web analytics
lunes , 18 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » 2 de febrero

2 de febrero

@arpassv

Faltan sólo dos días para las elecciones presidenciales, viagra donde el país decidirá si continúa con los cambios iniciados por el actual gobierno o si decide volver al pasado con los que “quieren recuperar a El Salvador”. Y por no ser una elección cualquiera, pills los comicios del próximo domingo requieren la participación de toda la población electora.

Así que desde este espacio editorial instamos a todo el electorado a participar en la fiesta cívica. El deseo ciudadano de que el país siga adelante debe superar al miedo que quisieron imponer los que insultaron, atacaron y difamaron a sus contrincantes con sus acostumbradas campañas sucias.

Esos “profetas del odio”, como los llamó hace dos días la secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, lo intentaron todo: descalificar al Tribunal Supremo Electoral levantando el fantasma del fraude, provocar violencia pronunciando discursos confrontativos, confundir manipulando información con sus medios, engañar haciendo promesas falsas, etc.

Los señores de la mentira buscan este 2 de febrero retomar el control estatal para restablecer sus privilegios y reinstaurar el gobierno corporativo de las élites empresariales que siempre vieron al país como su finca. Es por eso que evitar su regreso dejó de ser una cuestión ideológica y se convirtió en una necesidad de sobrevivencia nacional.

Esta idea debería mover a los electores indecisos, la necesidad de no volver al pasado. Y las clases medias que no han sentido beneficios directos con esta administración deberían votar reconociendo el acierto de haber implementado políticas de apoyo a los sectores más vulnerables, porque no podía ser de otra manera: había que atender primero a la población más necesitada, la históricamente abandonada por los gobiernos anteriores.

Así que el domingo hay que salir a votar, desafiando a quienes buscar evitar la participación ciudadana porque le temen a la acción transformadora del pueblo; y desafiando a quienes desprestigiaron a la política para generar la indiferencia y apatía popular que les permitiera perpetuar sus privilegios.

Este 2 de febrero es necesario desafiar a quienes piensan que la población salvadoreña es olvidadiza, amnésica y desmemoriada; y desafiar a los pregoneros del pasado que no se dan cuenta que el tiempo cambió, el país cambió y que por tanto se requieren nuevos discursos, métodos y paradigmas.

La cita del domingo es para seguir de frente al futuro, seguir experimentando cosas nuevas y seguir desmontando las estructuras injustas que crearon el país desigual, excluyente y violento heredado de los gobiernos anteriores.

A %d blogueros les gusta esto: