web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » “El gobierno para obedecer, el pueblo para mandar y la vanguardia para dirigir”: Carlos Fonseca Terán
“El gobierno para obedecer, el pueblo para mandar y la vanguardia para dirigir”: Carlos Fonseca Terán
Carlos Fonseca Terán, Secretario de Relaciones Internacionales del partido FSLN de Nicaragua, e hijo del comandante y jefe de la Revolución Popular Sandinista, Carlos Fonseca Amador. Foto Diario Co Latino / Ludwin Vanegas.

“El gobierno para obedecer, el pueblo para mandar y la vanguardia para dirigir”: Carlos Fonseca Terán

@GloriaCoLatino

Carlos Fonseca Terán, medical hijo de uno de los fundadores del  Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), buy cialis participó recientemente en la  reunión de la Secretaria Regional de Mesoamérica y el Caribe del Foro de Sao Paulo, click Secretario Internacional Adjunto del Frente Sandinista, en la reunión preparatoria del “Foro de Sao Paulo”, en donde compartió en exclusiva para Diario Co Latino, su visión de la izquierda latinoamericana frente a los desafíos de gobernabilidad y estabilidad política.

– ¿Cuáles serán los puntos en la preparación al Foro Sao Paulo ?

La agenda que tenemos está fundamentalmente con los temas relacionados con la integración entre los pueblos, como parte de la estrategia que tenemos que desarrollar en conjunto para enfrentar los actuales ataques de las oligarquías, de las derechas patrocinadas e impulsadas por el imperialismo norteamericano, como su expresión de estrategia global y continental, dirigida a deshacerse de todos aquellos gobiernos que no son afines a sus intereses económicos.

– ¿Cuál es el análisis del FSLN sobre esta situación?

Lo que nosotros vemos desde el Frente Sandinista es la evidencia acerca de los límites que tiene la institucionalidad política democrática representativa, que está diseñada para defender los intereses del Capitalismo.

Es cierto que la izquierda ha hecho uso de esa institucionalidad y ha luchado en condiciones desfavorables bajo las reglas del juego impuestas por los propios adversarios, para ser favorecidos en las contiendas políticas; pero a pesar de eso, la izquierda ha logrado conquistar una gran cantidad de gobiernos en América Latina.

– ¿Qué hay de esa institucionalidad?

No debemos olvidar nunca que este modelo político democrático representativo no es el nuestro; no es el modelo que nos va a permitir legitimar los cambios sociales, que la izquierda ha estado promoviendo en América Latina de reducir la pobreza, la desigualdad social y mejorando la vida para las grandes mayorías empobrecidas por el modelo capitalista.

Nuestro modelo político es distinto, al que todavía existe en los países que gobierna la izquierda en América Latina -a excepción de Cuba-,  por supuesto. Nuestro modelo político tiene que estar basado en que el poder político sea ejercido directamente por los ciudadanos, por las familias, el pueblo, las clases populares y dentro de ese modelo político tenemos la necesidad de la conducción o vanguardia política organizada.

– ¿Cómo se puede lograr este nivel de involucramiento social ?

Esto se logra a través del trabajo ideológico, trabajo político, desarrollado por un destacamento organizado de revolucionarios sin sustituir al pueblo en el ejercicio del poder.  Una cosa es utilizar los espacios institucionales de este modelo político, que no es el nuestro y otra cosa es creer que esos espacios institucionales van a permitirnos ir más allá, de hasta donde hemos llegado.

Oficialmente el poder electoral  y el poder judicial dicen ser neutrales y la experiencia de los Estados Unidos entre George Bush y Al Gore, aunque en ese sistema puede ganar el que tenga menos votos, el impasse fue resuelto por la Corte de Justicia de los Estados Unidos, con mayoría republicana, con magistrados vitalicios que le dieron-obviamente- el gane al candidato republicano.

De manera que no es cierto que los organismos arbitrales de la institucionalidad política democrática representativa sean neutrales, porque responden a los intereses de las clases dominantes.

– ¿Cómo incide esta institucionalidad?

Por lo general, la democracia burguesa y representativa está diseñada para que el poder sea ejercido por los explotadores entonces, los partidos fuertes son casi siempre de derecha, salvo algunas fuerzas de izquierdas que se han venido posesionando de espacios en diferentes formas de lucha y la última que es la electoral. Claro, esto no habría sido posible sin que antes no hubiera existido lucha armada en América Latina.

En circunstancias distintas a las actuales, pero continuando con esto de la “institucionaldad, de la democracia representativa” cuando la izquierda logra llegar a estos  espacios institucionales se da una situación que no está en el esquema bajo el cual fue diseñado este modelo.

– ¿Cuál es esa situación?

