web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Tambores de paz

Tambores de paz

@arpassv

El próximo presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén llegó el fin de semana a Tegucigalpa sonando tambores de paz. Mientras el ejército de Honduras ocupa ilegalmente la salvadoreñísima Isla Conejo y ataca a pescadores salvadoreños en el Golfo de Fonseca, drugstore el futuro gobernante visita al presidente hondureño Juan Orlando Hernández y lo hace firmar una declaración donde se compromete a utilizar el diálogo como mecanismo para resolver los conflictos bilaterales y regionales.

Antes de visitar Honduras, drugstore Sánchez Cerén estuvo en Managua y, recipe junto a su homólogo nicaragüense Daniel Ortega, declaró el Golfo de Fonseca como zona de paz y desarrollo para la integración centroamericana. Así, rodeado, el presidente hondureño no tuvo más opción que firmar la declaración cuyo texto ratifica a Honduras y El Salvador como “países hermanos con raíces comunes y desafíos que deben ser abordados en paz, dialogo y fraternidad”.

La declaración sostiene que Honduras y El Salvador son “amantes de la paz” y que sus gobiernos privilegian los mecanismos de diálogo para resolver cualquier situación conflictiva. “Como mandatarios de nuestros pueblos apostamos a desarrollar un diálogo constructivo, fluido y sostenido que nos permita estrechar aún más los lazos que felizmente nos unen”, expresa la declaración firmada por Hernández y Sánchez Cerén.

En la declaración, el futuro gobernante de El Salvador y el presidente de Honduras reafirman “el compromiso con la integración centroamericana y el trabajo conjunto para fortalecer los procesos que lleven a una Centroamérica más unida y en paz, democracia y desarrollo. Tal como lo deseó el célebre prócer hondureño-salvadoreño Francisco Morazán, el más grande unionista centroamericano.

Hernández suscribió la referida declaración poco después de que su temeraria canciller Mireya Agüero dijera que, en el caso de la Isla Conejo, el diálogo y la negociación no tienen sentido. Consecuente con la firma de la  declaración, el gobernante hondureño deberá desalojar el territorio salvadoreño ocupado ilegalmente por sus tropas y dirimir la disputa en las instancias de la justicia internacional.

El presidente electo de El Salvador, por su parte, demuestra así su profunda vocación pacífica y su genuina perspectiva integracionista. A los tambores de guerra de los golpistas hondureños, las derechas de la región y los halcones estadounidenses, el otrora comandante guerrillero Leonel González responde con tambores de paz, diálogo y fraternidad.

A %d blogueros les gusta esto: