web analytics
Página de inicio » Suplemento Amigos » LOS MEJORES PIANOS DE JAZZ

LOS MEJORES PIANOS DE JAZZ

Oscar A. Fernández O.

Piano de jazz es un término colectivo que hace referencia a las técnicas que utilizan los pianistas para tocar jazz. Por extensión la palabra puede hacer referencia a las mismas técnicas en cualquier otro instrumento de teclado. El piano ha sido un elemento integral del idioma del jazz desde sus comienzos, prescription tanto en interpretaciones como solista o en conjuntos musicales. Su rol es multifacético, en gran parte debido a la naturaleza del instrumento que combina aspectos melódicos y armónicos. Por esta razón es también un elemento importante en la comprensión de la teoría del jazz y sus arreglos por parte de músicos y compositores de jazz. Junto con la guitarra, el vibráfono, y otros instrumentos de teclado, el piano es uno de los pocos instrumentos en un conjunto de jazz que pueden tocar acordes, en lugar de notas aisladas (como es el caso del saxofón o la trompeta) (Scott Joplin, en Allmusic.com).

El primer pianista de jazz de cierta importancia fue Scott Joplin (1868-1917). Conocido como El rey de los compositores de Ragtime, Joplin elevó el estilo pianístico de los artistas que trabajaban en saloons y locales similares a una forma de arte apreciada por millones de norteamericanos, estableciéndose al mismo tiempo como el compositor afroamericano más exitoso de todos los tiempos. Jelly Roll Morton, uno de los primeros gigantes del jazz y la persona que pretendió para sí el título de Inventor del Jazz, fue el primer gran compositor de jazz propiamente dicho de la historia, y muchas de sus obras están aún hoy consideradas por la crítica entre las más importantes de la historia del género. (Cook y Morton: 2000)

Pero quizás la música jazz no sería lo que es hoy si no fuera por estos maestros del piano:
Art Tatum. Como adulto joven, se vio desafiado por una impresionante lista de competidores en un “concurso de piano” en Harlem. Tatum eclipsó a muchos, incluyendo a los pianistas Fats Waller y Willie Smith. Tatum fue una inspiración innegable para casi todos los artistas de jazz. El concibió improvisaciones únicas, mientras se mantenía fiel a la melodía original, y sus ritmos inspirados en el swing dieron paso a lo que hoy conocemos como bebop.
Herbie Hancock comenzó a estudiar música a los 7 años de edad y tocó con la Sinfonía de Chicago a los 11. Ha tocado con Miles Davis y, desde entonces, ha tenido una carrera ecléctica; ha hecho covers de música pop de Los Beatles, Peter Gabriel, Prince y hasta de la banda grunge Nirvana, oriunda de Seattle. La música de Herbie Hancock fue influyente y, además, generó ciertas controversias. Recibió muchas críticas, ya que exploró elementos que no son típicos del jazz. También experimentó con el rock, el soul y el funk e introdujo el sintetizador y el piano en el jazz.
Duke Ellington compuso su primera pieza musical, “Soda Fountain Rag”, totalmente de oído y llegó a componer más de 2.000 piezas musicales en un período de 60 años. Duke Ellington fue un innovador que convirtió su propia voz en un instrumento musical que no emitía palabras y compuso su obra con una técnica propia: el “jungle-style”, o “estilo jungla”. Solía hacer arreglos nuevos sobre sus composiciones hasta convertirlas en partituras irreconocibles.

Thelonious Monk tuvo una influencia notable en la evolución del jazz. Aprendió piano solo a los nueve años de edad y se metió en el jazz luego de entablar una amistad con James P. Johnson, un pianista cuyo estilo se caracterizaba por las zancadas. A los 30 años ya había hecho sus primeras grabaciones con el cuarteto de Coleman Hawkins y, más tarde, grabó con John Coltrane. Junto con el pianista Bud Powell, Thelonious Monk es considerado el padre del bebop. A Monk se lo conoce como uno de los pianistas improvisadores más extraordinarios de todos los tiempos.
McCoy Tyner comenzó a estudiar piano a los 13 años de edad. De adolescente, entabló una amistad con el saxofonista legendario del jazz John Coltrane. Su reputación siguió creciendo y, a los 20, se convirtió en el primer pianista en formar parte del “Jazztet” de Benny Golson. En la actualidad, sigue tocando en distintos clubes y festivales de todo el mundo. McCoy Tyner experimentó con distintas variantes del jazz, como el jazz modal, el jazz moderno creativo y el jazz afro-cubano. Introdujo ritmos africanos y escalas inusuales en sus improvisaciones y revolucionó el mundo del jazz.

Willie “The Lion” Smith descubrió la música a los 6 años, después de encontrar un órgano que apenas funcionaba en el sótano de su casa. A los 14 años, Smith tocaba ragtime en bares y clubes locales. En poco tiempo se volvió popular en clubes nocturnos del Harlem, especialmente en el famoso y moderno Leroy’s. Willie “The Lion” Smith experimentó con el ragtime y lo utilizo en sus improvisaciones únicas. Esta transformación rítmica convirtió a Smith en uno de los padres del estilo pianístico del jazz conocido como “stride” o zancada.
Fats Walter tocaba el órgano a los seis, y se presentaba regularmente en la iglesia de su padre. Cuando se enamoró de la música de jazz, su padre intentó dirigirlo hacia la interpretación clásica, refiriéndose al jazz como un producto del diablo. Pero el joven Waller fue introducido al pianista de stride James P. Johnson, y su destino musical fue sellado. Waller empezó a presentarse profesionalmente a la edad de quince. Fats Waller le dio un estilo animado a sus melodías, y era un vocalista sobresaliente. Waller es conocido como uno de los mejores pianistas de stride de todos los tiempos.

 

Ver también

“Una Vieja Canción De Amor” lo nuevo de Joaquín Velazco

@SAmigosCoLatino El artista salvadoreño radicado en los Ángeles nos regala su nueva canción titulada “Una …

A %d blogueros les gusta esto: