Página de inicio » Opiniones » Bukele: cuatro mentiras relevantes en la CPAC

Bukele: cuatro mentiras relevantes en la CPAC

Por Leonel Herrera*

El discurso de Nayib Bukele en la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC), realizada la semana pasada en Estados Unidos, se caracterizó por varias afirmaciones falsas sobre la realidad del país, que fueron aplaudidas como verdades por los fanáticos seguidores de Donald Trump que conformaban el público de la convención ultraderechista.

La primera gran mentira del presidente salvadoreño en el foro de la extrema derecha gringa fue que “hemos tenido las elecciones más libres, transparentes y justas de la historia”. Bukele no tiene vergüenza de expresar semejante falsedad después de que han sido públicas vergonzosas irregularidades y que los propios magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) han tenido que reconocer “errores”, a pesar de su sumisión a los designios y a la narrativa oficialista que habla de elecciones democráticas y legítimas.

Además, el autócrata salvadoreño lo dijo omitiendo que su reelección inconstitucional es la manifestación más fraudulenta de un proceso electoral escandalosamente desigual, donde todas las reglas y condiciones favorecieron siempre al oficialismo en detrimento de los partidos y candidatos de oposición.

La segunda mentira importante fue que “la destitución de fiscales, magistrados y jueces fue porque éstos favorecían y dejaban libres a los pandilleros”. Esta afirmación contrasta con la realidad, pues los hechos confirman que la destitución ilegal del fiscal general en mayo de 2002 fue para detener las investigaciones sobre casos de corrupción y negociaciones del gobierno con las maras; mientras que el objetivo de poner magistrados afines en la Sala Constitucional fue autorizar la reelección inconstitucional de Bukele.

De igual forma, es comprobable que el retiro obligado de todos los jueces y juezas  mayores de 60 años o que tuvieran más de 30 años de servicio fue con el objetivo de colocar a jueces que respondieran a los intereses del oficialismo y se prestaran a sus estrategias manipulación del sistema judicial.

Y en relación a esto va la tercera mentira. Bukele dijo que, a diferencia de Estados Unidos donde se usa la justicia para perseguir a opositores (refiriéndose a las demandas contra Trump), en El Salvador no se usan las instituciones para eso. El populista salvadoreño habló como si no hubiera ex funcionarios enjuiciados con el pretexto de la falaz lucha contra la corrupción, la persecución contra críticos como Rubén Zamora o la criminalización de los ambientalistas de Santa Marta por oponerse a la minería metálica.

Finalmente, no podía faltar la mentira del país más seguro. Bukele insistió al final de su discurso en que El Salvador es el país más seguro del hemisferio occidental, sin aportar datos o estudios que indiquen por qué nuestro país sería más seguro que Costa Rica, Uruguay, Canadá o cualquier otro de la región.

Por lo demás, Bukele decretó la muerte del globalismo posiblemente sin siquiera saber qué es exactamente y culpó por los males del mundo al filántropo liberal George Soros, de lo mismo que Hitler culpaba a los judíos. Sin embargo, para sus aduladores -y para los terraplanistas, antivacunas y demás conspiranoicos de la CPAC- fue un “gran discurso”.

*Periodista y activista  social.

Ver también

¿LE LLEGARÁ EL TURNO A LA CONSTITUCIÓN?

Por: Licenciada Norma Guevara de Ramirios Febrero y un proceso electoral fraudulento abrió la puerta …