web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » “EVADE 2016”

“EVADE 2016”

@arpassv

El ENADE 2016 fue creativamente renombrado como “EVADE 2016” por las organizaciones sociales que este día protestaron contra dicho evento organizado por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y que tuvo como ponente estelar al ex presidente español José María Aznar.

Las razones de la rebautización popular del encuentro empresarial son básicamente dos. La primera es que el expositor estrella que disertará sobre lucha contra la corrupción, tadalafil en un foro titulado “Honestos versus Corruptos”, healing es -precisamente- un ex gobernante extranjero señalado por corrupción y sancionado por evasión tributaria.

Y la segunda razón es que la organizadora del encuentro es una gremial empresarial tolerante, capsule permisiva y partícipe de la corrupción: la ANEP encubrió la corrupción gubernamental en tiempos de ARENA, defiende a ex funcionarios procesados por corrupción (involucrados en CEL-Enel, ex presidente Flores) y no nueve un pelo para evitar la corrupción de grandes empresas privadas, principalmente la evasión y elusión tributaria.

La evasión fiscal supera los 1,200 millones de dólares y una veintena de leyes permite la elusión. Con los fondos de la evasión el gobierno eliminaría su déficit fiscal y con los de la elusión elevaría la inversión en salud, educación, prevención de la violencia, protección social, saneamiento ambiental, etc.

Y la gremial empresarial, que se rasga las vestiduras contra la corrupción y por la transparencia, no quiere derogar las leyes de la elusión y se opone a cualquier reforma que cierre puertas o desincentive la evasión. La ANEP se resiste a que sea pública la lista de evasores y rechaza las propuestas de reformas que buscan castigar con cárcel a la evasión.

Por eso, nada más pertinente que llamar “EVADE 2016” al encuentro empresarial montado por Jorge Daboub y la camarilla de activistas areneros que dirigen actualmente la ANEP. El ENADE y la presencia de Aznar son una verdadera apología de la corrupción y la evasión de impuestos.

Ojalá que las organizaciones que se manifestaron estar tarde, todos los sectores decentes y la población honrada presionen por una reforma fiscal progresiva que se proponga eliminar la evasión, elusión y el contrabando; y plantee impuestos directos al patrimonio y la ganancia de las grandes empresas, a los bienes y servicios de lujo, y a las grandes transferencia financieras.

Que así sea.

A %d blogueros les gusta esto: