web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Nacionales » El Jiboa agoniza por la extracción de su lecho pétreo
El Jiboa agoniza por  la extracción de su lecho pétreo
Las municipalidades que se encuentran en las cercanías del río Jiboa buscan la manera de controlar la extracción excesiva del material pétreo. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez.

El Jiboa agoniza por la extracción de su lecho pétreo

@GloriaCoLatino

A42 kilómetros de San Salvador, ailment diagnosis   la escena es impactante, capsule   el río Jiboa, remedy   que 20 años atrás proveía de pesca y agua para consumo humano, sucumbe por  la extracción de su lecho rocoso y deforestación, convirtiéndolo  en un riachuelo de invierno.

“Nosotros le solicitamos al MARN que no de permisos a nadie de talar árboles en la cuenca y riberas del (río) Jiboa”, expresó Ernesto Antonio García, vicepresidente de la Asociación de Protección de la Microcuenca Nahualapa y Cuencas Nacionales de El Salvador.

Empresas que fabrican materiales para la construcción localizadas en las cercanías del río Jiboa trituran roca extraída de las riberas del afluente.  Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez.

Empresas que fabrican materiales para la construcción localizadas en las cercanías del río Jiboa trituran roca extraída de las riberas del afluente. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez.

Ernesto, junto a pobladores  de las comunidades de El Rosario de La Paz, reiteró que “no podemos seguir permitiendo que corten un árbol centenario de conacaste o ceiba, para levantar una casa”.

Como organización comunal, dijo García, han solicitado al MARN la participación directa de la población en la reforestación y restauración del río y otras lagunas, a fin de rescatar el medio ambiente de la zona y sensibilizar a las comunidades sobre su cuido.

“La extracciones del lecho rocoso del río, por empresas como Arcos, Bloki Tubos y CESSA, nos están dejando sin un mañana para que nuestros hijos y nietos, tengan un lugar donde  disfrutar y divertirse; y encima de esto el cambio climático han venido a perjudicarnos más, estamos preocupados”, afirmó.

Las comunidades radican en el lugar conocido como el puente “La Flecha”, bajo un puente que se inhabilitó, luego de ceder a la fuerza del agua del Jiboa durante una serie de tormentas que minaron las bases y se desplomó una parte de las bases; pero fue la Tormenta Ida la que  arrancó frondosas ceibas y conacastes y las lanzó arriba del viejo puente.

“Aquí todavía la  gente pesca camarón, chacalín, guabina, tilapia y hasta pepenechín (pescado blanco parecido al robalo), la gente también viene a bañarse y lavar… pero la contaminación de agro químicos de las plantaciones de caña de azúcar están poniendo en grandes riesgos a la gente y al ganado que suelen traerlo a beber agua”, comentó.

Roberto Bernabe,  técnico de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Santiago Nonualco, señaló que pese a está grave situación, el gobierno local ha dinamizado avances positivos en el rescate del río Jiboa.

“Este miércoles 23 de septiembre se dio vida a la Alianza por Rescate  del Río Jiboa, que es un esfuerzo conjunto de alcaldes, alcadesas, ministras y ministros con competencia en protección del río, así como Ong´s, comprometidos con la protección de la cuenca del río Jiboa”, afirmó.

Angel Rosendo Torres, del Concejo Municipal del municipio de El Rosario, en La Paz observa las riberas del río Jiboa donde se extrae el material pétreo.   Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez.

Angel Rosendo Torres, del Concejo Municipal del municipio de El Rosario, en La Paz observa las riberas del río Jiboa donde se extrae el material pétreo. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez.

La “Alianza Pro Rescate del Río Jiboa”,  reunió a las autoridades gubernamentales (MARN, MINEC, MAG y Protección Civil); junto a la Asociación de Municipio de Los Nonualcos;  organizaciones sociales (FUNDE, FUNDASAL, CÁRITAS) para incentivar acciones que detengan la degradación de este cuerpo de agua que recorre 60 kilómetros del territorio nacional.

El técnico de la Unidad Ambiental observó, además, que la extracción furtiva sin control o permisos del material pétreo afecta en dos niveles: primero, el ecosistema del cuerpo de agua, y también a las municipalidades, porque no cuentan con mecanismos de control sobre la explotación de los recursos naturales.

“Sabemos que algunas empresas tienen permiso, otras no, los permisos los entregan los ministerios de economía y medio ambiente; esta falta de regulación ha llevado a un  degradado enorme del Jiboa, tanto en su extracción de material, como en la deforestación, esto generó también su baja del caudal, de eso tenemos estudios y diagnósticos”, ratificó.

En cuanto a la responsabilidad  social de las empresas que se dedican a la construcción y que socavan el lecho del río, Bernabe informó que aún, no se ha logrado un compromiso en la retribución del medio ambiente y el rescate del Jiboa.

“Lastimosamente las empresas no se hacen cargo de la compensación ambiental -que debería ser primordial- por eso en la Alianza ha considerado incluirlo en un literal; claro no se puede prohibir totalmente porque es algo que se utiliza en la construcción, pero si deben existir controles y medidas que paren la extracción de material pétreo de forma indiscriminada, sin ningún control técnico -como dijo un alcalde- no podemos seguir este ritmo, porque si no, solo podremos ver al Jiboa en una sola masa de tierra y arena o en dibujos”, reafirmó.

David Vásquez, del Foro del Agua, expresó que: “Aquí trabajamos junto al Sínodo Luterano, Alfalid de El Salvador, FUNDASAL,  la Asociación de Pobladores de la Paz (CODEPAZ) y la Asociación Madre Cría, y estamos apoyando también la Alianza, junto a la Asociación de Los Nonualcos”. “Es una problemática  bastante vieja que se extiende a lo largo de  20 años, en donde el problema más fuerte y visible es la extracción de material pétreo, arena y otras materias que son lecho de río, lo que impide que el río Jiboa se desarrolle normalmente”, añadió.

Sobre la disminución de caudales debido a la deforestación de toda la ribera del río hacia arriba, en donde nace la cuenca, los caudales se relaciona con el Lago de Ilopango donde su desagüe es alimentador de este río.

“Ahora, pueden ver que en pleno invierno en que ha estado lloviendo  cada 2 días en esta zona y prácticamente no es ni la quinta parte, que fue hace 20 años, se puede apreciar hasta donde llegaba el río, esas dimensiones que son más estrechas. Y a esto sumemos el problema de contaminación por el uso de agroquímicos, debido a los cultivos de caña de azúcar en la cuenca y especialmente de las cooperativas cañeras y todos los residuos caen al río, más todos los problemas que no es únicamente el consumo humano, sino la acuicultura y el ganado que lo traen a beber agua, todo esto se encuentra en  deterioro”, admitió.

En cuanto a la compensación ecológica, Vásquez, afirmó que siempre ha sido un planteamiento de las organizaciones ambientalistas y sociales, desde mucho  tiempo atrás y que es, este momento el más apropiado para lograr que se concretice bajo el concepto de rescate de los recursos naturales del país.

“Tenemos una situación que se vuelve más crítica por la situación hídrica que  vive  el país, que está amenazado por las pocas precipitaciones por El Niño,  las sequías y el Corredor Seco, todo esto debe acentuar las distintas problemáticas de contaminación, de extracción de material, todo esto vuelve el tema más urgente y debemos unirnos, para resolverlo de forma integral”, puntualizó.

Un comentario

  1. Ciudadano Salvadoreño

    exácto: a mayor población, mayor deforestación … es muy lógico !!!!!!!!!!!

    por eso también es mala la sobrepoblación de cualquier especie.

A %d blogueros les gusta esto: