web analytics
Página de inicio » Internacionales » El G20 aboga por más crecimiento y transparencia fiscal

El G20 aboga por más crecimiento y transparencia fiscal

Brisbane/AFP

Los países del G20 anunciaron el domingo que trabajarán por aumentar su crecimiento un 2,1% adicional antes de 2018, y elogiaron los avances hacia una mayor transparencia fiscal de las multinacionales, según el comunicado publicado tras la cumbre celebrada en Brisbane (Australia).

Las medidas en los ámbitos de la inversión, el comercio y la competencia prometidas por estos países, que representan el 85% de la riqueza mundial, “aumentarán en más de 2.000 millones de dólares [del PIB mundial] y crearán millones de empleos”, precisó el comunicado publicado al término de dos días de cumbre.

Alcanzar este objetivo pasa por la creación de una plataforma de apoyo a las inversiones en infraestructuras con el objetivo de optimizar los grandes trabajos, dando fluidez a las relaciones entre gobiernos, grupos privados, bancos de desarrollo y organizaciones internacionales, según el comunicado.

Los principales países industrializados y emergentes aplaudieron también los avances hechos por iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) contra la llamada “optimización” fiscal de las multinacionales, como en el escándalo de Luxleaks en

Luxemburgo, en el que numerosas empresas pactaron en secreto para pagar menos impuestos en este estado.

Esta revelación ha fragilizado al recientemente nombrado presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, exprimer ministro de Luxemburgo, y cuya legitimidad ha sido puesta en entredicho, dadas las prácticas fiscales de su país.

Durante la cumbre, Juncker se desmarcó del escándalo y se alineó con la propuesta de la OCDE: “Querría un sistema de intercambio automático de información entre los países sobre la fiscalidad”, aseguró ante los países del G20.

Pero esta apuesta por la transparencia fiscal por parte del club de las economías ricas no convenció a las ONG, que dijeron sentirse muy decepcionadas al tratarse de un “tímido” anuncio e insuficiente.

“El G20 reconoce los fallos del sistema financiero, pero ignora las verdaderas soluciones”, lamentó Financial Transparency Coalition, una red de nueve ONGs especializadas.

Reactivación de economía y empleo

Los países occidentales que decidieron tomar medidas para reactivar la economía y el empleo, también han dado un impulso importante a la lucha contra el cambio climático y se han comprometido a “erradicar” el virus del Ébola.

Los países del G20 se comprometieron a trabajar para crecer un 2,1% más de lo previsto para 2018 para lo que invertirán más, fomentarán el comercio y la competitividad y crearán empleo, e inyectarán a la economía dos billones de dólares más, que se acompañarán de políticas macroeconómicas.

Otro compromiso de los países industrializados y emergentes, que representan el 85% de la riqueza mundial, es la lucha contra la evasión y erosión fiscal de las multinacionales y los paraísos fiscales, que han vuelto a la primera plana de la actualidad con el escándalo Luxleaks en

Luxemburgo, en el que numerosas empresas pactaron en secreto para pagar menos impuestos en el Gran Ducado cuando el actual presidente de la Comunidad Europea, Jean-Claude Juncker, era primer ministro.

Las ONG han criticado que se trate de un paso demasiado “tímido”. “El G20 reconoce los fallos del sistema financiero, pero ignora las verdaderas soluciones”, lamentó Financial Transparency Coalition, una red de nueve ONG especializadas.

Argentina, agobiada por los procesos abiertos por numerosos fondos especulativos o ‘buitres’ como los denominan las autoridades de Buenos Aires, ha logrado que el G20 incluya en la declaración final una mención sobre los procesos de reestructuración de deudas soberanas.

“Estamos tremendamente conformes con este punto”, dijo el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, a la prensa.

Los líderes mundiales también se han comprometido a luchar contra el cambio climático, en la estela del reciente acuerdo alcanzado por los dos mayores contaminantes del planeta, Estados Unidos y China, que abre la puerta a un acuerdo global el próximo año en París.

Estados Unidos y Japón han prometido aportar 3.000 millones y 1.500 millones respectivamente al Fondo Verde para el Clima.

Países emergentes como Brasil, cuyas economías están padeciendo el bajo crecimiento en Europa, abogan por la conclusión de la Ronda de Doha, ahora que Estados Unidos e India han desbloqueado el acuerdo alcanzado hace casi un año en Bali (Indonesia).

“Esperamos que eso sea un estímulo para actividad económica”, dijo la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a la prensa.

Asimismo, siguen reivindicando las reformas en las instituciones mundiales, en particular el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial para que “reflejen la correlación de fuerzas del mundo actual”.

La representación latinoamericana se ha visto mermada en la cita de este año, con la ausencia de la convaleciente presidenta argentina, Cristina Kirchner, y la partida a media reunión del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, acuciado por la crisis generada por la desaparición de 43 estudiantes el 26 de septiembre.

La próxima cita del G20 será en Turquía y China se ha ofrecido para albergar la de 2016.

Ver también

Ejército de Estados Unidos despliega kilómetros de alambrada en frontera con México

Laredo / AFP Thomas Watkins Comenzaron a trabajar en el frío de la mañana y …

A %d blogueros les gusta esto: