web analytics
sábado , 23 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Espeluznante desigualdad

Espeluznante desigualdad

@arpassv

OXFAM denunció recientemente que ocho mega millonarios concentran la riqueza de la mitad de la humanidad. Seis estadounidenses, un mexicano y un español acaparan los ingresos de 3,600 millones de personas, según un informe de la referida organización internacional difundido en el marco del encuentro del Foro Económico Mundial que se realiza en Davos, Suiza.

Los ocho súper ricos señalados por OXFAM y la fortuna que poseen son: Bill Gates, $75 mil millones; Amancio Ortega, $67 mil millones; Warren Buffett, $60 mil millones; Carlos Slim, $50 mil millones; Jeff Bezos, 45 mil millones; Mark Zuckerberg, $44 mil millones; Larry Ellison, 43 mil millones; y Michael Bloomberg, $40 mil millones.

La desigualdad denunciada por OXFAM es espeluznante. Con toda razón uno de estos mismos millonarios, el estadounidense Warren Buffett, declaró recientemente que la lucha de clases entre los ricos y los pobres la siguen ganando los ricos. “La lucha de clases existe, y la estamos ganando nosotros”, declaró. Buffett admitió que, por esa razón, los ricos deben pagar más impuestos.

En El Salvador, según OXFAM, 160 millonarios acumulan una riqueza que supera el 80% de la producción nacional. Este alto índice de desigualdad “frena el desarrollo y perpetuó la pobreza de más de un tercio de la población”, señaló la referida organización, en un informe publicado en mayo de 2015.

OXFAM señala que el número de multimillonarios salvadoreños creció de 150 a 160 personas en sólo un año, y que su fortuna alcanza los 21 mil millones de dólares, equivalentes al 87% del Producto Interno Bruto del país. Por eso recomendó “implementar medidas urgentes que frenen la desigualdad a través de una política fiscal más justa”.

Y una política fiscal justa tiene que ver con una reforma tributaria progresiva donde “paguen más quienes tienen más”. Ésta incluye impuestos directos al patrimonio, ganancia empresarial, bienes y servicios de lujo, grandes transferencias financieras y otros que reviertan el carácter regresivo del esquema tributario del país heredado de los gobiernos de ARENA.

Esta política también incluye eliminar la evasión y elusión fiscal propiciada por una veintena de leyes aprobadas por la derecha legislativa para favorecer a las granes empresas con exenciones tributarias que privan al Estado de percibir más recursos para invertir en programas de protección social, prevención de la violencia, saneamiento ambiental, reactivación productiva, etc.

Y otra medida para reducir la desigualdad y distribuir más justamente la riqueza está vinculada con los salarios. Es necesario seguir aumentando el salario mínimo y establecer un “salario máximo”, y que con el excedente de quienes perciban más del salario máximo el Estado cree un fondo para financiar políticas que promuevan un desarrollo equitativo y sustentable.

A %d blogueros les gusta esto: