web analytics
Página de inicio » Deportes » ¡Guayaba peruana!
Tomas Granito deja en el camino al peruano Yordy Reyna. Foto Diario Co Latino/AFP.

¡Guayaba peruana!

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

La Azul sigue en “estado de gracia”. La armada de Carlos De Los Cobos no solo le acompaña la “diosa” fortuna sino que ha encontrado la fórmula para aniquilar a los rivales. Anoche, en el Robert F. Kennedy de Washington, los cuscatlecos no tuvieron el balón, pero aniquilaron a Perú con un asombroso 2-0.

En el primer acto, los flashes apuntaron a la actuación de Henry Hernández. El portero y capitán de la Azul fue baluarte para que la armada inca se fuera a las duchas en cero.

Es que, contrario al meta peruano Pedro Gallese que sólo tocó balón una sola vez en 45 minutos, Hernández tuvo trabajo desde pitazo inicial. Al ´4, el salvadoreño le ganó el primer duelo personal contra el ariete Yordy Reyna.

El delantero peruano entró solo por el corredor izquierdo, pero Henry salió oportuno y salió perfecto a la cita para enviar la pelota al tiro de esquina.

Más tarde, el portero cuscatleco le atajó dos remates tibios a Christian Cuevas y otro a Luis Advincola que causó problemas por el sector de Juan Barahona, uno de los nueve jugadores que no fueron titulares contra Jamaica y que fueron titulares anoche.

Como era de esperarse, anoche en Washington, Carlos De Los Cobos apostó por su habitual 4-1-4-1, pero dejó en el banquillo a su cuadro titular para probar piezas que no habían tenido minutos o había visto poco.

Así, la Azul salió con Rubén Marroquín por derecha, Roberto Domínguez y Xavi García en el centro de la zaga y Barahona por izquierda.

En la zona ancha apostó por Tomás Granito en labor de marca, Marvin Monterrosa junto a Diego Coca en misión de creativos; Joaquín Rivas por izquierda y Santos Ortíz por derecha, para atacar con David Rugamas.

Ese muñeco táctico dejó algunos chispazos de orden y alguna fantasía, pero fue ampliamente superado por el oficio de los peruanos para manejar el balón y, por ello, todo el primer tiempo se jugó en campo cuscatleco.

A la vuelta de los camerinos los peruanos se volcaron sobre la meta de Henry y a la zaga no le quedó más que sacar agua del pozo. Eso sí, dejaron el pellejo en la grama y siempre hubo músculo para alejar el balón.

Superado el chaparrón, al ´60, El Salvador se encontró con una jugada fortuita. Un pelotazo largo de Barahona que Miguel Trauco intentó bajar y acabó enviando el balón al fondo de la red.

Obligado a reaccionar, el míster Ricardo Gareca quemó todas sus naves con el ingreso de Jefferson “la Foquita” Farfán, mientras que De Los Cobos respondió con sus piezas habituales. Llegó “Chicho” Orellana, Gerson Mayén, Jonathan Jiménez y, por su puesto, el “correcaminos” Óscar Cerén.

A partir de ahí, la Azul tuvo más arresto no solo para aguantar abajo, sino también para matar a la contra y así lo hizo.

Justo al ´90, Monterrosa cogió un balón y los filtró para Cerén que galopara y con un misil de zurda venció a Gallese para el 2-0. El Salvador volvió al césped del Robert F. Kennedy de Washington casi dos años más tarde. La última vez que la hinchada azul, esparcida por esta latitud de la unión americana, había visto al combinado cuscatleco fue en el amistoso que empataron 2-2 ante Honduras en 2017.

De Los Cobosny sus pupilos ya suman cuatro partidos sin perder: ganaron 1-0 a Haiti, 3-1 a Guatemala en amistosos; y 2-0 a Jamaica en duelo clasificatorio a Copa Oro.

Ante los incas no se jugaba desde mayo de 2016. En aquella ocasión, los peruanos se impusieron 3-1 y anoche hubo revancha.

Ver también

IMDER realiza Tercer Foro de Periodismo Deportivo

@DiarioCoLatino El Instituto Municipal de Deportes y Recreación (IMDER) realizó el Tercer Foro de Periodismo …

Un Comentario