web analytics
Página de inicio » Nacionales » Corrupción impide que El Salvador acceda a un Fomilenio III
Danny Burridge en una entrevista exclusiva para Diario Co Latino expresó que el dinero de Fomilenio I y II se debió aprovechar mejor, ya que los proyectos no benefician del todo a los sectores más vulnerables. Foto Diario Co Latino

Corrupción impide que El Salvador acceda a un Fomilenio III

Samuel Amaya
@SamuelAmaya98

La Corporación Reto del Milenio es la agencia del Gobierno Federal de Estados Unidos que se encarga de aprobar y desembolsar cooperación económica para países como El Salvador que se encuentran en situación vulnerable, con altos índices de pobreza y falta de desarrollo social. FOMILENIO I y II dependieron de ese organismo desde 2007 hasta la actualidad. Sin embargo, no se tomó en cuenta la participación de los sectores que iban a ser beneficiados, ya que poco o nada, tomaron en cuenta las peticiones de los sectores, tras “ser escuchados”.

Para conocer más detalles sobre el convenio que sostuvo El Salvador con Estados Unidos para el Fondo del Milenio, Diario Co Latino platicó con Danny Burridge, experto en sociología, y actual secretario de Voces en la Frontera, a través de la cual se mantiene en comunicación con El Salvador a través del apoyo en proyectos de desarrollo alternativos en el Bajo Lempa y en la zona de Morazán. Danny Burridge ha estudiado desde los inicios este convenio entre el país norteamericano y salvadoreño.

-A la pregunta, ¿bajo qué idea el Gobierno de los Estados Unidos implementó el Reto del Milenio aquí en El Salvador?

Danny Burridge recordó que antes de establecer el primer Fomilenio, durante décadas los gobiernos intentaron reducir la pobreza en los países en “vías de desarrollo”, y en El Salvador prácticamente no se había visto mayor progreso. Sin embargo, a principios del año 2000, Estados Unidos se propuso “apoyar” para que los países receptores de fondos participaran más en los proyectos de desarrollo; es cuando surge la Corporación Reto del Milenio que tenía como objetivo, hacer que los Estados que se iban a beneficiarse de recursos también desembolsaran una parte para proyectos de desarrollo en zonas donde se concentraba la pobreza. Pero a la misma vez que cumplieran con ciertos requisitos que comúnmente se les conoce como indicadores. Entonces, el Gobierno salvadoreño cumplió los requisitos para Fomilenio I en 2008 y Fomilenio II en 2014.

-Precisamente uno de los indicadores que establece la Fundación Reto del Milenio es el “control de corrupción y buena gobernanza democrática”, algo que el Estado como tal, no lo ha cumplido, por los señalamientos que tiene el actual presidente y por los expresidentes condenados por malversar fondos, ¿es por tal razón que el Gobierno de El Salvador no optaría por un Fomilenio III?

“Hubo una serie de conflictos alrededor de ese indicador, y la Corporación Reto del Milenio (MCC por sus siglas en inglés) evaluó el Gobierno de El Salvador por no haber cumplido con lo dicho, pero vale la pena mencionar, que según ellos (la MCC), no se había cumplido ese indicador por cuatro años, eso también implica la administración anterior (la de Salvador Sánchez Cerén). Pero se sabe que ha habido evidencia de corrupción ya por muchos gobiernos, y este tema ha sido un gran obstáculo para poder seguir con el cumplimiento y la implementación de este Fomilenio II y ha perjudicado la posibilidad de recibir un Fomilenio III”.

-Sumándose a lo anterior, el Estado salvadoreño tuvo dificultades entre Órganos para desembolsar los 50 millones de dólares para la finalización de las obras del Fomilenio II, ¿puede también ser motivo para que el país no opte a un nuevo Fondo del Milenio?

“Sí, claro, cuando se ve que un Estado no puede respetarse entre los diferentes Órganos, eso refleja que no se tenga una buena gobernanza democrática (…), cuando los órganos del Estado no respetan las funciones del otro, entonces, eso sí es una evidencia clara de una falta de gobernanza democrática y eso ha estado en plena vista en los últimos meses en El Salvador”.

-La pobreza aquí en El Salvador se mantiene a pesar de establecer dos Fomilenios, y siendo este fenómeno, el motivo por el cual ciudadanos migren a otros países; entonces, ¿no hay una apuesta de los gobiernos de los EE. UU. y El Salvador para contrarrestar esta situación?

“De forma científica y analítica, vemos que Estados Unidos no tiene un interés real en acabar la pobreza, porque si la tuvieran, estarían más interesados en cambiar el modelo de desarrollo económico que desde las décadas de los 80s se ha implementado, y este es un modelo neoliberal que privilegia la inserción de cualquier país en una economía global, y en El Salvador vemos cómo se ha invertido en maquilas, sector de servicios y cómo se ha intentado potenciar las importaciones y exportaciones, y todos estos procedimientos económicos, buscan conectarlo a una economía global. Estados unidos quiere tener en otros países estabilidad, relaciones exteriores en términos comerciales beneficiosos para los empresarios de EE. UU. pero el problema es que sus intereses económicos entran en conflicto con sus intereses sociales, los modelos económicos que exitosamente se ha implementado en El Salvador, es lo que genera desigualdad, beneficia más a los ricos y sigue marginando a los pobres”.

-¿Cuáles consideras que serían las ventajas y desventajas de los FOMILENIOS implementados en el país?

“Las ventajas de Fomilenio I y II mejoraron ciertos aspectos de infraestructura. Con Fomilenio I al norte del país, se logró finalizar la Carretera Longitudinal, con ello se mejoró la conectividad, y las vías para transporte personal humano, así como productos. Con Fomilenio II, al sur del país se logró mejorar las vías de infraestructura. “claro, la gente común y corriente puede ocupar esas carreteras, pero los beneficios de esos proyectos son más para los grandes capitalistas, porque ellos son los que van a estar ocupando las carreteras para mover grandes cantidades de productos, de un país a otro, de una región a otra”.

“Mientras que las desventajas sería que muchos recursos tanto en Fomilenio I y II fueron destinados a mejorar el clima de inversión, y capital humano pero este capital humano normalmente a mejorar la oferta laboral al mundo económico, es decir, para que estas personas trabajen en empresas extranjeras. Y por lo general no son buenos trabajos que se consiguen a través de una economía globalizada. Las desventajas de los Fomilenios son que siempre han orientado fondos a un modelo de desarrollo que beneficio a pocos y no beneficia a las grandes mayorías”.

Ver también

Organizaciones exigen cumplimiento de Ley de Inclusión de Personas con Discapacidad

Oscar Martínez [email protected] Representantes de las Organizaciones de la Mesa Permanente de Personas con Discapacidad …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.