web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » QUIÉNES SOMOS » EL JETÓN, ÚLTIMO LIBRO DE ARTURO AMBROGI: UN PASO FIRME EN EL REALISMO.

EL JETÓN, ÚLTIMO LIBRO DE ARTURO AMBROGI: UN PASO FIRME EN EL REALISMO.

Tirso Canales

(Una luciérnaga contra el oscurantismo)

EL JETÓN (26) es el último de los libros escritos por Arturo Ambrogi (1875/1936). Es obra de madurez en la que se reúnen experiencias, advice concepciones y técnicas logradas mediante trabajo intenso a lo largo de 50 años, viagra ahí las vivencias de juventud se hallan reposadas, han adquirido cohesión estilística y profundidad.  Esos  elementos han pasado definitivamente a formar parte de la personalidad del autor.  La característica principal de ese libro, radica en la profundización del rasgo más acusado de Ambrogi, o sea, la tendencia nacional popular manifestada a través de modalidades concretas del realismo impresionante.

El Jetón –relato  que da título a la obra-, expresa el conjunto de relaciones que enmarcan la vida de los campesinos salvadoreños.  Entrelaza los distintos  aspectos que en otras  narraciones constituyen problemas particulares.  En el Jetón está el elemento que en el Libro del Trópico, falta  para completar la tipología de personajes rurales por medio de los cuales el autor se coloca frente a seres que  él conoció en el agro salvadoreño, se trata del campesino rico, cuyo poder le permite proceder despóticamente e imponer su voluntad sobre aquellos que se hallan en órdenes sociales “inferiores”.  DON RAFÁIL (el del Jetón) EL INSPECTOR DE HACIENDA, DON RAMONCITO y DON BALTA de EL SHASHACO CIRILO, son encarnaciones del personaje grotesco y montaraz.  En ellos está caracterizado el patrón que burla el honor de las muchachas campesinas, el cacique afeudalado que al amparo de su condición atropella, esclaviza y mata sabiéndose protegido por el régimen del cual es expresión viva.

El Jetón pertenece al tipo de narraciones en las que  Ambrogi, refleja relaciones de  contenido socio-económico; es un relato en el que está contada con espíritu dramático y realista la vida del trabajador campesino, humillado ante los desmanes del finquro.

Los relatos que en EL JETÓN  aparecen publicados por vez primera, son de tres tipos: 1.-Los que reflejan relaciones socio-económicas, entre las cuales –como ya se dijo, el que da título al libro.  2.-Los que tratan de temas del trabajo, entre otros: Las pescas del miércoles de ceniza, en el que el autor relata el proceso de pescar en el río  Lempa.  CUANDO BRAMA LA BARRA, conmovedor relato de la vida de los hombres del campo víctimas de los elementos naturales.  LAS PANCHITAS, es una denuncia de la explotación de los campesinos por otros medios: las leyes de despojo y sus ejecutores, profesionales de mentalidad voraz y corrupta que son piezas de la maquinaria opresora: los abogados inescrupulosos.  3.-El aspecto costumbrista que está dado en relatos formidables como LA MUERTE DEL REY MORO.  Esa narración recoge un girón importante de la historia y cultura nacionales por medio de la relación de tradiciones.  LA SIGUANABA, es un relato impregnado de superstición, credibilidad y fantasía popular.  El autor imprime tal atmósfera de realismo, que el mito llega a vitalizarse.  LA MERCA DEL ACORDEÓN, trasluce límpido el espíritu de nuestras gentes, proyectadas en ámbitos de sencillez.

Varias personas se han ocupado de las estructuras formales por medio de las que se expresó Ambrogi.  No está demás decir que él fue por sobre todo un narrador.  Manejó diversas formas.  Algunos hacen problemas “del si fue o no cuentista”.  Lo cierto es que escribió magníficos cuentos: LA SACADERA, BRUNO, LA MERCA DEL ACORDEÓN, EL JETÓN, EL INSPECTOR DE HACIENDA y EL SHASHACO CIRILO (27), son cuentos de acuerdo a los lineamientos convencionales que definen este género.  Otras narraciones son muy buenos esbozos de cuentos, si se quiere.  Sería difícil apegarse a definiciones que encuadren en los escritos de quienes se ocupan de controvertir alrededor de estas cuestiones.  Nadie ignora que el cuento como todas las formas literarias experimentan transformaciones múltiples constantemente. ¿Conocen el cuento de Augusto Monterroso: “Y cuando despertó el dinosaurio todavía estaba ahí”?.  Para unos eso no es sino una frase, en cambio la “crítica especializada” lo ha valorado como un “gran cuento”.

Visite mi página web. www.tirsocanales.com

A %d blogueros les gusta esto: