web analytics
Página de inicio » Mundo » Murió Eduardo Galeano, el escritor comprometido con los marginados

Murió Eduardo Galeano, el escritor comprometido con los marginados

Montevideo/AFP

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, healing there autor de «Las venas abiertas de América Latina», doctor un referente de la literatura comprometida con la izquierda y voz de los marginados de la región, sick falleció este lunes a los 74 años en Montevideo.

Eduardo Germán María Hughes Galeano murió a causa de un cáncer de pulmón, informaron a la AFP fuentes del sanatorio en el que se encontraba internado en la capital uruguaya.

Galeano estuvo ingresado por varios días en el hospital Casmu de Montevido y murió en la mañana de este lunes, según los informantes.

Su editorial en España, Siglo XXI editores, también confirmó su fallecimiento.

«Eduardo Galeano nació en Montevideo el 3 de septiembre de 1940 y ha muerto en la misma ciudad el día 13 de abril de 2015», señaló la casa editorial con sede en Madrid.

«El tiempo comprendido entre ambas fechas se puede llenar con exilios, libros, nombres de amigos y de enemigos, numerosos premios, doctorados Honoris Causa, campañas de descrédito, en suma, la habitual construcción, a partir de un cúmulo de datos varios, del perfil con el que enciclopedias y estudios de todo tipo guardarán su figura para la posteridad», resumieron sus editores.

Un escritor mundial

Galeano fue referencia de la intelectualidad de izquierda latinoamericana de los años 1970, en buena medida gracias «Las venas abiertas de América Latina», un título que fue traducido a más de 20 idiomas en el que cuenta la amargura del continente.

Ya mayor, sabiendo la enfermedad que lo aquejaba, no dejó de escribir, pero sobre todo, no dejó de expresar aquello que sentía como un deber: la crítica social.

En una de sus últimas y más celebradas apariciones públicas, Galeano reclamó su «derecho al delirio» y lanzó un mensaje de deseo a la humanidad, a la que deja un legado de decenas de obras que abordan temas tan variados como la política, la historia o el fútbol.

«Qué tal si deliramos por un ratito (…) para adivinar otro mundo posible. El aire estaría limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones, la gente no será manejada por el automóvil ni programada por el ordenador ni comprada por el supermercado ni mirada por el televisor», dijo Galeano acompañado por un piano en estudio de televisión español.

El escritor, cuya educación formal no superó el primer año de Secundaria, afirmaba haber aprendido el arte de narrar en los viejos cafés de Montevideo, de los cuales era afecto y consuetudinario visitante.

Galeano inició su carrera periodística a los 14 años, cuando publicó su primera caricatura en el semanario El Sol, del Partido Socialista, bajo la firma de «Gius», onomatopeya irónica de su primer apellido de origen galés.

Entre 1961 y 1964 fue editor de la prestigiosa revista Marcha, que dirigía Carlos Quijano y que era reducto de intelectuales latinoamericanos, en la que también escribió Mario Benedetti. Luego fue director del diario independiente de izquierda Epoca (1964-1966).

Sus primeros escritos fueron periodísticos. Con la llegada de la dictadura en 1973 a Uruguay, que duraría 12 años, Galeano, vinculado a corrientes marxistas, se exilió en Argentina, donde fundó y dirigió la revista literaria Crisis.

Dos años después se trasladó a España, a Calella (al norte de Barcelona), donde escribió para publicaciones de ese país y colaboró con medios de Alemania y México.

Con la restauración de la democracia, en 1985, Galeano regresó a Uruguay, donde residió desde entonces y mantuvo una prolífica producción.

Obtuvo el premio Casa de las Américas en dos ocasiones (en 1975 y en 1978) y su trilogía «Memoria del Fuego» recibió en 1989 el American Book Award, distinción que otorga la Universidad de Washington.

Le sobreviven su esposa Helena Villagra y tres hijos de relaciones anteriores.

