web analytics
Página de inicio » Deportes » Excampeón salvadoreño de boxeo, pierde casa en Dallas
Karen, Marito, Junior, Lupita, Damaris y Guillermo Méndez, de El Salvador, quedan sin casa. Foto Diario Co Latino/Shirtless Cloting Co

Excampeón salvadoreño de boxeo, pierde casa en Dallas

Rolando Alvarenga
@DiarioCoLatino

Producto de la Ola Polar que durante los últimos días ha azotado los Estados Unidos, un voraz incendio consumió la madrugada del martes anterior la casa de la familia Méndez, en Garland, Dallas, Texas. Grupo familiar encabezado por el excampeón salvadoreño de boxeo amateur y profesional de las décadas 70-80, Guillermo de Jesús “El chuchito” Méndez.

“El fuego se inició en la chimenea y no pudimos controlarlo y aunque vinieron los bomberos, tampoco lograron apagarlo porque debido a la gélida situación de los últimos días en este país, no salió agua de los hidrantes de los sectores aledaños y además estábamos bajo un corte de luz”, narró el infortunado expugilista, dando gracias a Dios porque no permitió pérdidas humanas.

Anímicamente afectado por los estragos de sus sueños, el excampeón nacional de las 108 y las 112 libras, relató a Co Latino que “esta casa era todo el patrimonio familiar que durante más de veinte años habíamos logrado pagar con el sacrificio del trabajo mutuo con mi esposa (Lupita) y de un momento a otro, fue consumida por un siniestro y ya no la tenemos”. Agregó que minutos antes de que el fuego se expandiera, la mascota de la casa (Rocky), estuvo actuando con una rara desesperación, como queriendo avisarles que les venía una tragedia. “Por de pronto y para mientras procede la aseguranza, estamos en casa de Karen (mi hija), residente a 45 minutos de lo que hasta hace pocas horas fue nuestro hogar”, dijo Guillermo Méndez, un pensionado de 65 años de edad que durante las últimas horas ha estado recibiendo la solidaridad familiar, hermanos de la Iglesia y amistades en general, entre ellos, tanta gente que fue testigo de su destacada trayectoria en el deporte de las narices chatas y las orejas de coliflor.

El sacrificio de 25 años, de la familia Méndez, en Garland, Dallas, TX, fue devorado por el fuego.

Aferrado a su fe cristiana, Méndez sostuvo: “Porque Dios es grande, es fiel y es bueno, sabemos que él nos ayudará a levantarnos de esta dura prueba material. De eso no tenemos la menor duda porque él cuidó de nosotros en los cruciales momentos del siniestro. Es cuestión de tiempo por que sabemos que él tiene bajo su control esta situación.

En estos momentos nuestra fe se fortalece y se engrandece”.

Vayan desde estas páginas y en estos difíciles momentos, nuestras más sinceras expresiones de solidaridad cristiana para con esta familia lejana muy estimada en Apulo, en la Ciudad Industrial de Soyapango, lugares de donde son originarios y también de miembros de la familia boxística que aplaudió su buen suceso deportivo.

Ver también

Senegal elimina a Catar en el segundo partido de fase de grupos del Mundial 

Rebeca Henríquez @RebeHenriquez Ante una selección de Catar que no despegó en la Copa Mundo, …