Que los intereses de clase se ven enfrentados a través de la contienda política electoral, porque la democracia burguesa está diseñada para que se enfrenten entre ellos mismos, como los demócratas y republicanos, ahí está Estados Unidos, mejor ejemplo imposible. Y los conservadores o liberales que estuvieron en nuestros países por una gran cantidad de tiempo.

– ¿Por qué afecta a la izquierda?

Porque participa en base a las reglas del juego impuestas por el adversario político, adversario de clase, el adversario ideológico, entonces, ¿qué pasa? que cuando se da está situación en una democracia representativa las contradicciones políticas partidarias son manifestación de contradicciones de clase irreconciliables y antagónicas y sucede que todas las instituciones se vuelven trincheras de lucha a muerte entre las clases cuyos intereses se ven confrontados.

Y reconociendo nosotros las contradicciones antagónicas de clase que existen en la  sociedad hace propuestas de unidad de nuestros pueblos, para sacar  adelante la economía del país; porque no estamos planteando hacer desaparecer a la clase explotadora.

Estamos planteando un marco político, económico en el cual, todos logremos sacar adelante a nuestros países, porque nuestros intereses nacionales, se oponen a los intereses del imperialismo, que es la máxima expresión del Sistema Capitalista.

– ¿Cuál es la situación de la izquierda latinoamericana?

La actual situación de la izquierda en América Latina es que está bajo ataque, por parte de las fuerzas retrógradas del continente y tiene que ver con la capacidad que tengamos de comprender cuál es la esencia de los fenómenos políticos y económicos que se presentan en nuestras realidades .

El de Dilma Rousseff siendo destituida como presidenta de la república de Brasil -dicen para mientras investigan- pero el presidente interino lo vemos ya, promoviendo las políticas neoliberales, como si ya Dilma fue destituida para siempre.

Y es que la mayoría de esos diputados y senadores que votaron para destituirla no tienen prueba alguna de corrupción como han querido venderlo políticamente, pero además estos señores en su gran mayoría son imputados por actos de corrupción  -en los que si hay pruebas- pero que tienen inmunidad por el cargo que ocupan y así es como funciona ese modelo político.

Es tanta la evidencia de los acusadores de Dilma, que tuvieron que destituir al presidente del Congreso (Eduardo Cunha) quien fue el artífice de este proceso, y que ella denunció, cuando él ofreció no dar paso al proceso de destitución, a cambio de su impunidad, claro Dilma no aceptó, y vemos ahora lo que este tipo hizo, lo único que no pudo lograr fue más impunidad para librarse de los cargos de corrupción para aplicarle justicia.

– ¿Por qué estos movimientos contra gobiernos legalmente electos?

Me llama mucho la atención que cuando los senadores y diputados ejercieron su voto en contra de Dilma, ni siquiera disimularon o argumentaron las razones de la corrupción o qué ocultó no sé que cosa del presupuesto; en sus discursos ellos dijeron que votaban en contra de ella porque era de izquierda; que ella era del PT (Partido de los Trabajadores), que era parte de los comunistas, de terroristas. Y luego, enaltecían a los militares del Golpe de Estado de 1964.

Así, con estas palabras descaradas, así como en las manifestaciones de la derecha contra la destitución de Dilma… lo que tenemos ahí  es una ultra derecha claramente facista e incluso en los términos burgueses sobre lo que significa la democracia, un instrumento al servicio del poder, para legitimar un poder de clase.

Y si las instituciones del modelo democrático representativo son trincheras de lucha, debemos conquistarlas, así como se han conquistado gobiernos por vía electoral; si no entendemos esto nos van a seguir pasando cosas como las que actualmente pasan en Brasil, en Argentina, en donde están queriendo enjuiciar descaradamente a Cristina Kirchner con la misma insolencia con la que han actuado contra Dilma en Brasil.

– ¿Qué deben hacer los gobiernos o partidos de la izquierda latinoamericana?

El poder popular en lo político y lo económico; creando espacios de poder en donde los ciudadanos puedan tomar decisiones  y no solo elegir representantes que después los olvidan.

Crear poder económico popular democratizando la economía, garantizando el acceso al Capital por parte de los sectores populares, socializando la propiedad no por la vía de las confiscaciones, sino creando nuevos espacios en la sociedad a favor o controlados por las clases populares y un grupo que sea capaz de conducir este proceso a través de un trabajo político, de lucha ideológica desde esos espacios institucionales ganados por la izquierda.

Nosotros tenemos un lema : El gobierno para obedecer, el pueblo para mandar y la vanguardia para dirigir, que es donde se ejerce el trabajo político desde las estructuras, en la cual, el pueblo ejerce su poder, su involucramiento en los procesos, que es una vanguardia de nuevo tipo que se adecua a estos tiempos y las necesidades históricas de la revolución.

A %d blogueros les gusta esto: