web analytics
Domingo , 23 Julio 2017
Inicio » Editorial » Bien por el diálogo, pero…
Bien por el diálogo, pero…
El diputado de ARENA René Portillo Cuadra fue el principal vocero de ese partido político respecto a la necesidad de modificar la Ley de Extinción de Dominio, que a su vez fue acompañada por otros personeros de la derecha que a menudo son entrevistados en los programas de opinión de la televisión salvadoreña. Este periódico, por cierto, cuestionó dicha ley, que el Estado expropie los bienes de los sospechosos de enriquecimiento ilícito, sin antes haber sido vencido por un tribunal competente. La derecha se dio cuenta de ese asunto, hasta que a la Fiscalía General de la República se le ocurrió expropiar los bienes del difunto presidente Francisco Flores Pérez. La viuda del ex mandatario, Lourdes de Flores, acompañada de su hijo e hija, denunció que entre lo expropiado estaban algunas herencias familiares. La derecha opositora, tanto empresarial como política, vio en la ley un problema cercano y de futuro, por lo que inició la generación de opinión favorable a la reforma. Y cuando los diputados introducen la reforma a la mencionada ley, argumentando lo arriba expuesto, y para ponerla en sintonía con el artículo 240 de la Constitución de la República, los diputados de ARENA, salvo una, se abstienen de votar: en la plenaria guardaron silencio cómplice, o mejor dicho, silencio de respaldo, pues no votaron ni en contra, ni criticaron la aprobación de las reformas. Hoy está claro que ARENA no votó y guardó silencio, para no ser criticados ni por las redes sociales ni por la Embajada de los Estados Unidos. A lo mejor los diputados sabían por adelantado que la Fiscalía General de la República protestaría como lo hizo, y que lo mismo iba a suceder con la Embajada de los Estados Unidos. Hoy, los costos políticos los están pagando el partido GANA, el FMLN y los diputados del PCN que votaron por dicha reforma. En la derecha seguramente están aplaudiendo a los areneros por no votar ni a favor ni en contra de la ley que ellos promovieron, y seguramente los habrán calificado de listos o hábiles para el manejo político, pero el pueblo debe tener claro que el comportamiento de ARENA es el reflejo de su doble moral, o de su hipocresía como los calificó el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele.

Bien por el diálogo, pero…

Gracias a una convicción del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, de apostarle al diálogo para afrontar los problemas más sentidos de la nación, el miércoles se desarrolló la segunda reunión, en la que participó una representante del partido ARENA, de segundo nivel, solo “para informarse”.
El partido ARENA se levantó de las mesas de diálogo a finales del año pasado, so pretexto que el Gobierno había incumplido la Ley de Responsabilidad Fiscal, que obliga al Gobierno a tomar medidas para reducir, en el año 2017, un punto del Déficit Fiscal.
El Déficit Fiscal que enfrenta el Gobierno actualmente es del 3%. En 2009, cuando asume el Gobierno por primera vez el FMLN ese déficit era del 6% del Producto Interno Bruto, equivalente a unos 1,300 millones de dólares.
Otro de los motivos que arguyó ARENA para no regresar a las mesas de diálogo fue la aprobación del Presupuesto General de la Nación, al que dicho partido político se oponía en su agenda sistemática de boicotear para arrinconar al Gobierno y luego extorsionarlo políticamente.
Aunque la negativa, de ARENA, a participar en las mesas de diálogo del Gobierno no es compartida por todos los areneros.
Recientemente, Edwin Zamora, exdiputado y excandidato a alcalde, criticó la postura de ARENA e invitó a la dirección de dicho partido a participar en los diálogos.
El miércoles, finalmente, se reanudaron las mesas de diálogo entre el Gobierno y los Secretarios generales de los partidos políticos.
ARENA envió a la diputada Milena Calderón Sol, una diputada, y por tanto, una representante de segunda categoría.
La táctica de ARENA de mandar a la diputada Calderón es seguramente para no asumir ninguna responsabilidad, dado que, incluso, con anterioridad había manifestado que asistiría en calidad de “oyente”, es decir, sin ánimos de compromiso.
ARENA le ha exigido al Gobierno reducir el Presupuesto General de la Nación en casi un mil millones de dólares, los cuales serían readecuados en temas como pensiones, en general, y otras obligaciones que el Gobierno tenía planeado cubrir mediante empréstitos.
En su afán de corresponder a las exigencias de ARENA, el Gobierno anunció el miércoles que la próxima semana presentará en la mesa de diálogo, un nuevo decreto de austeridad, que afectaría todas las instancias públicas.
Es preciso recalcar que la austeridad con la que viene operando el Ejecutivo desde 2009 ha afectado hasta hoy a los sectores medios, lo que ha generado algún descontento y que se refleja en las encuestas.
Es cierto que la prioridad de los dos gobiernos de izquierda ha sido la población de menos recursos y eso se refleja en los paquetes escolares y los uniformes y calzado que el Gobierno entrega gratuitamente a más un millón 500 estudiantes del sector público.
De ahí que cuando se anuncia más austeridad, sobre todo, en la rebaja de subsidios, pues, nos lleva a pensar que los afectados serán siempre sectores de las capas medias, y esto podría generar más descontento no solo contra el Gobierno, sino contra el partido de Gobierno.
Es decir, es bueno que haya diálogo y que se incorpore ARENA, pero no hay que darle muchas concesiones a este partido político, pues este está siguiendo su estrategia electoral y su agenda de acorralamiento del Gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: