web analytics
Página de inicio » Opiniones » AUSENCIA DE IMPULSO COOPERANTE

AUSENCIA DE IMPULSO COOPERANTE

“Son los signos de una sociedad enferma, que no sabe cuidarse y que, además, no busca tiempo para sí, para reconstruirse junto a los demás”.

Víctor CORCOBA HERRERO/ Escritor

[email protected]

Somos pura contradicción. Nos hemos globalizado, pero aún no tenemos un propósito de enmienda, ni mucho menos un proyecto para todos. Hace falta otro espíritu más cooperante, que siembre confianza y suscite el entusiasmo, activando espacios más seguros y acogedores, que defiendan cuando menos el derecho a una vida decente. Cada amanecer, por desgracia, proliferan las rutas de la muerte por posibles expulsiones forzadas, que son muy difíciles de documentar, pero que están ahí, a la espera de que se prioricen la búsqueda y el rescate existencial. Mal que nos pese, el caos está servido, bajo una mentalidad de indiferencia y miedo. Desde luego, nos merecemos tomar otro rumbo más verdadero, realmente humano, para reconducirnos como familia. Urge reencontrarse, asistirse y resistir esta atmosfera de injusticias, traspasar el horizonte de las relaciones y renunciar a la mentalidad egoísta, que todo lo corrompe y degrada. De ahí, lo importante que es pararse a reflexionar, cuando menos para poder gestionar las diversas crisis que nos ahogan y promover la transformación.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama providencia, pero también hay que ponerse en acción con ánimo de unión, ya no sólo para tender puentes, también para escucharse y crear un nuevo estilo de vida más fraterno. La cuestión es que un camino abierto, requiere el activo de la mano extendida y la disposición real a entenderse. Sin duda, hoy más que nunca se requieren de espíritus libres, capaces de restaurar la confianza mutua entre orbes diversos. Indudablemente, no tenemos tiempo que perder, ante el abuso de sometimientos y desprecios que nos lanzamos unos a otros, cuando en realidad lo que se requiere es concurrir y acompañar, en el intento de buscar una luz en medio de este volcán de tinieblas que nos está dejando sin futuro. Son los signos de una sociedad enferma, que no sabe cuidarse y que, además, no busca tiempo para sí, para reconstruirse junto a los demás. Debiéramos no pecar de ignorancia, ya que la vida no es soledad, sino tiempo de vivencia en corporación. Indudablemente, tampoco hay mejor vigor que la de activar la consideración en nuestra hoja diaria y crecer bajo el mismo techo del alma.

Nos hará bien, pues, introducir el espíritu de la cooperación mundial en nuestros propios abecedarios internos. En todo caso, no existe una mejor prueba de avance de una civilización, que la de verse en colaboración permanente, para conseguir un mundo más benefactor, ante el cúmulo de agitaciones sociales, que nos retroceden a un mundo de socios sin más. Sea como fuere, nos falta corazón para aprender a vivir juntos armónicamente, observando que todo ser humano tiene derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente, derecho esencial que no puede ser negado a nadie por principio existencial. Porque la vida no entiende de rincones, sino de energía generosa, plasmada por la interdependencia de vínculos y la corresponsabilidad entre todos los suspiros humanos. Al fin y al cabo, lo vital radica en crecerse y en recrearse conjuntamente, bajo un contexto más de contribución que de inhibición. Toca socializarse y universalizarse, sin duda. Lo significativo está en regenerarse y en ganar terreno a la aproximación anímica, que es lo que nos realza la visión tanto del ser como del estar.

Las soluciones vendrán de la cooperación conjunta, es el fruto de un trabajo común. Más allá de las acciones individuales, se requiere de otras prácticas que consoliden los derechos humanos, mediante proyectos que nos fusionen entre análogos, intuyendo que asegurando el bien colectivo, de igual forma sentamos las bases para esa cercanía humanitaria; la de desvivirse por vivir como linaje, que es lo que en el fondo nos puebla de esperanza. Son, precisamente, esos cauces nuevos los que nos avivan la creatividad humana y el sueño de hacer humanidad. Aquí, toma sustento, el fundamento de los consensos para poder sobreponernos y continuar hacia adelante. Lo que no es de recibo, es paralizarse por muy fuerte que sea el invierno del descontento, nos merecemos afrontar los desafíos enormes y dramáticos  de nuestro periodo sin desfallecer. Para ello, siempre hay rayos de esperanza, es cuestión de dejarnos asombrar y de interrogarnos con ingenio y audacia.  Dejemos de entrar en colisiones. Lo esencial del anhelo reside en alojarse y en dejarse habitar, respetando los lazos.  Nos necesitamos mutuamente.

Ver también

Honor a Héctor Oquelí Colindres

5 de diciembre de 2022 (Palabras en el seminario sobre Democracia y Partidos Políticos con …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.