web analytics
Página de inicio » Opiniones » Las lecciones de Salvini

Las lecciones de Salvini

José M. Tojeira

Mateo Salvini es el Ministro del Interior, en Italia. Ha tomado una serie de iniciativas respecto a los migrantes que llegan en masa desde África, que ha escandalizado a toda persona con hondo sentido de humanidad. Ha amenazado a los barcos que recogen migrantes que salen de Libia y están a punto de naufragar en el Mediterráneo, diciéndoles que solamente verán los puertos italianos en fotografía. Personas empobrecidas, desesperadas por guerras o por la pobreza, que miran a Europa como nuestros salvadoreños han mirado a Estados Unidos, se encuentran hoy con este ministro italiano que tiene un lenguaje agresivo y de clara fobia a los migrantes. Sin recordar que muchos italianos migraron también en el pasado por razones parecidas a Estados Unidos, Argentina, Brasil y otros países, que los recibieron mejor de lo que él está haciendo con los africanos. Y lo peor de todo esto es que mezcla ese sentimiento de fobia al extranjero pobre con la religión. Ahora, al mismo tiempo que desecha y descarta a los migrantes, está proponiendo poner un crucifijo en todos los establecimientos públicos, escuelas, etc., en un lugar visible en importante, como muestra de la cultura y tradición italiana. Sin darse cuenta que el rostro de Cristo es más importante verlo en un migrante que en una imagen. Como él, son muchos los que hablan de religión y desprecian al pobre, dicen que creen en el injustamente condenado a la pena de muerte en cruz y defienden la pena de muerte en silla eléctrica o en inyección letal. O simplemente dicen que creen en Dios y matan al prójimo. Ciertamente veneran a un dios que ni es cristiano ni existe realmente, al menos con esas cualidad de justificar el mal trato del prójimo o su muerte.

Esto mismo se lo ha recordado a Salvini el director de una importante revista, oficiosamente vinculada al Vaticano, la Civiltà Cattolica. Le ha dicho que “la cruz es una señal de protesta contra el pecado, la violencia, la injusticia y la muerte. No es nunca una señal de identidad”. Y mucho menos, diríamos nosotros, un adorno que nos deje tranquilos en nuestra comodidad y en esa conciencia individualista y egoísta que desprecia a los pobres, débiles, migrantes o mal tratados por las diversas injusticias del mundo en que vivimos. Como decían nuestros obispos reunidos en Puebla, México, no se es plenamente cristiano si no somos capaces de contemplar el rostro sufriente de Cristo en niños golpeados por la pobreza antes de nacer, en jóvenes desorientados, en campesinos empobrecidos, en trabajadores mal pagados, en marginados urbanos, en subempleados y desempleados, en ancianos olvidados y condenados a convertirse en desecho de la sociedad.

En nuestra sociedad, como en muchos de los que votaron por Salvini, abunda también la indiferencia ante el pobre, el rechazo del mismo y el irrespeto sistemático a su dignidad. En gremiales empresariales, en política, más allá del discurso tan lleno de promesas como de mentiras, en nuestras burbujas de bienestar, abunda demasiado esa hipocresía que lleva a dividir el mundo en buenos y malos, tratando de establecerse a sí mismos, desde la comodidad y el lujo, como los perfectos y los buenos. Se discute el tema de la pensión para una minoría y se deja a la mayoría de la población abandonada a su suerte. Se mantienen dos sistemas de salud pública con diversas prestaciones según sea la capacidad de cotizar o no cotizar de la gente, como si el dinero abriera la puerta a ese derecho a la salud que es universal. Los violadores de derechos humanos tienden a quedar en libertad mientras que a los jóvenes de los barrios suburbanos se les considera sospechosos y se les encarcela tras redadas masivas sin tener en cuenta la presunción de inocencia. Quienes derrochan agua o se enriquecen con ella se consideran con más derechos a gestionar y mandar sobre el agua que quienes tienen sed o un acceso indecente a la misma.

Como tenemos migrantes, y son en buena parte la garantía real de la lucha contra la pobreza y una fuente de ingreso para los ricos, nos puede molestar la hipocresía del ministro italiano Salvini, o la brutalidad de Trump, separando a los niños migrantes de sus padres y manteniéndolos en el dolor y la angustia. Pero Salvini y Trump no son más que un llamado de atención para nuestras propias hipocresías y para crecer, mucho más de lo que ahora hacemos, en respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las víctimas.

Ver también

La lucha sigue por la gestión de aguas en El Salvador

Andrés McKinley La profunda crisis de los recursos hídricos en El Salvador, en términos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: