web analytics
Página de inicio » Nacionales » Desigualdad e injusticia social generan grupos de poder económico y político
Latinoamérica y el Caribe son considerados como una región de mayor desigualdad social del mundo. Foto Diario Co Latino/Archivo.

Desigualdad e injusticia social generan grupos de poder económico y político

@GloriaCoLatino

Iván Morales, ed Director de País de OXFAM, site presentó el  “Informe Global de Desigualdad,” en el que se advierte que la desigualdad es el mayor reto global de los gobiernos y sus pueblos.

Latinoamérica y el Caribe son considerados como una región de mayor desigualdad social del mundo. Un 50% de los ingresos totales de la región fueron para las élites económicas, mientras los más pobres solo obtuvieron un 5% de la misma renta.

“Entre el año 2013 a 2014, dan cuenta que las 85 personas más ricas del planeta aumentó su patrimonio en 668 millones de dólares,  que equivale al día, a casi medio millón de dólares por minuto”, dijo.

El documento de OXFAM denominado “IGUALES  ¡Es hora de Cambiar las Reglas!, identificó las raíces de los problemas estructurales de los países pobres que relaciona con el neoliberalismo a ultranza y la excesiva injerencia de las élites económicas en los proyectos y programas de gobierno.  “La primera gran causa es lo que Joseph Stiglitz llama -Fundamentalismo de Mercado- que concibe que el mercado se regula a si mismo y el Estado no tiene ninguna acción en esto, OXFAM considera que es uno de los grandes factores  generadores de desigualdad”, afirmó.

Morales reseñó que este enfoque  fue impuesto en Latinoamérica entre los años ochenta y noventa, que  tuvo un efecto perjudicial al generar un mayor índice de pobreza y desigualdad.

“La segunda gran causa de desigualdad es, como el poder acumulado de las élites económicas y políticas impactan directamente en la administración pública y en la asignación presupuestaria, que son decisiones que afectan la actividad económica, social y ambiental de los Estados”, expresó. El representante de OXFAM agregó, que al copar la inversión social por la influencia excesiva de estos grupos en los espacios de los “tomadores de decisión” de país,  permite el reforzamiento de la desigualdad social y económica.

“Este es un debate público a nivel mundial, las élites han profundizado la desigualdad y permitido que estos que ya cuentan con poder económico se fortalezcan aun más, en ventajas y beneficios provenientes de las decisiones gubernamentales, que incluyen excepciones fiscales, contratos y concesiones mientras presionan a los gobiernos para impedir proyectos o políticas en beneficio de la población o pequeños productores”, subrayó.

Otras de las consideraciones del informe de OXFAM se centralizó en la desigualdad económica y social que impacta a la mujer en la región, provocando situaciones de mayor vulnerabilidad laboral y social.

“No hay duda que la desigualdad económica y la desigualdad de género se solapan; la brecha global entre hombres y mujeres sigue siendo alta; en promedio a la mujer se le paga un 10 a un 30% menos que al hombre por un trabajo equivalente”, informó.

En cuanto a El Salvador, Morales declaró que según la investigación del año pasado, la población más pobre recibió el 4.9% del ingreso nacional, mientras el de mayor ingreso recibió el 48.4%,  según indican las cifras documentales.

El informe de OXFAM que cuenta con el respaldo del ex Secretario General de la ONU, Kofi Annan, y otras organizaciones sociales internacionales apoyan un grupo de sugerencia del informe para resolver las brechas de desigualdad de los pueblos.

“Frente a estas dos grandes causas de desigualdad que marcan la lógica fundamentalista del mercado y la enorme influencia de las élites económicas y políticas se pueden tomar acciones para revertir la desigualdad. Si la -influencia- fue un elemento directo, también los pueblos y gobiernos pueden tomar decisiones deliberadas para frenarla y combatirla”, argumentó.

El trabajo digno y un ingreso adecuado que determina el estatus económico de las personas, señaló Morales  constituye  una pieza fundamental contra la desigualdad social.

“La combinación de sueldos bajos para la mayoría de trabajadores y trabajadoras  en contraste con las compensaciones excesivas, para los principales ejecutivos y accionistas constituyen una receta para la aceleración de la desigualdad”, sentenció. La segunda recomendación es la prioridad del sistema de impuestos e inversiones, a fin de nivelar las condiciones del pueblo. Y siendo fuentes imprescindible de ingresos que financian servicios, infraestructura y  bienes públicos, es un factor clave, en la creación de un contrato social entre ciudadanía y Estado. “Los sistemas fiscales mal diseñados agravan la desigualdad, los más ricos disfrutan de tasas más bajas además, aprovechan los manejos fiscales, como colocar su dinero en paraísos fiscales extranjeros, esto genera grandes huecos en los presupuestos nacionales que deben ser llenados por quienes tienen menor ingreso. Es una redistribución de riqueza hacia arriba, en que los más pobres pagan la cuota de impuesto más alta frente a los que tienen mayores ingresos”, sostuvo.

Sobre la tercera y cuarta recomendación del Informe de OXFAM, Morales retomó el énfasis en las inversiones  sociales que benefician a las mayorías como la salud y la educación.

“Recomendamos también, poner énfasis en la protección social, que le hemos llamado -quedar libre del miedo- que se traduce en quedar libre de la pérdida del trabajo, de envejecer o no poder proveer educación o salud a sus hija o hijos. Eso quiere decir, que si vamos a buscar medidas que busquen reducir la desigualdad económica de manera deliberada, debemos orientar la atención prioritaria de las mujeres”, puntualizó.

Ver también

Asilo político de Funes inhabilita la difusión roja de INTERPOL

El director de la Policía Nacional Civil (PNC) Howard Cotto confirmó que INTERPOL Internacional no …

A %d blogueros les gusta esto: