web analytics
martes , 24 octubre 2017
Inicio » Opiniones » El modelo de exportación de mano de obra barata también ha sido responsabilidad de los 4 gobiernos anteriores: políticas públicas y migración

El modelo de exportación de mano de obra barata también ha sido responsabilidad de los 4 gobiernos anteriores: políticas públicas y migración

Godofredo EcheveriaGodofredo Echeverría

Las migraciones originadas en El Salvador han sido motivo de estudios desde hace más de 25 años, discount una de las razones que detonaron el interés en dicho fenómeno fue la recepción de remesas en grandes cantidades, las que interesaron a Segundo Montes S.J. y lo motivaron a preguntarse por qué se estaban recibiendo remesas en tan grandes magnitudes y cuántos serían quienes las enviaban.

Los estudios de Montes llamaron la atención sobre la cantidad de salvadoreñas y salvadoreños que estarían atravesando la frontera y llegando a los Estados Unidos y sobre la cantidad de remesas que estaban enviando. Escrito en 1987: Salvadoreños refugiados en Estados Unidos y en 1990: Las remesas que envían los salvadoreños de Estados Unidos, consecuencias sociales y económicas, definieron un nuevo campo de estudio.

En el tiempo de los estudios de Montes se estaba viviendo la guerra de agresión de la fuerza Armada contra el pueblo salvadoreño y la resistencia de las comunidades y las organizaciones sociales en contra de la represión desatada por el aparato de gobierno, debido a ello, la emigración tenía carácter de persecución política, siendo mayoritario el fenómeno de los refugiados.

Sin embargo, la migración no se había iniciado en los años 80s. Se conoce que uno de los primeros fenómenos migratorios desde El Salvador se dirigió a Honduras después que las comunidades indígenas-campesinas habían sido despojadas de sus tierras y del acceso a las tierras ejidales, con las leyes que extinguieron la comunidad indígena mediante la entrega de sus tierras a finqueros cafetaleros que necesitaban ampliar los terrenos de cultivo.

El proceso expulsor se intensificó después de la represión de enero de 1932, cuando el gobierno del dictador Martínez desató la represión a gran escala sobre todo en el occidente del país y encargó a Miguel Tomás Calderón, abuelo del segundo presidente de ARENA, Armando Calderón Sol, que dirigiera las fuerzas represoras. Esta corriente migratoria también se dirigió a Honduras.

Posteriormente, durante los años 80s, de nuevo a partir de la represión gubernamental, se constituyeron corrientes migratorias que tomaron varias direcciones: Honduras, donde se crearon los refugios de Colomoncagua y Mesa Grande; Nicaragua donde el gobierno sandinista creó los refugios de León y Estelí; México, Canadá, Australia, Italia y, sobre todo, Estados Unidos.

De acuerdo a un estudio realizado por el Cemla publicado en 2009: “Durante el primer periodo de 1970 a 1990, la migración fue consecuencia del conflicto armado que devastaba el país. De acuerdo al Censo Económico de EEUU., el número de salvadoreños residiendo en Estados Unidos era de 94,444 en el año 1980 y para 1990 fue de más de medio millón en relación con los 15,717 salvadoreños que registraba el Censo de 1970”.

Si el detonante de los fenómenos migratorios había sido, hasta entonces, la represión gubernamental y la precariedad, podría haberse esperado que al finalizar la guerra existieran mejores condiciones para que las corrientes migratorias no continuaran expresándose de la misma manera. Después de la firma de la paz, sobre todo después de 1995, la migración aumentó a ritmos antes nunca vistos.

Las razones podrían estar relacionadas con la aparición de un nuevo modelo económico que había estado promoviendo la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) desde 1983. En el sitio web de FUSADES se lee: “La institución ha ofrecido varios aportes a la sociedad salvadoreña, pero el principal ha sido la elaboración de cinco estrategias quinquenales de desarrollo económico y social, de las cuales se han derivado políticas públicas que los distintos gobiernos han adoptado como insumo para desarrollar sus programas desde 1989”.

Esas “estrategias” son conocidas como medidas de ajuste estructural o neoliberalismo y los gobiernos que inician en 1989 son los de ARENA, los que tomaron esas “estrategias quinquenales como insumo para desarrollar sus programas”.

La primera de estas estrategias: Hacia una economía de mercado en El Salvador: bases para una nueva estrategia de desarrollo económico y social de mayo de 1989 presenta las bases de un nuevo “sistema económico-social de mercado” en oposición al modelos de sustitución de exportaciones. Donde se establece que: “…la propiedad privada es la única que puede hacer posible un orden social justo”. Como pilar filosófico se postula: “El ejercicio responsable de la libertad individual es la máxima realización del hombre”. Y el papel del Estado se define así: “el Estado debe asumir un papel subsidiario en la sociedad, es decir, solamente aquellas tareas que no puedan ser desarrolladas por personas o grupos intermedios…”.

En este primer plan se propone el saneamiento de la banca y su privatización, ampliar la base tributaria favoreciendo a los que más tienen, apartar al Estado del comercio exterior, reducción general de aranceles, en el sector agrícola propone una reducción de los salarios reales rurales, la promoción de la privatización entre las cooperativas, liberalización de precios de los productos agrícolas, desaparición del IRA, eliminación de las funciones de INCAFE, INAZUCAR, COPAL, BFA. Indican que los programas sociales deben aplicarse a personas en extrema pobreza y no debe ser el gobierno el que asuma financiamiento ni administración de los programas sociales, promover la participación de organizaciones privadas en la administración de programas sociales con subvención del gobierno. Incentivar el cobro privado por los servicios de salud proporcionados a los afiliados al ISSS.

A partir de las trasformaciones propuestas para la implementación de políticas económicas y sociales es posible entender las razones del incremento acelerado de las migraciones, sobre todo hacia los Estados Unidos. Por cierto que este plan propone “establecer los mecanismos necesarios para lograr que las remesas familiares se puedan canalizar formalmente dentro del sistema de cambios internacionales y así permitir su uso para la importación de bienes y servicios”, es decir, una manera de aprovecharse de las remesas que con tanto sacrificio han estado enviando nuestros hermanos desde hace muchos años.

Estas fueron apenas las primeras medidas para la transformación del sistema económico-social hacia lo que se conoce como neoliberalismo. Las migraciones de salvadoreños y salvadoreñas se disparó en tiempos que coinciden con las políticas propuestas por FUSADES para ser aplicadas por el primer gobierno de ARENA, luego vendrían otros tres y otras “estrategias” contenidas en nuevas propuestas de FUSADES. Las políticas públicas derivadas de estas estrategias han tenido responsabilidad fundamental en la instalación de un modelo de exportación de mano de obra barata, como se dio en llamar a la incentivación de la emigración.

A %d blogueros les gusta esto: