web analytics
Lunes , 21 Agosto 2017
Inicio » Nacionales » Carretera de oportunidades con justicia y seguridad por la rehabilitación y la reinserción social
Carretera de oportunidades con justicia y seguridad  por la rehabilitación y la reinserción social

Carretera de oportunidades con justicia y seguridad por la rehabilitación y la reinserción social

@DiarioColatino

Las mañanas en la Granja Penitenciaria de Santa Ana son frescas, viagra pero el frío no impide que desde las 5:00 a.m. los 131 internos de semilibertad, que ahí se encuentran, desarrollen las actividades del día.  Sus instalaciones están ubicadas en el kilómetro 72 ½ de la carretera que conduce hacia Metapán. Este es uno de los componentes del Programa “Yo Cambio”, ejecutado por la Dirección General de Centros Penales (DGCP) desde noviembre del año 2010.
El objetivo principal de la granja es la rehabilitación y reinserción de los privados de libertad, para cumplir con el artículo 27 de la Constitución de la República que  expresa: “El Estado organizará los Centros Penitenciarios con el objetivo de corregir a los delincuentes, educarlos y formarles hábitos de trabajo, procurando su readaptación y la prevención de los delitos”.
*8santa ana 1En la granja, cada interno tiene una labor específica, una de las más novedosas es la piscicultura. Al caminar sobre las veredas de los estanques de tilapia, los rayos del sol hacen que su agua parezca un espejo gigante. Ahí, José C. trabaja todos los días de la semana. Las gotas de sudor le recorren el rostro y el cuello hasta desaparecer en el logo del Programa “Yo Cambio” de su camisa amarilla, que es el símbolo de su esfuerzo por dejar atrás el hecho que lo llevó a ser privado de libertad.

Su trabajo no es sencillo. Desde hace dos meses que fue trasladado del Centro Penal de Apanteos, ubicado en Santa Ana, se encarga de limpiar el estanque número uno, en el que se cultivan un aproximado de 9 mil tilapias. No trabaja solo, forma parte de un grupo de 10 internos que cuidan de los dos  estanques con los que cuenta la granja, como parte de sus actividades de rehabilitación y reinserción social. “Me iré no sin antes aprender los diferentes hábitos que nos enseña la granja, el cultivo de alevines a tilapias, para sacar adelante a mi familia. Creo que me será de mucha ayuda”, dice.

El proyecto de la piscicultura fue impulsado por la DGCP entre abril y mayo del 2012, en ese lapso se realizó la elaboración del diseño, bosquejo y las propuestas de los dos estanques actuales. Del 14 de enero al 12 de julio de 2013 se desarrolló la construcción del primer estanque. Sus dimensiones son de 60 metros de largo por 30 metros de ancho, con una capacidad para cultivar de 9 mil a 10 mil 500 alevines.  A finales de julio de 2013 se sembraron, por primera vez, 10 mil 500 alevines. Después de un aproximado de cinco meses, período de crecimiento de esta especie, se obtuvieron 167 libras de tilapias, que fueron  consumidas por los privados de libertad y sus seres queridos en un convivio familiar como premio a su esfuerzo.

*8santa ana 3De manera simultánea, se construyó un segundo estanque con iguales dimensiones a las del primero. En este se sembraron, en la última semana de agosto de 2013, 10 mil alevines, con la ayuda de instituciones como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (CENDEPESCA).

Próximas capacitaciones

La Dirección General de Centros Penales,  durante la presente gestión, ha implementado un novedoso método de rehabilitación mediante la creación y fortalecimiento de habilidades para la vida, donde los privados y privadas de libertad  se han vuelto gestores de dicho proceso en el cumplimiento de su pena.

En la actualidad, en la Granja Penitenciaria de Santa Ana se han producido cultivos de maíz, rábano, chile verde, pepino, rosa de Jamaica, repollo, entre otras hortalizas. También se ha desarrollado la producción de tilapias, que han venido a enriquecer los conocimientos de la población interna en ese lugar. Además de los trabajos agrícolas, los privados de libertad realizan procesos de jardinería.

Con los resultados se han obtenido experiencias de aprendizaje que fortalecerán el desarrollo de la Granja, ya que la meta es incorporar a 1,000 privados de libertad en programas de creación y fortalecimiento de habilidades para la vida. Para esto, se ha obtenido financiamiento y cooperación internacional con la que se pondrán en marcha talleres de serigrafía, mecánica automotríz, estructuras metálicas y panadería.

Rehabilitación integral

La granja cuenta con 54 manzanas de terreno. Antes de la llegada de los internos era un predio descuidado y rústico. Gracias a los trabajos de mantenimiento y reconstrucción, ejecutados por la Unidad de Operaciones de la DGCP con la ayuda de privados de libertad del Centro Penal de Apanteos y la Penitenciaría La Occidental, se logró establecer condiciones adecuadas para que los internos en proceso de rehabilitación desarrollaran sus labores en un ambiente digno.

Además del proceso de rehabilitación, del trabajo y aprendizaje que los internos reciben  en la granja, estos obtienen los beneficios contemplados en el Art. 105-A de la Ley Penitenciaria, en donde se establece que: “Dentro de la actividad de tratamiento orientada a la readaptación, el interno condenado podrá redimir su pena mediante el trabajo a razón de dos días de pena por un día de labor efectiva”.  Este proceso es realizado bajo la dirección, control y supervisión de la Administración Penitenciaria y el  Consejo Criminológico Nacional, este último es el encargado de remitir la constancia de la actividad laboral  ejecutada por el interno al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de la Pena competente para que se efectúe la rectificación del cómputo practicado.

La Granja Penitenciaria fue inaugurada el 14 de junio del año 2012 por el Presidente de la República Mauricio Funes. Desde esa fecha 317 internos de fase de confianza y semi libertad ingresaron a la granja y un total de 163 han recuperado su libertad. Hasta la fecha se cuenta con una tasa de reincidencia del 0%.

Los egresos de los privados de libertad son aprobados por los Jueces de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena, con base en los informes de los Equipos Técnicos Criminológicos. Estos  datos,  según   Rodil  Hernández,  Director  General de Centros Penales, son la prueba de que el programa ha sido exitoso. “Hemos sentado las bases profundas del Sistema Penitenciario. Nos sentimos satisfechos de que este programa rehabilitante y seguro esté brindando sus frutos”, afirmó.  Para el Sub Director General de Centros Penales, José Luis Rodríguez, este proyecto se ha convertido en un referente para toda Latinoamérica. “Recientemente fuimos evaluados por un consultor europeo con mucha experiencia en temas relacionados a la rehabilitación, y bien marca que el tema de las granjas penitenciarias en El Salvador puede convertirse en un referente, más que todo por el tema rehabilitante que se está dando en cada una de ellas”, explicó.  Según el consultor internacional Elías Carranza, Director del Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD), este innovador modelo le permite a los privados de libertad vivir el proceso de cumplimiento de la pena bajo un ambiente en donde podrán adquirir insumos que les permitirán incorporarse a la vida laboral al recuperar su libertad.   “Ojalá este mismo trabajo continúe durante el próximo gobierno. Todo aquello que se invierta en prevención se evita en represión”, expresó. La Granja Penitenciaria de Santa Ana forma parte de los cuatro  componentes del Programa “Yo Cambio”: Cooperativas de Solidaridad, Granjas Penitenciarias, Producción Penitenciaria y Apoyo a la Comunidad. Este programa se desarrolla desde noviembre del año 2010 bajo el lema “Compenso, Trabajo y Ayudo a construir una sociedad mejor”,  como parte de la Política Penitenciaria de la DGCP.

A %d blogueros les gusta esto: