Página de inicio » Opiniones » Las plazas vacantes de la UES

Las plazas vacantes de la UES

Por Fredis Pereira

Máster en Administración y Gerencia Pública

Las autoridades de la Universidad de El Salvador (UES) prefieren mantener en secreto las plazas vacantes porque esto les permite funcionar bajo el régimen del clientelismo político y el nepotismo. Así las contrataciones se hacen sigilosamente contraviniendo la buena administración que ordena la Ley Procedimientos Administrativos.

Ocultar las plazas vacantes es consenso de las autoridades universitarias. Este proceder se ha mostrado en el procedimiento de respuesta a la solicitud de información referencia UAIP/98/2022, cuando se pusieron de acuerdo para responder que no se ha dispuesto de plazas vacantes para el periodo 2019-2022. Así las autoridades universitarias, abusando de la autonomía, incumplieron sus obligaciones legales y faltaron al principio de transparencia y rendición de cuenta que establece la Ley de Ética Gubernamental.

La abundancia de plazas vacantes sostiene los reiterados contratos irregulares que acostumbran las autoridades universitarias. Por cada plaza vacante que ocultan, se generan economías de salarios que son utilizadas para financiar contratos irregulares de personal docente y administrativo. Estás economías son el botín perseguido por quienes acostumbran a gestionar al margen de la ley en la UES, porque les permite los recursos suficientes para contratar sin seguir un debido proceso.

Para el año 2019 se estima la existencia de más de 300 plazas vacantes en la Universidad de El Salvador. Solo en la Facultad de Ciencias Económicas existían 34 plazas vacantes para el año 2019, que generaban una economía de salarios de más 500 mil dólares anuales. La cantidad de plazas vacantes se mantienen en crecimiento por la muerte y jubilación de empleados, que acrecientan las economías de salarios y se utilizan para financiar las contrataciones irregulares; así para el año 2024, las plazas vacantes contempladas en la misma facultad ascienden a 44, que generan una economía de salarios de más 700 mil dólares anuales.

Las autoridades incumplen la legislación universitaria sobre la administración de las plazas vacantes.  En el artículo 32 del Reglamento General del Sistema de Escalafón del Personal de La Universidad de El Salvador se establece que: “toda vacante que se produzca en una unidad, Escuela, Departamento o Área; deberá cubrirse preferentemente mediante la promoción del personal académico de la misma Facultad o de la Universidad.” Esta disposición se la saltan impunemente y recurren a los contratos irregulares en contravención del artículo 83 de las disposiciones generales del presupuesto.

Preservar las plazas en vacancia permanente facilita contratar irracionalmente. Es curioso que, en la Facultad de Ciencias Económicas, en el periodo de 2019-2024, sólo en la Escuela de Administración de Empresas se han generado más de 40 contracciones en tiempo adicional y 195 contracciones temporales, a pesar de que, a juicio del director de la escuela, Mtr. Abraham Vásquez Sánchez, la demanda estudiantil está disminuyendo, y que alega que cuenta con una planta de 21 docentes a tiempo completo y 6 medio tiempo, que le son suficientes para cubrir la carga académica; aun así, es común que cada ciclo académico se contrate personal para la función docente sin tener un estudio técnico que lo sustente y sin una solicitud debidamente justificada.

El Consejo Superior Universitario es uno de los principales responsables de la gestión irracional de las plazas vacantes. Primero porque ha incumplido la obligación de aprobar de manera oportuna los manuales operativos que establece el reglamento del escalafón. También porque ha emitido lineamientos bajo el Acuerdo No. 015-2017-2019 (V1.5) con los cuales facilita esta gestión irracional de las plazas vacantes en la Universidad de El Salvador.

Esta situación está expuesta en varios informes de auditoría sin que por eso mejore la gestión ¿Quién hará que se cumpla la ley en la UES?

Ver también

Adiós a Omar Argueta

Luis Armando González Cuando recibí la noticia –una triste noticia, sin duda alguna— de la …