Galeano, escritor y periodista, es conocido por su obra esencial Las venas abiertas de América Latina, que escribió en 1971, pero también por su medio centenar de libros en los que trataba el documental, la ficción y el periodismo.

Galeano estaba ingresado en el Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay, CASMO, de la capital uruguaya desde el viernes a causa de complicaciones derivadas de un cáncer de pulmón, del que ya había sido tratado en 2007. La noticia de su fallecimiento ha sido confirmada por Radio Nacional de España.

A los 14 años, Galeano ya vendía sus primeras caricaturas a los diarios montevideanos. En los años sesenta comenzó su carrera periodística, trabajando como editor en el semanario Marcha y durante dos años en el diario Época. Tras el golpe de estado de 1973, Galeano tuvo que dejar Uruguay y marchó a vivir a Argentina, donde fundó un magacín cultural de nombre Crisis. Cuando volvió a Uruguay, ya en 1985, fundó un semanario llamado Brecha. El fútbol, las mujeres, la cultura y, por supuesto, América Latina fueron algunos de los grandes temas en torno a los que giró su obra.

Había sido proclamado doctor Honoris Causa por distintas universidades: La Habana, El Salvador, la Universidad Veracruzana de México, la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina; y la de Buenos Aires. Se casó tres veces: con Silvia Brando, Graciela Berro y Helena Villalba. Tuvo una hija, Verónica, con su primera mujer, y dos hijos, Florencia y Claudio, con la segunda.

Estos días estaba a punto de editarse un nuevo libro del escritor llamado Mujeres, considerado un experimento editorial. La obra, de la editorial Siglo XXI, sale a la venta esta semana y es una antología de sus mejores textos sobre las mujeres, uno de los principales temas que recorrieron su obra. La selección, que ocupa más de 200 páginas, fue realizada por el propio autor. Por ella desfila Marilyn Monroe, Juana de Arco, Teresa de Ávila o Rigoberta Menchú, así como las hazañas colectivas de mujeres anónimas.

Ver también

China insta a Rusia y Ucrania a impedir que el conflicto se desborde

Pekín/Sputnik China llama a los bandos del conflicto en Ucrania a impedir que se desborde, …

3 Comentarios

  1. Juan Leonardo Alvarenga

    Antes que nada Galeano fue un humanista, un pacifista, un hombre que le daba primacía a la vida.
    Toca ahora seguir haciendo lo que el hacia para poder ir cerrando las venas abiertas de esta América Latina mancillada, expoliada e irrespetada..
    Como no sabemos cuanto tardara en tiempo tener otro Eduardo Galeano, los que amamos la vida y soñamos con un mundo mejor, tenemos que caminar hacia las utopías, que el dijo que nunca se alcanzan, pero que nos ayudan a caminar.

  2. HA MUERTO FISICAMENTE EDUARDO GALEANO:

    Casi a fines de 1991, salí de las “montañas” guerrilleras de Chalatenango y Guazapa. Unos meses después en México, se Firmaron Los Acuerdos de Paz. Yo tenía más de cincuenta años. El futuro de mi vida se me presentaba de color gris, como los atardeceres del estío.
    Pero algo rapté de las ínfimas calamidades en que vivíamos los guerrilleros en Guazapa sobre todo: HURTÉ un libro: “Las venas abiertas de América Latina” –Lo he leído más de una vez, y hasta lo he prestado unas veces; me sentí inmensamente importante, como un LATINO AMERICANO, descendiente de Bolívar, de Sucre y San Martín, cuando el Comandante Hugo Chávez, le regaló el libro al Presidente Obama. Aún conservo ese libro: aquí lo tengo entre LA PATRIA DEL CRIOLLO” de Severo Martínez Peláez y MARTIN EDEN de Jack London. Gracias a la Editorial Siglo XXI, Montevideo, fines de 1970. ¡MI ETERNA ADMIRACIÓN Y GRAN RESPETO POR EDUARDO GALEANO!