web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Impunidad mediática

Impunidad mediática

@arpassv

Los grandes medios de comunicación –que se autoproclaman “libres”, sale “independientes” y “sin interferencias ideológicas”– hacen un descarado proselitismo electoral contra el FMLN.

Estos medios de derecha no sólo afectan al partido de izquierda sesgando o manipulando información en su contra, sovaldi sino que impulsan una campaña abierta donde piden al electorado “no votar por los que quieren regular a los medios”.

A esos medios, prescription acostumbrados a transmitir cualquier grosería (desde informaciones falsas o difamatorias hasta mensajes sexistas, apologistas de las violencia o que incitan al consumo de drogas), les preocupa que el FMLN incluya en su plataforma legislativa 2015-2018 la búsqueda de mecanismos para que los contenidos difundidos por los diversos medios de comunicación se ajusten a los principios éticos elementales.

Les preocupa también el respaldo efemelenista a los proyectos de ley de Radiodifusión Comunitaria y de Medios Públicos, a la ampliación de la Junta de Directores de la SIGET y otras iniciativas legales orientadas a transparentar, pluralizar y democratizar el ámbito mediático.

En la entrevista matutina de Telecorporación Salvadoreña (TCS), principal consorcio televisivo del país, el moderador casi hace jurar a sus invitados (diputados y candidatos a diputados) que no van a cambiar ninguna disposición que se refiera al actual modo de asignación, distribución y uso del espectro radioeléctrico.

Paralelamente los medios “libres”, “independientes” y “sin interferencias ideológicas” mantienen una campaña de presión contra la Sala Constitucional para que no elimine la subasta de frecuencias, la eternización de las concesiones y demás aspectos de la Ley de Telecomunicaciones que violan principios constitucionales como igualdad, libertad de expresión y prohibición de prácticas monopólicas.

Esa campaña falaz e impune afirma que en El Salvador el espectro radioeléctrico “ya está democratizado” y que el “34% de las frecuencias están en manos de organizaciones sociales”.

Los grandes medios presionan en todos lados. También lograron que la Fiscalía no investigue las irregularidades cometidas en la asignación de concesiones radioeléctricas y hasta evitaron que avanzaran las investigaciones contra periodistas, entrevistadores y animadores presuntamente involucrados en prostitución infantil.

Esa impunidad mediática es un severo obstáculo para avanzar en la cultura de la transparencia y la consolidación democrática. Por tanto, democratizar las comunicaciones es, para la sociedad salvadoreña, una urgencia impostergable.

A %d blogueros les gusta esto: