web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Honduras recurre a la “ley seca” para bajar la violencia

Honduras recurre a la “ley seca” para bajar la violencia

Por Noe Leiva
Santa Lucía/AFP

Tras una agotadora jornada, rx Oscar llegó a la cantina cerca de las cinco de la tarde en busca de sus acostumbradas cervezas del domingo, check pero se encontró con que el establecimiento estaba a punto de cerrar en cumplimiento de un decreto del gobierno.

“Yo trabajo en la jardinería, aquí en esta zona y en Tegucigalpa. Trabajo los domingos pero soy patero (bebedor), y después (del trabajo) bebo hasta medianoche”, reconoció Oscar a la AFP.

Ahora, “con esta medida nos jodieron; porque no me gusta tomar en la casa”, dijo el jardinero refiriéndose al decreto oficial que prohíbe en todo Honduras la venta de bebidas alcohólicas durante trece horas, entre las cinco de la tarde del domingo y las seis de la mañana del lunes.

La medida, que se aplicó por primera vez el domingo pasado, se inserta en un plan del gobierno del presidente Juan Orlando Hernández para reducir los índices de violencia, el problema más grave que enfrenta este país centroamericano.

Oscar es vecino de Santa Lucía, un pueblito turístico ubicado 15 km al noreste de Tegucigalpa, recorrido por antiguas calles de piedra y coronado en su centro por una laguna que es uno de sus principales atractivos.

En este poblado, perdido entre colinas de pinares, no sólo bebedores como este jardinero sufren los efectos de la “ley seca”, sino también muchos establecimientos que el domingo percibieron una merma importante de su clientela.

Los domingos son para la fiesta

“Aquí la gente bebe todo el domingo, incluso en la noche. Eso (la prohibición) los va a obligar a seguir bebiendo en sus casas. Aquí nos afecta porque hay personas que salen a cenar con una cerveza”, afirmó a la AFP el dueño del restaurante Típicos La Laguna, un edificio de dos plantas con una vista esplendorosa hacia los pinares.

“Los accidentes de tránsito sí van a disminuir pero aquí no hay delincuencia, en otros lados tal vez ayude” a mermar las muertes, estimó el propietario, quien se identificó solo como Marvin.

En Tegucigalpa, el director del estatal Instituto contra la Drogadicción y el Alcoholismo, el médico Rony Portillo, aseguró a la AFP que con la prohibición “se van a salvar vidas” porque se evitarán muchos accidentes de tránsito, riñas y violencia intrafamiliar.

“En 2012 hicimos una prueba piloto: en los juegos (de fútbol de la primera división) no se permitía la venta de bebidas alcohólicas después del primer tiempo; el resultado fue cero pacientes en los hospitales públicos, cuando normalmente llegan de 10 a 30”, aseveró el funcionario.

Explicó que el domingo se produce “una gran movilización humana en todo el país”, especialmente por los aficionados al fútbol que se trasladan de un lugar a otro.

Muchos conductores regresan ebrios, provocando tragedias, o llegan a sus casas a provocar peleas con sus hijos y compañera, que desembocan a menudo en situaciones de violencia doméstica, agregó.

Estimó que en Honduras entre viernes y lunes de cada semana se consumen entre 2 y 2,5 millones de cervezas y entre 1 y 1,2 millones de octavos del alcohol compuesto.

Una cosa es decretar, otra hacer cumplir

El inspector de la Policía Gerson Alvarado coincide en la importancia de la medida, pero lamenta que la institución no tenga recursos suficientes para supervisar el cumplimiento de la prohibición.

“Se va a dar la supervisión pero como parte de los patrullajes normales, con los patrullajes se mantienen controlados los barrios calientes, al salir las patrullas la situación se vuelve peor”, reconoció el suboficial a la AFP.

Los patrullajes de la Policía en los barrios más conflictivos forman parte de las acciones para frenar a las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Mara 18 (M-18), así como al narcotráfico.

Otras medidas decretadas por el gobierno contra la delincuencia incluyen una ley para intervenir llamadas telefónicas, así como la prohibición de que las motociclietas circulen con más de un ocupante, con lo cual se pretende contrarrestar el sicariato.

También se bloqueó a los teléfonos móviles en las 24 prisiones del país, que contienen a unos 13.500 presos, para impedir que desde las cárceles se dirija el crimen organizado, y aprobó la ley de extradición de narcotraficantes.

De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional, la tasa de homicidios del último año fue 79 por cada 100.000 habitantes, la más alta del mundo.

“De 6.757 homicidios que se cometieron en 2013 (…) 3.404 (50,4%) ocurrieron durante los días sábado, domingo y lunes”, según el organismo.

A %d blogueros les gusta esto: