web analytics
Página de inicio » Nacionales » Pueblos Indígenas se declaran en resistencia por su “Abuelo Río”
Enrique Carías, integrantes de MESUTSO, junto a representantes de otras organizaciones sociales, rechaza la remoción de los magistrados, Samuel Lizama y Cesia Romero en la Cámara Ambiental de Santa Tecla. Foto Diario Co Latino/Cortesía.

Pueblos Indígenas se declaran en resistencia por su “Abuelo Río”

Redacción Nacionales

@DiarioCoLatino

Los cuatro guías espirituales invocan en el círculo de fuego sagrado al creador y los espíritus de sus ancestros y piden conocimiento y fortaleza para continuar en resistencia en defensa del “abuelo río”, el Sensunapán, que por ahora se encuentra amenazado por la octava presa hidroeléctrica que mina su cauce en la tierra de los Izalcos.

“El nahuat del día nos asegura estar en el lugar que nos corresponde como pueblos nativos y que seguimos luchando por la vida. Que nuestro creador lo dejó ordenado para que nosotros lo cuidáramos pero desgraciadamente se ha perdido”, expresó Antonio Sarco, guía espiritual.

El Tata Sarco explica el significado de la energía y espíritu del número 4, proveniente de la simbología ancestral que está ligada a los bienes naturales y los elementos, para llamar a la conciencia de los presentes de resguardar la energía de todo lo vivo en el planeta.

“El cuatro puede significar los cuatro pilares que sostiene el universo, la madre tierra, el sol y las estrella. Puede representar los cuatro puntos cardinales el Oriente en la salida del sol; el Poniente la llegada de la noche, el Norte el viento y el Sur el agua. Por la que luchamos ahora. Y también, pueden ser los cuatro horcones que le ponemos a una casa para sostenerla y no caiga, por esto estamos reunidos aquí”, agregó Sarco.

En las tierras del sitio sagrado de “La Periquera”, comunidades de Pueblos Indígenas y las organizaciones MESUSTSO, ARUMES, Comité Indígena para la Defensa de los Bienes Naturales, Radio Sensunat, ALGES y UNES, se pronunciaron en contra de la remoción de los Magistrados de la Cámara Ambiental de Santa Tecla, Samuel Lizama y Cesia Romero, quienes mostraron en sus resoluciones un compromiso por la protección del medio ambiente y acercar la justicia a las comunidades.

Enrique Carías Morán, residente del cantón Sisimitepet, es integrante del Comité Indígena para la Defensa de los Bienes Naturales de Nahuizalco y la Mesa por la Sustentabilidad de los Territorios de Sonsonate (MESUTSO), quien expresó la preocupación por las últimas decisiones que el Gobierno tomó para controlar al órgano Judicial.

Estudios técnicos en poder del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales señalan que el río Sensunapán se encuentra en estrés hídrico por la sobrecarga de extracción del agua. Foto Diario Co Latino/Cortesía.

“Nos queremos referir concretamente a los cambios de magistrados en la Cámara Ambiental de Santa Tecla, esa acción de remover y quitar al Juez Samuel Lizama, y la Jueza Cesia Romero, que en su trabajo han sido dos hermanos muy valiosos para el pueblo y nuestro país es realmente lamentable, porque ellos dictaron medidas cautelares (evitar daños), solo mencionaré tres casos: río Grande de San Miguel, río Lempa y el río Sensunapán”.

“Hay muchos casos, pero hablamos de estos porque estamos frente a una crisis de agua, en donde el magistrado Lizama mostró su compromiso de justicia, el derecho y la protección del medio ambiente y lugares sagrados nahuas”, afirmó Carías.

Pobladores de los cantones de Sisimitepet y Pushtan, del municipio de Nahuizalco, Sonsonate, fueron contundentes al señalar que las resoluciones del Magistrado Lizama, fueron expedidas con el conocimiento de la gravedad que enfrenta el cauce del río Sensunapan, la sobrevivencia y el arraigo de la identidad de los Pueblos Indígenas.

“Ha sido valiente y son resoluciones nunca antes vistas para nosotros como población pobre y en defensa del abuelo río. Realmente, escucharon a las comunidades estos dos magistrados que tuvieron el valor de venir a estos cantones y barrancos, a los que mucha gente tiene miedo. El Juez Lizama hizo un recorrido de inspección luego un análisis de lo que pasábamos y nos sorprendió con su intervención en el cantón”.

“Nosotros vemos sospechoso ese movimiento de sus puestos. Consideramos que la política de este gobierno para este caso (órgano Judicial), tiene otra intención, y nos preocupa. Por eso denunciamos esta grave situación porque está en riesgo nuestra vida, nuestra salud y todo el ecosistema”, manifestó Carías.

Son 17 años de resistencia de los habitantes de Sisimitepet y Pushtan, contra la presión económica que ejerce la empresa hidroeléctrica Sensunapan, que pretende instalar la octava represa al cauce del río. No obstante, Sofía Morán, defensora del Comité Indígena para la Defensa de los Bienes Naturales de Nahuizalco, señala de forma segura que esta obra no se realizará.

Cuatro guías espirituales de los Pueblos Indígenas encienden el fuego sagrado para pedir fortaleza a sus ancestros en su lucha por el abuelo río. Foto Diario Co Latino

“Sabemos que la empresa, está aprovechando los cambios en el órgano Judicial, para solicitar un cambio de las medidas cautelares, que dictó el Magistrado Lizama, que dan protección al río y que por ahora, detiene la ejecución de su obra”.

“En el año 2007, nos reunimos con el ingeniero Axel Söderberg, en la parroquia de Nahuizalco, allí le dijimos -como comunidades de Nahuizalco- que no aceptábamos este proyecto, pero este señor no entendió”, recordó Morán.

Retomando el caso de la presa El Chaparral, Morán agregó que en solidaridad se unieron a ese movimiento social que se formó de los “hermanos” del Norte de San Miguel, y recordó las palabras del presidente de CEL en ese momento, quien dijo: “Solo Dios podía parar ese proyecto”, y cuestiona, “¿Cómo está ese proyecto hoy en día?, al mencionar las ambiciones fallidas de los gobiernos y las empresas.

“Les repito, si a 17 años esta represa no se ha logrado construir. Esta empresa Sensunapán debería entender el mensaje porque el creador y el espíritu de nuestros ancestros están con nosotros en esta lucha. A los que hemos invocado para llevar a cabo esta lucha y claramente se ve que están con nosotros”.

“Quiero decirle a la empresa Sensunapan, que entiendan el mensaje que no jueguen con fuego -como decían los abuelos- como este fuego sagrado que está ahí (ceremonia) porque se pueden quemar. Y no se metan con lo sagrado porque les puede pasar lo mismo del Chaparral, y en lugar de ganar, van a perder, solo que en este caso perderíamos todos”, reafirmó Morán.

En cuanto al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), en el año 2014 emitió una resolución de no construir la octava represa e irrespetando esa resolución en el año 2020 se llevó a cabo una nueva consulta que según los pobladores ha ganado el “no” a la construcción de la represa, pero criticaron que el ministro de Medio Ambiente (Fernando López) a un año no ha hecha pública esa resolución de la consulta.

“El mensaje es que estas comunidades que estamos aquí, no nos vamos a quedar de brazos cruzados, y mejor den continuidad del proceso de prohibición, que no haya arreglos bajo la mesa en el proceso, como sucedió con el caso de Tacushcalco, aunque con este gobierno lo vemos difícil porque está haciendo estos movimientos a conveniencia, pero nosotros como comunidades estamos pendientes de estos procesos que dañan nuestro patrimonio que debemos y vamos a cuidar”, dijo Morán.

Alejandro Labrador, activista de la Unidad Ecológica Salvadoreña, reafirmó el gesto de solidaridad por la lucha de los Pueblos Indígenas en Nahuizalco, particularmente a pobladores de los cantones Pushtan y Sisimitepet, al que admiran por sus esfuerzos en defender la naturaleza y su patrimonio ancestral.

“En el río Sensunapan ya existen 7 proyecto hidroeléctricos, que como quedó plasmado en una sentencia de la Cámara Ambiental, explica que existe una afectación del río, y que hay afectación también en sitios nahuas que representan su identidad y un espacio para conectarse consigo, su historia y su legado ancestral, pero ahora, esa Cámara ha sido desmantelada”.

Comunidades Sisimitepet y Pushtan, del municipio de Nahuizalco, Sonsonate, se declaran en resistencia ante la octava represa del río Sensunapán. Foto Diario Co Latino

Sobre las acciones legales de la empresa Sensunapan, que fueron denunciadas por las comunidades, Labrador señaló que saben de buena fuente que la empresa pretende retomar la construcción la octava represa hidroeléctrica sobre el río Sensunapan, al solicitar la nulidad de las Medidas Cautelares que fueron emitidas por el Magistrado Samuel Lizama.

“Ante esta situación, es que nos hemos reunido y pronunciamos en un claro mensaje de protesta y rechazo de parte desde las comunidades, y de las organizaciones ambientalistas que acompañamos la defensa del territorio y de quienes creemos en un sistema de derechos y en la democracia donde es posible disentir respetando las reglas del juego”.

“Cuando se cambia el Sistema Judicial, cuando se dan -Golpes de Timón- que son improvisados, y más parecen represalias, pues, se nos activan las alarmas y por esto estamos denunciándolo. Es de recordar que nuestra preocupación como organización ambientalista que está fundamentada en una grave crisis hídrica, como el hecho que de cada 10 familias 7 tienen serios problemas para obtener agua en cantidad y calidad todos los días”, expuso Labrador.

Sobre el río Sensunapán, luego de un estudio técnico, fue considerado una de las zonas más explotadas en “términos hídricos” en el país. Y en una región que se considera en riesgo por estrés hídrico, la demanda a la que se enfrenta el cuerpo de agua supera su caudal, que incluso el MARN, pese a estos estudios, se ha negado a rechazar este proyecto hidroeléctrico.

“El estudio expresa que la demanda de más de 50 mil millones de metros cúbicos anuales de agua y la oferta es de apenas 32 mil millones de metros cúbicos. Hay una diferencia enorme y una afectación que no solo complicar la calidad de vida de las presente generación, sino a futuro, así como la biodiversidad”, explicó Labrador.

Hugo Díaz, antropólogo independiente, señaló que el Gobierno del presidente Nayib Bukele, al permitir este tipo de acciones en contra de los lugares sagrados, lo único que fomentaba es la continuidad de más de 500 años de represión y opresión hacia los Pueblos Indígenas.

“De no hacerlo significa que estará en el lado equivocado de esos 500 años, en donde ha resaltado una patria que no ha reconocido su plurinacionalidad. La sociedad salvadoreña tal y como la podemos ver ahora, no es una sola nación, hay varias nacionalidades y tipos de sociedad a las que deben ser reconocidas y respetadas en sus derechos”, puntualizó Díaz.

Ver también

Bomberos condecorado con “Medalla de la Unión Europea 2021”

Alma Vilches @AlmaCoLatino Por su ayuda humanitaria en el país y haber atendido más de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.