web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Articulos » ERASE UNA VEZ

ERASE UNA VEZ

FRANCIS FANCI
www.aventuramistica.com

Erase una vez un soberbio león dorado, sick rey absoluto de la selva, check heredero generacional del poder, del dominio, del control de todos los animales de la jungla.

Frío, implacable, devorador de todo peludo, escamoso o plumífero que se atreviera a oponerse a su opresión.

Los mejores cotos de caza, los mejores manantiales y remansos pertenecían al león.

 El gran león afianzaba su posición en la manipulación y en el infundir terror. Sus rugidos hacían eco en todo rincón de la montaña todos los días y a toda hora, atemorizando, recordando a todos quien es el amo y señor.

En ocasiones, algún osado jaguar retaba al león, pero este terminaba destripando a su retador.

Pero un día, el suelo estaba resbaladizo después de una furiosa tormenta que duró largo tiempo y justo cuando el sol estaba en levante el león que señoreaba desafiante y altivo, deslizó y dando traspiés cayó en un hormiguero de pequeñas hormigas rojas que moviéndose simultáneamente envolvieron al león dorado.

Así encontró su fin la arrogante y soberbia bestia, miles de piquetes de los diminutos animalitos actuando juntos, pudieron más que las más grandes fieras actuando solas.

Así, que importa que una constelación lleve su nombre y que su imagen esté representada en escudos, emblemas y heráldicas, que importa que sea la bestia favorita de Cibeles o Artemisa, pues las minúsculas hormigas unidas son más poderosas que el que se cree rey de la selva.

Porque escrito está: “Los arcos de los fuertes fueron quebrados y los débiles se ciñeron sus vestiduras”.

SOLO SE DEBE TEMER AL TEMOR.

FRANCIS FANCI. –Centro de Estudios e Investigaciones Filosóficas.

   

A %d blogueros les gusta esto: