web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Nacionales » Agenda latinoamericana se une al clamor por detener el desastre climático
Agenda latinoamericana se une al clamor por detener el desastre climático
Jordi Planas presenta el mapa “Una Mirada Más Justa al Mundo”, en la Agenda Latinoamericana Mundial 2017, y Emiliana Salinas presenta la agenda de don Pablo. Foto Diario Co Latino/ Juan Carlos Villafranco.

Agenda latinoamericana se une al clamor por detener el desastre climático

@AlmaCoLatino

La Agenda Latinoamericana 2017 pretenden provocar la conversión ecológica para que a partir de ahí convertirlo todo, pues sólo una sociedad marcada por una cultura profundamente ecológica con una opinión pública en sintonía intelectual y cordial con la ecología podrá evitar la catástrofe climática que amenaza en el actual estado de débil penetración social de este nuevo paradigma.

La Agenda Latinoamericana es un documento anual de carácter colectivo que incluye artículos sobre un tema específico cada año,  su primera edición fue en 1992, con motivo de la conmemoración del Vº Centenario del Encuentro entre América y Europa.

Jordi Plana, representante de la Agenda Latinoamericana, visitó El Salvador y explicó a Diario Co Latino que todavía no va a ser posible revertir la carrera hacia el desastre que lentamente se recorre, urge la concientización ecológica por una ecología integral, con la que se pueda transformar y reconvertir todo estilos de vida, sistema energético y de producción, pensamiento y religiosidad.

“Sólo dejaremos de destruir la naturaleza y de autodestruirnos cuando nos dotemos de una nueva visión que nos haga conscientes de la dimensión sagrada de la naturaleza y de nuestro carácter plena y orgullosamente natural”, sostuvo el representante de Agenda Latinoamericana.

La COOP21 de París no ha despejado las dudas, y la reducción de gases de efecto invernadero que ha de ser puesta en marcha para no sobrepasar el límite de los 2ºC a final de siglo, es de tal magnitud, que parece irrealizable. En efecto, para mantener en ese límite los países desarrollados deben reducir sus emisiones en un 70% o un 85% si asumen el plus de su responsabilidad histórica antes de 2050.

A pesar que la conciencia ecológica crece en el mundo todavía no hay voluntad política en las sociedades ni en sus gobiernos, ni movimiento suficiente en la opinión pública para el cambio que se necesita.

“Mayoritariamente, seguimos siendo deudores de la vieja visión, la que causó el problema, mientras sigamos viendo el mundo con esa vieja visión, no dejaremos esta cómoda y suicida actitud de depredar la naturaleza por un idolatrado supuesto crecimiento económico”, aseguró Plana.

Jordi Planas presenta mapa: Una Mirada Más Justa al Mundo, en la Agenda Latinoamericana Mundial 2017, ecología integral. Foto Diario Co Latino/ Juan Carlos Villafranco.

Según datos actuales, en 2030 se habrá emitido todo el gas de invernadero «presupuestado» para 2050, por lo cual hace falta una «conversión ecológica», que llegue a ser una verdadera «revolución cultural», matiza el papa Francisco, y propone como eje operativo ese nuevo concepto que ha suscitado tan buena acogida, la «ecología integral», aunando lo social y lo político, lo cultural y lo personal, todas las dimensiones de la realidad, interrelacionadas y articuladas.

La Agenda latinoamericana quiere sumarse a este clamor mundial, creciente, aunque todavía insuficiente. Se suma al grito a los teólogos y teólogas del Tercer Mundo, especialmente de aquellos países que ya están sufriendo los efectos del calentamiento planetario con miles de refugiados climáticos, que es el grito de la Tierra al unísono con el grito de los pobres.

Se suma también al clamor de la Madre Tierra, al de las selvas mutiladas, los bosques calcinados, los ríos contaminados, las montañas horadadas, los animales acorralados en su hábitat invadido y las especies en extinción, como consecuencia de las ambiciones desmedidas y egocéntricas de una especie que se ha autoproclamado diferente, superior, dueña de la creación, y que mira al resto de la Naturaleza como una simple despensa de «recursos naturales» al servicio del «desarrollo económico».

Plana indicó que la iniciativa de la Agenda Latinoamericana fue de José María Vigil y Pedro Casaldáliga, buscando constituirla como vehículo de las llamadas Causas Latinoamericanas. A partir del año 2000 la Agenda Latinoamericana añadió a su nombre el adjetivo de Mundial para expresar su solidaridad universal.

Con el tiempo se ha ido convirtiendo en el símbolo de una corriente de educación popular concientizadora en la línea de la pedagogía de la liberación latinoamericana, donde se encuentran cada año textos emblemáticos, cortos pero densos, con el propósito que sirvan como el texto de lectura previa a partir del cual desarrollar el debate central en las actividades de educación popular.

A %d blogueros les gusta esto: