web analytics
lunes , 23 octubre 2017
Inicio » Articulos » El Fascismo y su estrategia de desestabilización

El Fascismo y su estrategia de desestabilización

 José Guillermo Mártir Hidalgo

Juan Barreto ha compilado un esfuerzo colectivo donde participa, viagra junto con Roberto Galbán, sildenafil Héctor Sánchez y Javier Biardeau, sale en la obra “Fascismo, el rostro oculto de la oposición venezolana: la guerra permanente contra la multitud” (www.rebelion.org/docs/181550.pdf). La obra ha sido escrito con un espíritu de urgencia y consta de tres partes: El fascismo eterno, miedo y fascismo y dos reflexiones adicionales.

En la primera parte, “El fascismo eterno”, Barreto y asociados sostienen, que el fascismo es la respuesta contrarrevolucionaria al avance del socialismo. El fascismo niega la lucha de clases y detrás de una retórica de unidad, es el brazo político-militar del mando capitalista. El fascismo busca construir una línea de reclutamiento en la clase media y en las masas populares marginadas, contra la izquierda y la clase trabajadora. Para ello utiliza grupos de choque y bandas armadas, como paramilitares, para reducir, por la fuerza bruta a sindicalistas, socialistas, obreros y movimientos sociales. Y aunque el fascismo convoca a las masas reaccionarias, es parte de la apología del destino manifiestos de la minoría selecta. El jefe fascista, amplifica las estructuras de carácter sadomasoquista y paranoico agresivas.

Barreto y asociados plantean que el fascismo regresa como rostro oculto del monstruo de la derecha imperial a través de diversos síntomas: racismo, discriminación étnica, neo liberalismo, sobre explotación del trabajo, etc. La lógica globalizadora del capitalismo neo liberal es la reagrupación de la derecha y de la ultra derecha.

El fascismo no llega al poder solo con golpes de Estado, también recurre a elecciones. La crisis económica hace que las personas se desmoralicen o desilusionen de las políticas de la Izquierda y voten a favor de la derecha, incluso, por proto movimientos fascistas. El fascismo basado en resultados electorales, puede proveer una estructura dentro de la cual puede crecer el fascismo de calle. Por eso es importante llamar a organizarse contra la derecha y la ultra derecha fascista. El fascismo requiere de un alto grado de mistificación, para que su discursividad dote a la práctica de un sentido cuasi religioso. Por esto, explican los autores, el fascismo se nutre de rituales y símbolos cuasi religiosos.

Para el semiótico italiano, Umberto Eco, citado por Barreto y asociados, el fascismo es una dictadura, que presenta una profunda debilidad filosófica en su ideología. Las características típicas del fascismo son: culto de la tradición, elementos sincretistas ocultos, rechazo a la modernidad política, culto de la acción por la acción, rechazo al pensamiento crítico, miedo a la diferencia, llamamiento a clases medias frustradas, nacionalismo xenofóbico, envidia y miedo al enemigo, anti pacifismo, elitismo, culto a la muerte, transferencia de la voluntad de poder a cuestiones sexuales, populismo cualitativo y neo lengua.

Los fascistas apelan al concepto de unidad, entendida ésta a una sociedad ideal sin contradicciones, sin lucha de clases, donde la disidencia es aplastada y el consenso se logra a partir de la aplicación de la fuerza. Las fuerzas heterogéneas del fascismo son cohesionadas bajo la autoridad de un líder, el cual se encuentra rodeado por la élite del poder fascista. El fascismo rechaza, lo múltiple, lo diverso e intenta auto afirmarse por medio de una férrea jerarquización del Aparato Estatal.  El fascismo es sectario, se siente superior.

El fascismo, mencionan Barreto y asociados, es agitación y propaganda de los sectores medios en un plan de revancha de la Gran Burguesía, contra cualquier intento de revolución socialista. El fascismo es un movimiento de reacción armada, cuyo objetivo es disgregar y desorganizar a la clase trabajadora para inmovilizarla. El fascismo actúa como instrumento de una oligarquía industrial y agraria, para concentrar en las manos del capitalista el control de toda la riqueza del país. Hay un designio por favorecer a la plutocracia. Predican el culto al héroe, a la violencia y a la guerra. Los filósofos del fascismo hicieron una apología de la cachiporra, dirá Barreto y asociados.

 Los fascistas se atribuyen las representaciones exclusivas de la patria, flanqueados por elementos liberales, democráticos y católicas,  buscan reemplazar el Estado Liberal por el Estado Fascista Unitario. El poder totalitario es un requerimiento para la recuperación de los beneficios del sistema de monopolios capitalistas. Los gérmenes del renacimiento del fascismo son: una mentalidad racista y xenófoba en algunos países imperialistas, indiferencia creciente a los asesinatos políticos, resentimiento irracional hacía los acontecimientos que le son hostiles y odio irracional hacía revolucionarios y no conformistas. El Fascismo en el poder es la dictadura abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero. El desarrollo del fascismo y la propia dictadura revisten distintas formas en los distintos países: parlamentario, monopolio político  y dictadura abierta. En las campañas de agitación, el fascismo intenta contraponer las masas trabajadoras de la ciudad y del campo, con el proletariado revolucionario y asustar a los pequeños burgueses.  Los neo fascistas latinoamericanos tiene como objetivo fundamental, instaurar regímenes de terror como forma de opresión a las clases de discriminación étnica y de denominación anti imperialista. A partir de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo norteamericano desplegó un fascismo atípico. Los regímenes autoritarios de corte fascista, fueron fórmulas de choque en la transición al reajuste estructural, para corregir las relaciones de fuerza de fuerzas que luchan a favor de las luchas anti capitalistas y anti imperialistas. El fascismo busca aplastar al movimiento de masas y crear condiciones para el predominio de una burguesía fuertemente vinculada al capital transnacional.

En Venezuela hay una crisis hegemónica del proyecto histórico de la clase dominante. La Revolución Bolivariana encarnó el poder constituyente y la multitud popular. Los líderes burgueses pasaron a ocupar el rol de dirigentes políticos, para salvaguardar su interés de clase a cualquier costo. La clase dominante venezolana no ha podido ensamblar una doctrina militar y una clase político-militar alternativa. Por lo que ha tenido que refugiarse en aventuras golpistas y en sabotajes con poco aliento.

El neo fascismo latinoamericano es una solución de fuerza, contra el avance de los sectores populares en la conquista de cambios democráticos reales de la estructura de poder social. La hegemonía burguesa utiliza a los sectores medios, difundiendo una ideología reaccionaria. El fascista tiene una solución mágica a todos los problemas: la violencia y la muerte de quienes sean distinto al orden fascista. El fascismo es la irracionalidad y las emociones convertidas en prácticas políticas. Es el miedo al cambio.

La segunda parte de la obra citada, Barreto y asociados la titulan “Miedo y Fascismo”. El miedo es instrumento de fácil uso para el fascismo, comienzan diciendo los autores. Conociendo la estructura del miedo, es posible conducirlo a través de técnicas de manipulación de masas. El miedo, desde la antigüedad, es un factor de unificación y amalgama social ante un peligro común. El proyecto fascista crea una amenaza y propone la metodología del aplastamiento y castigo para exorcizarla. El fascismo crea el miedo y vende la violencia como solución.

El fascismo es la tercera vía entre la Democracia Liberal y el Socialismo. El fascismo se resume en técnicas sistemáticas de administración del terror, generando una burocracia del exterminio, de la persecución y de la exclusión. El fascismo es el exterminio de la alteridad, la que no es vista como crueldad, sino, como un mal necesario. Para el fascismo, el pueblo es un espacio de retórica, lo asume como masa amorfa y sin proyecto histórico. El fascismo es la naturaleza fundamentalmente financiera, de la economía capitalista de hoy. El fascismo es un fenómeno de masas marcado por el interés de las élites.

En relación con la manipulación mediática, el fascismo tiene en la propaganda un soporte de difusión de sus ideas y prácticas. El fascismo se ha caracterizado históricamente, por la producción artificial de acontecimientos.  El uso del odio, sintetiza la acción fascista. En Venezuela, organiza grupos violentos que desconocen la voluntad popular. Pretenden acabar con las Misiones Sociales y todos los logros de la Revolución Bolivariana. En cuanto al papel de la religión, ésta es un arma de manipulación de la opinión pública. El fascismo siempre habla de paz y reconciliación entendiéndola como sumisión, resignación y subordinación.  Se requiere la activación del Poder Popular, como muro de contención ante cualquier discurso demagógico, anti popular y anti patriótico. El Poder Popular es la primera línea de contención del fascismo.  El Poder Popular es el pueblo como sujeto colectivo y revolucionario, para coronar con éxito la eficiencia y eficacia de las iniciativas en la construcción del socialismo.  La tercera parte comprende “Dos reflexiones adicionales”, en ella, Barreto y asociados aseveran que el capitalismo es un sistema absurdo. Las reglas del juego del capitalismo están asociadas al libre mercado, el cual es la razón racionalizadora, calculadora, ordenadora y normalizadora del sistema. El salario no es la recuperación del trabajo o la apropiación de la sustancia del trabajo. En el capitalismo, el trabajo pierde toda materialidad y es sustituido por su representación discursiva. Así, toda mercancía es fruto del trabajo pero para que un trabajador acceda a ella, tiene que transformarse en dinero. Por tanto, la crítica al capital se traduce en poner en crisis los discursos que legitiman y materializan la metafísica del mercado.

VENEZUELA, LA SEDICIÓN FASCISTA

En resumen, cuatro ideas principales se registran en la obra de Juan Barreto y asociados. La primera de ellas, que el fascismo ha sido la respuesta contrarrevolucionaria al avance del socialismo. La segunda gran ideas es que el fascismo es el instrumento de la oligarquía industrial y agraria. Es decir, es el instrumento político-militar del capital, operativizado por miembros de la clase media y de la masa popular marginada, detrás de una retórica de unidad nacional. La tercera idea que se desprende de la obra de Barreto y asociados es que el fascismo tiene una naturaleza totalitaria. Toda disidencia es castigada y aplastada, para lo cual crea una burocracia que administra el exterminio de la alteridad, la que no es vista como crueldad, sino, como un mal necesario. Y la última idea de la obra comentada es que la Revolución Bolivariana en Venezuela, está siendo víctima de un plan fascista de calle, que tiene como objetivo, provocar la caída del Presidente Constitucional Nicolás Maduro. Los medios de propaganda y agitación han creado que el control gubernamental de la ganancia sea percibida como amenaza, con lo cual infunden miedo en la clase media. Esto, con la intención que aflore en ellas la irracionalidad y la violencia.

LA MISMA ESTRATEGIA DE DESESTABILIZACIÓN EN EL PAÍS

Con respecto a la situación post electoral en nuestro país, Carlos Rivas en su artículo “Democracia, Reconciliación y Paz” expresó, que el Partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) negaba reconocer el triunfo del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), declarado en firme por el Tribunal Supremo Electoral (TSE). La derecha salvadoreña, que tanto endilgaba al FMLN querer la “venezuelización” de El Salvador, es la interesada en convertirlo en otra Venezuela argumentando un fraude electoral que observadores internacionales han declarado inexistente (Diario Co Latino. Jueves 20 de Marzo de 2014. Página 17).

En la nota periodística “Diputada de Venezuela recomienda a ARENA seguir con campaña de desestabilización”, Diario Co Latino informó que el ex candidato a la presidencia y otros miembros de la cúpula del partido ARENA y empresarios de derecha se reunieron para sostener una video conferencia con la diputada derechista venezolana María Corina Machado (Sábado 22 de Marzo de 2014. Página Nacionales 5). La diputada del Parlamento Nacional de Venezuela exhortó continuar la deslegitimación del triunfo del FMLN.  Argumentó, que en El Salvador es más fácil lograr la desestabilización del gobierno. Al parecer, la estrategia de desestabilización contra Nicolás Maduro se estaría sugiriendo utilizar en el país. Y aunque ARENA reconoció el triunfo electoral de FMLN y las aguas han  vuelto a su nivel, pende sobre nuestro país la materialización de dicha estrategia fascistas en el próximo quinquenio de gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: