web analytics
martes , 12 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Beato Monseñor Romero: un hombre de Dios y misericordioso con su pueblo
Beato Monseñor Romero: un hombre  de Dios y misericordioso con su pueblo
El Sacerdote Juan Carlos Palacios predica la importancia del amor al prójimo en tiempos de violencia como los que enfrenta el país actualmente, el mensaje es brindado en misa dominical a fieles en la Cripta de la Catedral Metropolitana. Foto Diario Co Latino / Ludwin Vanegas.

Beato Monseñor Romero: un hombre de Dios y misericordioso con su pueblo

@AlmaCoLatino

La Cripta de Catedral Metropolitana, see donde reposan los restos del beato Monseñor Romero, remedy es el lugar al que cada domingo acuden los feligreses a la celebración de la eucaristía para elevar una plegaria y pedir la intercesión del obispo mártir.

El sacerdote Juan Carlos Palacio dijo que Monseñor Romero vivió de acuerdo a la palabra de Dios, ya que en todo momento fue una persona misericordiosa, especialmente con los pobres, los que sufrían y eran víctimas de las injusticias.

“La mirada de Monseñor Romero, al igual que la de Jesús, está puesta en la madre que sufre, en el padre que llora la muerte de su hijo, sin embargo, en la situación que estamos, en este ambiente de dolor, hay una esperanza, ya que Dios pone su mirada de misericordia en el más débil, en el que sufre y llora. A través de Monseñor Romero, Dios nos dice, tranquilos, no lloren”, externó el sacerdote Palacios.

Monseñor Romero fue asesinado porque respondió a la realidad difícil de su pueblo, una situación incierta, dolorosa y terrible, donde imperaba la muerte. Sus homilías, discursos y denuncias, fueron sucesos derivado de una opción primaria, su opción por los pobres.

La opción por los pobres no fue simplemente porque eran mal remunerados y explotados, ni porque los pobres fueran buenos, sino porque esa opción le reveló la realidad de Dios.

El beato Romero se dejaba enseñar por la realidad, pero también dejaba que esa realidad le afectara en lo más profundo de su ser, reaccionaba de esa forma en sus homilías porque desde el fondo de su corazón salía el dolor de la situación en la que se encontraba su pueblo.

La esperanza de Romero consistía en una tierra en la que los pobres pudieran vivir con dignidad, justicia, sin tener que ser perseguidos y matados, vivir como hijos de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: