web analytics
Página de inicio » Nacionales » El Salvador. Los cuatro Beatos y San Romero: “Una iluminación que nos conduce”

El Salvador. Los cuatro Beatos y San Romero: “Una iluminación que nos conduce”

Vatican News

Patricia Ynestroza

El Papa recibió a la peregrinación organizada por la Conferencia Episcopal Salvadoreña, venida para dar gracias a Dios por la beatificación de los mártires Rutilio Grande García, Cosme Spessotto, Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus.

Sobre los beatos, Francisco manifestó que son un regalo inmenso, tanto para la Iglesia que peregrina en El Salvador, como para la Iglesia universal, y su significado quedará siempre en el misterio de Dios, una realidad que debe ser profundizada en nuestras comunidades, agregó. Bergoglio expresó a los salvadoreños, que aunque si las realidades del actual El Salvador no son las de los tiempos que vivieron los cuatro beatos y San Romero, pero aprender de ellos la llamada al compromiso, a la fidelidad, a poner la fe en Dios y el amor al hermano en primer lugar, a vivir de esperanza, es una acción intemporal, afirmó, porque es el evangelio, un evangelio vivo, que no se aprende de los libros sino de la vida de quienes nos han trasmitido el depósito de la fe.

El Papa dijo además que el primer fruto de la muerte de los beatos fue el restablecimiento de la unidad de la Iglesia.

“Este hecho fue destacado por san Óscar Romero en la misa exequial del padre Rutilio Grande, el 14 de marzo de 1977, cuando escribe emocionado cómo «el clero se apiña con su obispo», asumiendo que es en ese testimonio de unidad que «los fieles comprenden que hay una iluminación de fe que nos va conduciendo, […] una motivación de amor». Y concluía su homilía diciendo: «comprendamos esta Iglesia, inspirémonos en este amor, vivamos esta fe y les aseguro que hay solución para nuestros grandes problemas».”

Seguir la guía de esa iluminación de fe

Seguir esa iluminación de fe que nos conduce, es el consejo del Pontífice, seguir este itinerario para “rumiar” en “la oración esta palabra que, mediante la sangre de estos testigos, Dios ha pronunciado en la Iglesia de El Salvador”.

«Yo sentí mucho la vida de estos mártires, la viví mucho, viví el conflicto de pro y contra. Y es una devoción personal: a la entrada de mi estudio, tengo un pequeño cuadrito con un pedazo del alba ensangrentada de San Óscar Romero y una catequesis chiquitita de Rutilio Grande, para que me hagan acordar que siempre hay injusticias por las que hay que luchar, y ellos marcaron el camino».

El mensaje de los mártires, remarcó Francisco,  nos llama a identificarnos con su pasión que es la actualización de la pasión de Cristo en el momento presente, abrazando la cruz que el Señor nos ofrece a cada uno personalmente. «Esa cruz es siempre la de Jesús, pero al mismo tiempo es la de todos. Es la cruz de la Iglesia que como cuerpo de Cristo lo sigue en el sacrificio supremo del amor, como Él nos ha enseñado», añadió.

La cruz la llevamos todos, animándonos unos a otros, orando por aquellos que están en dificultad, y agradeciendo a Dios poder caminar juntos, manifestó el Papa,  como santo pueblo fiel, dando, a pesar de nuestras debilidades, testimonio a los demás, para que ellos también se vean confortados en las vicisitudes de la vida. Así, en camino sinodal, nuestra Iglesia avanza hacia Dios, y es signo de esperanza para todos los hombres.

 

Ver también

En esta temporada agrícola se sembró entre un 30% y un 50% menos a causa de los altos costos de los insumos 

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 La Mesa por la Soberanía Alimentaria presentó hoy su balance alimentario en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.