Página de inicio » Latinoamerica » Chile despide en funeral de Estado a expresidente Piñera, fallecido en accidente aéreo

Chile despide en funeral de Estado a expresidente Piñera, fallecido en accidente aéreo

Por Cristóbal Chávez Bravo
SANTIAGO/Xinhua

Un silencio espectral se sintió cuando el orfeón de Carabineros, la policía militarizada chilena, entonó la Marcha Fúnebre, mientras la carroza con el fallecido exmandatario Sebastián Piñera pasaba frente al presidente chileno, Gabriel Boric, en el palacio presidencial, en el funeral de Estado que este viernes despidió al pretérito líder político del país sudamericano.

Los actos de despedida arrancaron la mañana de este viernes en la sede del Congreso Nacional, en la capital chilena, donde los días anteriores llegaron miles de personas para despedir al expresidente Piñera (2010-2014 y 2018-2022), quien murió a los 74 años el martes pasado al caer el helicóptero privado en el que viajaba a orillas del lago Ranco, en el sur del país sudamericano.

“Vine a darle las gracias por todo el proceso que se hizo en Dichato, todo se reconstruyó en un tiempo récord de dos años”, afirmó a Xinhua María Angélica Torres, una chilena que se agolpó fuera del edificio parlamentario como un homenaje por lo que hizo Piñera en Dichato, una de las localidades más afectadas tras el terremoto de magnitud 8.8 grados Richter que azotó la zona centro-sur de Chile en 2010.

Con emoción recordó al exmandatario como “hombre ‘trabajólico’, muy visionario, amable y feliz”.

En la sede del Congreso Nacional chileno, embellecido por los arreglos florales que adornaron las seis columnas corintias en la entrada del histórico edificio, la clase política local le rindió el último homenaje al fallecido exmandatario.

“Abrió camino a lo largo de toda su trayectoria a una derecha moderna, democrática, liberal, abierta al diálogo y a los acuerdos por el bien superior de Chile”, destacó el presidente Gabriel Boric sobre Piñera, el primer mandatario de derecha desde el retorno a la democracia, tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Boric agregó que “reivindicar el legado de Sebastián Piñera es reivindicar los acuerdos, abrazar el entendimiento, actuar con sentido de urgencia y pragmatismo frente a las necesidades de los chilenos y chilenas”.

Por su parte, la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018), complementó que “son pocos los episodios en la historia política iniciada en los años 80 en que él no haya jugado un papel relevante”.

“Por supuesto que tuvimos diferencias políticas como las tienes cualquier persona que decide entrar en el debate de las ideas, portando sus principios y sus visiones, pero quiero destacar algo que nadie podrá arrebatarle al presidente Piñera: las diferencias no le incomodaban, su corazón liberal las alentaba”, aseveró.

En la ceremonia cívica también participó el expresidente chileno Eduardo Frei (1994-2000) y se excusó de no asistir el exmandatario Ricardo Lagos (2000-2006), de 85 años, quien se retiró este mes de la vida pública.

El féretro de Piñera fue trasladado a la Catedral Metropolitana de Santiago, en la Plaza de Armas, el casco histórico de la capital, donde otro centenar de personas resguardó y siguió afuera del atávico centro religioso la misa oficiada por el arzobispo de Santiago, Fernando Chomalí, en el interior del templo.

“No fuiste ideologizado, sino de una honestidad intelectual incomparable, que te hacía no titubear ni caer en tentaciones populistas”, dijo uno de sus hijos, Sebastián Piñera Morel.

En la catedral también se hizo presente, en representación de sus compañeros, el jefe de turno de la mina San José, Luis Urzúa, el último de los 33 minero rescatados en 2010, quienes estuvieron a 600 metros de profundidad durante 69 días, una proeza que fue resaltada en todo el mundo, celebrada en el Gobierno de Piñera.

“Gracias a él, hoy día podemos dar un testimonio. Hoy día podemos decir: sí presidente, usted lo pudo hacer, y usted nos sacó de tierra. Usted luchó por nosotros, junto a su familia”, dijo Urzúa, quien portó durante toda la ceremonia un casco de minero, al igual que sus compañeros que asistieron a la misa.

La vetusta iglesia mira a un moderno edificio lleno de vidrios, una antípoda que representa también a Piñera, quien serpenteó durante su vida con el mundo empresarial -es la quinta familia más rica de Chile, según Forbes- y los cargos públicos que ostentó, un limbo que le generó permanentes problemas por los conflictos de intereses que ocasionaron.

La parte pública del sepelio concluyó con un cortejo fúnebre desde Catedral hasta el palacio de La Moneda, a seis cuadras de distancia, un viaje en el que miles de personas se atiborraron en las calles o en las ventanas de los edificios públicos para despedirse de Piñera.

La carroza entró al palacio, donde lo esperaba el presidente Boric, con una mano en su pecho, y dos integrantes de la guardia presidencial, quienes con trompetas desde las terrazas del segundo piso iniciaron la Marcha Fúnebre que fue seguida por el Orfeón de Carabineros, un espectral momento que logró silenciar a las miles de personas que rodeaban la casa gubernamental.

 

El ataúd recorrió varios puntos de Santiago, entre ellos la icónica Pérgola de las Flores, hasta llegar al Parque del Recuerdo, en la comuna de Huechuraba, en el norte de la capital, donde fue enterrado con la presencia de su familia, amigos y autoridades de Gobierno. Fin

Ver también

Cuba y Somalia cooperan para esclarecer paradero médicos secuestrados

La Habana/Prensa Latina Cuba y Somalia cooperan hoy para esclarecer la situación actual de los …