web analytics
martes , 24 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Asesinatos de ecologistas: muchos e impunes, sobre todo en Brasil

Asesinatos de ecologistas: muchos e impunes, sobre todo en Brasil

Por Alfons Luna
Londres/AFP

Más de 900 personas murieron desde 2002 defendiendo el medioambiente, ailment la mitad en Brasil, discount pero sólo se condenó a 10 personas por esos crímenes, capsule según un informe de la ONG británica Global Witness publicado este martes en Londres.

Las disputas por la tierra se han acrecentado y con ellas la violencia. En total, 908 personas murieron entre 2002 y 2013 en 35 países, según el informe de Global Witness, publicado unos meses después del 25º aniversario del asesinato del recolector de caucho y activista brasileño Chico Mendes.

El año con más muertes en ese periodo fue 2012, con 147. Sólo en un 1% de los crímenes se detuvo, juzgó y condenó a los perpetradores.

Brasil es el país más peligroso del mundo para los activistas: unos 448 lo pagaron con su vida. Le siguen Honduras, con 109, y Filipinas, con 67.

“Esto muestra que nunca había sido tan importante proteger el medioambiente como ahora, y que nunca había sido más mortal”, dijo Oliver Courtney, de Global Witness, que se define como una organización que quiere “cambiar el sistema exponiendo los intereses económicos que se esconden tras los conflictos, la corrupción y la destrucción medioambiental”.

No hay “síntomas más evidentes de la crisis medioambiental en el mundo que el aumento de asesinatos de gente ordinaria que defiende el derecho a sus tierras. Sin embargo, este problema que crece rápidamente pasa en gran parte desapercibido, y sus responsables salen casi siempre indemnes”, agregó Courtney.

Tala ilegal, vacas y soja

El informe tiene un capítulo dedicado a Brasil. El alto número de muertes se atribuye en parte al “modelo de propiedad de la tierra, que está entre los más concentrados y desiguales del mundo”.

“Pese al fuerte crecimiento económico parcialmente sustentado en las exportaciones agroindustriales, la mayoría de la población de Brasil sigue siendo pobre y la mayor parte de su comida se produce en propiedades pequeñas o medianas”, afirma el documento.

“Eso lleva a los agricultores de subsistencia y a los grupos indígenas a entrar en conflicto con propietarios poderosos y bien conectados por los derechos legales sobre bosques y tierras”, agrega.

La lucha por la Amazonia, por su tierra y por su madera, se traduce en la mayoría de las muertes de activistas.

“Primero llegan los taladores ilegales y se llevan la madera. La segunda industria es la ganadería, y luego la soja. Ese es el ciclo natural de la frontera amazónica”, explicó en el informe Natalia Viana, de la ONG brasileña Pública.

Global Witness asegura que las muertes podrían ser más, pero que en cualquier caso dan una idea aproximada del grado de violencia que sufren los activistas y que empieza con intimidaciones e incluso estigmatizaciones, como la que sufren los indígenas cuando se les acusa de entorpecer el desarrollo de una región cuando defienden sus tierras.

Finalmente, la ONG fundada en Londres en 1993 reclama medidas. “Empezando por una resolución del Consejo de derechos humanos de la ONU específicamente dirigida a la creciente amenaza que sufren los defensores de la tierra y el medioambiente”.

A %d blogueros les gusta esto: