocos meses después, en agosto, los chinos pusieron en el mercado 100.000 millones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense en el lapso de dos semanas.

Un día después, el 27 de agosto, Bloomberg corroboraba lo que Zero Hedge había identificado. Un informe de Bloomberg explicaba lo siguiente: «El Banco del Pueblo de China se ha estado deshaciendo de los dólares y comprando yuanes para apoyar la tasa de cambio, una política que ha contribuido a poner en el mercado 315.000 millones de dólares de sus reservas de divisas en los últimos 12 meses. La reserva de 3.65 billones de dólares disminuirá unos 40.000 millones de dólares al mes en lo que queda de 2015 debido a la intervención, según el cálculo medio de un estudio de Bloomberg».

Mientras Bloomberg ponía énfasis en que los chinos estaban utilizando los dólares para comprar su propia divisa, mencionaba de pasada: «Estratégicamente, la intención de China ha sido probablemente encontrar el momento adecuado para aligerar su excesiva acumulación de bonos del Tesoro estadounidense», citando a un economista de Reorient Financial Markets Limited en Hong Kong.

El renminbi chino eclipsa al dólar estadounidense

Wall Street debería preocuparse por los problemas económicos en casa en Estados Unidos en vez de tratar de debilitar a China. El hablar de la ralentización de la economía china es parte de la distracción. Desvía la atención de la decadencia de Estados Unidos y su intención es ejecutar los intentos de Washington y Wall Street por frenar a Beijing. Los chinos, sin embargo, continúan avanzando impertérritos.

En abril de 2015 Beijing eligió Qatar como su primera cámara de compensación del renminbi en Oriente Medio y el norte de África para mercados de divisas regionales allí. El nombre de esta cámara de compensación es Qatar Renminbi Centre. Eludirá las estructuras financieras estadounidenses y proporcionará al Banco del Pueblo de China un mayor acceso al petróleo y gas natural de Oriente Medio y el norte de África .

A pesar de los deseos de Wall Street y Washington, está avanzando el Orden Mundial de Seda.

Nota:

* “Quantitative easing”, en el original. En América Latina el término empleado en castellano es “flexibilización cauntitativa”. (N de la t.)

A %d blogueros les gusta esto: