web analytics
sábado , 23 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Estanzuelas, por fin…

Estanzuelas, por fin…

Pedro Antonio Salamanca

Después de pasar tantas veces de oriente a poniente durante años por ese desvío, por fin, tuve la oportunidad de conocer la ciudad de Estanzuelas. La verdad es que este desvío queda en una recta y pendiente en la cual todos los automovilistas aprovechamos para sobrepasar a los furgones o buses que por varios minutos nos han traído haciendo cola por la carretera panamericana, por eso lo vemos de reojo y a la ligera.

Siempre me llamó la atención ese pueblo de nombre poco común, no tiene nombre de algún santo y a lo mejor tampoco tiene origen náhuatl, eso entre otras cosas me intrigaba, quizás porque cuando pequeño, corría un bus de esta ciudad a San Miguel, muy puntual y de velocidad moderada que era famosa en su tiempo.

El 7 de abril del corriente año, conocí la Agenda Turística del país, en la cual aparece que el día 9 de abril, Domingo de Ramos, se realizaría en el parque municipal el “IV Festival de la Tilapia”; entonces dispuse visitar y conocer esa ciudad. Este evento es organizado por el Comité de Desarrollo Turístico, que según registro del Ministerio de Turismo, fue incluido como Circuito No. 41, “Valles y Cumbres”, junto a Alegría, Berlín, Santiago de María y Mercedes Umaña; este Comité está integrado por 25 jóvenes entusiastas y voluntarios que promueven las actividades turísticas del municipio con el apoyo principalmente de ese Ministerio. El municipio también es uno de los principales productores de ayote de hueso y polo, de pepino blanco, por eso también realizan el “Festival del Ayote” en el mes de noviembre, tienen en mente realizar otro, del pepino blanco, pues sostienen que solamente ahí se produce.

Una simpática integrante del Comité, Joseline, con quien tuvimos el agrado de conversar y amablemente fuimos atendidos en todas nuestras inquietudes, nos proporcionó información muy importante que paso a comentar para beneficio de los lectores: “a principios del XIX Estanzuelas era una hacienda de cereales y crianza de ganado ubicada en el partido de San Miguel. En su territorio se había formado una ranchería llamada “Estancia sola”, que entre los años 1811 a 1815 adquirió la categoría de pueblo; también, en el sitio asitechi.org.sv aparece que “en la terminología usual de la época, según explicaba en 1770 el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, “hatos o estanzuelas son algunos xacales (ranchos de paja) que ponen los indios o ladinos en donde se les antoja, tal vez a la orilla de un arroyo, tal vez en la quebradura de “una montaña…”

Este municipio actualmente pertenece al Departamento de Usulután, tiene una extensión de 71,73 km2 y según el censo de 2007, una población de 9,015 habitantes. Entre sus principales sitios turísticos, cuenta con cuatro cascadas: “Salto las Neblinas”, con una caída de 15 metros; “Salto San Pedro”, su caída de agua es de 27 metros; “Posa Oscura”, con una caída de 21 metros; y “Saltillo”, con una caída de 19 metros, y su profundidad oscila entre uno y dos metros.  Además, cuenta con un cerro muy pintoresco llamado “Mariancolo”, con una altura de 67 metros y una circunferencia de 360 metros, con este panorama de fondo, se logró el primer lugar de paisajismo en el contexto del programa de “Pueblos Vivos”.   Estanzuelas fue la cuna de un distinguido Presidente de la República,  pues en el Cantón “Condalillo” nació Manuel Enrique Araujo, que fue presidente entre los años 1911 y 1913, presidente asesinado en el ejercicio de sus funciones, fue un presidente reformista liberal, en su gestión hizo importantes obras y cambios en la política tributaria, económica y social; según Wikipedia, en el manifiesto brindado ante la Asamblea Legislativa salvadoreña, el día que asumió la presidencia, dijo estas palabras: “…cuando de la Nación se trata, menos fuerza deben tener los exclusivismos, porque la Nación no es de éste o de aquel partido, sino que pertenece a todos y todos deben ofrendar en bien de ella lo mejor que poseen.” En ese sentido, siendo el festival una actividad relevante, es deseable la participación  más activa de las Autoridades Municipales, porque es una plataforma para proyectar la imagen del municipio, de la ciudad y de sus autoridades, pero según parece no es así; por eso parafraseando el pensamiento del  ilustre hijo de esa tierra, antes citado, decimos que cuando del Municipio se trate, no se deben tener exclusivismos, porque el Municipio no es de éste o aquel partido, sino que pertenece a todos y todos deben apoyarlo.

Fue muy agradable conocer y departir con habitantes de ese lugar, que atraído por el festival y el interés de satisfacer uno de mis deseos, decidí desviarme y recorrer esa calle al norte de la carretera panamericana, unos seis kilómetros aproximadamente, hasta llegar por fin, a la ciudad de Estanzuelas.

A %d blogueros les gusta esto: