web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Familias y educación

Familias y educación

José Roberto Osorio
Sociólogo

De acuerdo al Censo Escolar 2013 del MINED, viagra sale 1, buy viagra 665,729  estudiantes  se  matricularon   ese año en todos los  niveles, en el sector privado y público y en las  zonas  urbana y rural: 902,149, (54.16%),  estudiantes  acudieron a centros educativos de ambos sectores, ubicados en el área urbana y el 45.84% de  ellos -(763,583)- a  escuelas rurales. Aún con el fuerte proceso de urbanización experimentado en el país, la asistencia escolar  a centros educativos rurales sigue siendo importante y por las  notables  brechas  entre ambos territorios, tal vez  se  requiera diseñar un subsistema de  educación para esa  zona.

Todo sistema educativo reclama la participación de  las  familias  en el proceso formativo de  los hijos. El Plan Social Educativo vigente incluye entre los factores  de  éxito del nuevo modelo: “…la  constitución y funcionalidad de la red alumno-maestro-familia-comunidad”. Un documento oficial datado en 2000 señalaba: “Muchos estudios plantean que la participación de los padres  y las  madres de familia  en la educación de  sus hijos es fundamental y contribuye mucho al éxito escolar…”.

El enfoque anterior tiene en cuenta la responsabilidad de las  madres y los padres en la educación de sus hijos y la necesidad de colaborar estrechamente con los educadores. La participación de las  familias en la vida escolar repercute en una mayor autoestima de los niños, mejor rendimiento escolar, mejores relaciones padres-hijos y actitudes más positivas de  padres y madres hacia la escuela.

La Familia es la base de la sociedad civil, solamente en ella las personas pueden ser debidamente criadas, educadas y en su seno reciben los  fundamentos del carácter que les hará buenos hombres y buenos ciudadanos.

En general, la familia cumple a nivel social las funciones de: a) procreación de los futuros ciudadanos; b) crianza, educación e integración social de las próximas generaciones; c) permite un equilibrio entre las generaciones; d) prevención de salud personal y social; e) permite que se cuiden la primera y tercera generaciones. La misma es el fundamento de toda sociedad bien construida, indispensable para el logro del bien común y  del buen vivir y es la unión más natural y necesaria a la comunidad. Siendo anterior a cualquier otra institución, es primera en el orden de la naturaleza, en relación con las demás agrupaciones en las que el hombre y la mujer se pueden encontrar.

Sobre el particular,  las  cifras  del Censo Escolar 2013, que  de manera efectiva y pertinente indaga  sobre el estado familiar de  los estudiantes,  informan que, a  nivel nacional el 58% de los estudiantes vivía con su padre y su madre. El 28% de  ellos, (466,267 estudiantes) vivían solo con la madre;  un 3% con el padre -50,929-  y, un 9.6% con familiares diferentes a  los progenitores, lo que equivale a  159,570 estudiantes. Visto de  otra perspectiva: un 42%  de los estudiantes  que se matricularon en 2013, no vivían en una familia integrada y completa. Esta relación incluye a 702,172 estudiantes  de  ambos géneros.

En el área rural, 457,901 estudiantes (60%), vivían con padre y madre; (26.5%) solo con la madre; 2.8% sólo con el padre  y vivían con otros familiares 76,079 estudiantes. (10%). En el área urbana  estos porcentajes fueron: 56.1% (505,656 estudiantes); 29.3%; 3.3% y 9.3%. (83,491 estudiantes).

Esta información sugiere la conveniencia de investigar acerca de las  consecuencias  del estado familiar de  los estudiantes sobre su propia formación  y la situación de  la educación nacional.

El fortalecimiento y desarrollo de  la familia es  responsabilidad de  todos. Entre otros aspectos, las   cifras   perfilan la imperiosa necesidad de diseñar instrumentos de política pública que mejoren la  situación, para beneficio del país y su desarrollo integral.

A %d blogueros les gusta esto: