web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Articulos » Unas palabras para la clase trabajadora y a nuestro gremio

Unas palabras para la clase trabajadora y a nuestro gremio

SINDICATO DE MÉDICOS TRABAJADORES
DEL INSTITUTO SALVADOREÑO DEL SEGURO SOCIAL (SIMETRISSS)

Esta semana Simetrisss se reviste con sus gestas para mantenernos unidos y vivos a los ideales de lucha para alcanzar los derechos que tenemos como trabajadores, advice no solo del gremio médico sino de todos los que laboramos por un salario y trato digno que permita el progreso social y económico. El jueves 1° de mayo no solo indicará asueto en el calendario, clinic   sino la conmemoración a la entrega de los mártires de Chicago, sovaldi la clase trabajadora que abogaron incansablemente por lograr una jornada laboral de ocho horas  y participaron en las diversas huelgas, llegando al punto máximo y funesto incidente en mayo de 1886 en la Haymarket Square de Chicago. Enseñándonos que la unión hace la fuerza.

Lo que nos lleva a meditar sobre esos hechos históricos y la actualidad. Estar en el siglo XXI no significa que todo está bien, se ha mejorado, pero existen factores por los cuales como sindicatos no debemos dejar de existir y manifestarnos.

Año con año se reprocha que aún existan dificultades en el área laboral y se cuenta con un índice poblacional elevado que ni siquiera ha obtenido un empleo, pero paradójicamente, pese a la crisis que se vive hay una pequeña porción de empresarios, y algunos mal llamados inversionistas, la clase dominante que ha aumentado su poder adquisitivo pero solo se refleja en su contexto, más no en el desarrollo del país y de su gente que la mayoría es una clase trabajadora.

La verdad, no solo es señalarles a ellos, darse golpes de pecho por la crisis de pensiones, decir que el futuro es de los jóvenes cuando todos sabemos que ni siquiera tienen la oportunidad de obtener experiencia laboral,  los salarios estancados o de hambre. Todos tienen una solución, difícil pero si no se hace nada se seguirá cayendo   en un abismo.

La respuesta a la problemática y la desaceleración en el desarrollo económico de la nación es sencillamente el trabajo, por ello las políticas gubernamentales deben estar orientadas a la generación de empleos, la capacitación constante y generar un clima propicio para las inversiones. Señalo eso último porque los salvadoreños son emprendedores,  pero el medio los ata de manos para crecer o aventurarse a poner sus propios negocios, la delincuencia nos afecta en general, pero son los pequeños y medianos empresarios los más perjudicados  a través de las extorsiones y el miedo infundido por ese grupo parásito que no nos deja brillar por nuestra propia luz y evita incluso que el país sea mejor visto en el extranjero para que los inversionistas extranjeros vengan y generen más fuentes de empleo, y ahora se debe negociar con ellos con el incertidumbre del irrespeto o represarías que puedan tener ante su seguridad de sentirse intocables.

Nos falta mucho que conseguir con pocos recursos, pero lo importante es saber lo que se quiere y necesita para reorientarnos. Desde nuestra área, como gremio podemos decir que trabajamos por un mejor El Salvador desde nuestros consultorios. Algunos puntos como los largos períodos de espera para una consulta médica, carencia de medicamentos, burocratización de los servicios, carencia de equipo técnico adecuado no son responsabilidad del médico que le brinda su consulta, sino de un sistema de salud que necesita cambios basados en las solicitudes actuales.

Estas son nuestras banderas para que este próximo jueves 1° de mayo nos unamos a una misma voz para pedir lo que por derecho merecemos recibir… Un sistema de calidad, oportunidades de formación, clima laboral apropiado,  sueldos dignos y escalafonados, seguridad y desarrollo.

¡Colega, juntos dignifiquemos el gremio médico!

Ven con nosotros a la marcha del Día del Trabajo desde las 7:30 a.m. partiendo de Boulevard de Los Héroes, esquina opuesta a Hotel Intercontinental hasta Monumento al Divino Salvador del Mundo, y juntos devolvámosle el valor a nuestra gabacha blanca. 

A %d blogueros les gusta esto: