web analytics
Página de inicio » Nacionales » “Urge recuperar la figura profética y liberadora de Monseñor Romero”: Juan José Tamayo
Juan José Tamayo, teólogo de la liberación, expone sobre la urgencia de rescatar el cristianismo liberador de Monseñor Oscar Romero. Foto Diario Co Latino /Gloria Orellana

“Urge recuperar la figura profética y liberadora de Monseñor Romero”: Juan José Tamayo

Gloria Silvia Orellana
@DiarioCoLatino

“La recuperación de Monseñor Romero tiene sus límites y es que, algunos sectores jerárquicos y movimientos cristianos conservadores nos están desenfocando su verdadera personalidad, eso es lo que temo”, advirtió, Juan José Tamayo, teólogo español, que ha documentado la Teología de la Liberación.

Juan José Tamayo disertó este viernes sobre el legado de San Oscar Arnulfo Romero, en la clausura del Seminario Fe y Política, organizado por la Mesa de las Iglesias, la Escuela Política As-Arte, con el apoyo de ASPRODE.

“Recuerdo que lo comentaba con Jon Sobrino, que no estábamos muy de acuerdo en que canonizaran a Monseñor Romero, no por considerar que no tenía las virtudes y cualidades de acceder a los altares y ser presentado como el referente de un cristianismo liberador, todo lo contrario”, dijo el teólogo. “Lo que temíamos es que después de ser elevado a los altares se devaluara su imagen de un hombre piadoso, la devoción a la Virgen María, como milagrera, su obediencia a Roma, claro, no pongo en duda las actitudes de Monseñor Romero, durante una etapa de su vida, pero con sinceridad la piedad de la Virgen María como mujer sumisa y obediente no fue el motivo por el cual canonizaron a Monseñor Romero”, explicó Tamayo. El teólogo recordó como el papa Juan Pablo II recibió con “displicencia” a Monseñor Romero, cuando le presentó todos los informes sobre los asesinatos que realizaba el ejército y los escuadrones de la muerte contra la población salvadoreña y también de sus sacerdotes, y solo recibió la repuesta que tuviera cuidado porque el “comunismo” estaba infiltrándose en la Iglesia católica de El Salvador. “Monseñor Romero le respondió: pero su Santidad, no son los comunistas los que matan a los sacerdotes, a los catequistas, a los dirigentes de las comunidades, sino que son el gobierno, los escuadrones de la muerte, el ejército y la oligarquía y todos ellos se declaran católicos. Y según cuentan, que al terminar la entrevista salió llorando“, relató Tamayo.

“Monseñor Romero dijo: este Papa no ha entendido lo que sucede porque El Salvador no es Polonia, ni el Vaticano, sino que es mucho más serio y la represión viene del mismo ámbito cristiano. Por eso urge recuperar la figura profética y liberadora de Monseñor Romero, es imperioso para desmontar todos estos discursos de una imagen que creo que no corresponde a la realidad, recuperando su dimensión subversiva y luego su teología de la liberación hecha realidad”, manifestó Tamayo.

Asimismo, consideró que la canonización del papa Francisco para Monseñor Romero, en un punto lo consideró un “reconocimiento de la Teología de la Liberación”, al considerar que es una “reflexión cristiana” en la buena dirección.

“¿Por qué hay que recuperar esa dimensión profética, liberadora y subversiva de Monseñor Romero?, bueno, porque estamos viviendo un clima de integrismo en las iglesias. Y al menos en la católica que es la que mejor conozco, se está desarrollando un proceso integrista y en el ámbito de otras iglesias, pues también está produciendo una especie de fundamentalismo a niveles preocupantes”, indicó.

“Estamos asistiendo al cristoneofacismo, la alianza entre la extrema derecha política y los movimientos cristianos integristas católicos y los movimientos cristianos fundamentalistas y eso lo estamos percibiendo en España. Un partido conservador tiene una quinta parte de la representación parlamentaria y ¿Con quién hace alianzas?, movimientos católicos integristas y profesionales católicos”, explicó Tamayo.

En ese sentido, reiteró el teólogo que debe recuperarse la figura de Monseñor Oscar Romero, que es un referente del cristianismo diferente desde un modelo de ciudadanía crítica, participativa y activa de base.

“Romero es uno de los símbolos más luminosos de un cristianismo liberador y además es un Obispo, no es un sacerdote de la base, sino que es un jerarca -como he dicho tantas veces- de Pedro Casaldáiga, que es un símbolo del cristianismo liberador, y que es un símbolo luminoso que trasciende la propia realidad geográfica de El Salvado”, añadió Tamayo.

“Siempre tenemos que analizar que cuando se habla de cristianismo liberador, se tiene que establecer una relación entre aspecto local y dimensión universal. Porque si hablamos universalidad nos podemos mover en el ámbito abstracto o universalismo que se traduce en imperialismo. Por eso, Monseñor Romero fue tan sumamente humilde que situó su trabajo liberador, su compromiso con la justicia donde sus homilías y escritos partían de la realidad salvadoreña”, explicó el teólogo visitante.

En cuanto al “cristianismo liberador” de Monseñor Romero, el teólogo Tamayo consideró que se situaba en la Teología de la Liberación, cuyo resultado directo era su opción ético-evangélica por las personas y colectivos empobrecidos, lo que consideró clave para entender el legado de la pastoral del santo salvadoreño.

“Monseñor Romero, creo, puso en práctica aquella afirmación de aquél gran pedagogo brasileño, Paulo Freire, que decía: no podemos aceptar la neutralidad de las iglesias ante la historia. Una frase que debemos aplicarla a nosotros cuando nos critican que nos basamos en una simple propuesta política, cuando el verdadero mensaje cristiano tiene que vincularse a una práctica política emancipatoria”, alegó.

“Para mí, Monseñor Romero ejemplifica perfectamente aquel verso del poeta cubano, José Martí -por los pobres de la tierra mi suerte yo quiero echar -, es una afirmación que se verifica totalmente en la vida y el mensaje de Monseñor Romero”, acotó Tamayo.

Pablo Martínez, en representación de la Escuela Política, afirmó que este evento se realizaba como un aporte social y continuar trabajando la construcción de un movimiento ecuménico en El Salvador, para reflexionar sobre las determinantes políticas, sociales y culturales, que enfrentan los colectivos religiosos o sociales frente a la injusticia. “Las injusticias relativas a la economía, lo social y cambio climático, además de como pueden enfrentarse desde una perspectiva de fe, con cinco sesiones previas de este seminario que es impartido por el teólogo Juan José Tamayo, donde ha dado sus reflexiones en el contexto de la pandemia que es la compasión en un mundo injusto”, dijo Martínez.

Ver también

Muere la actriz Susana Dosamantes, madre de la cantante Paulina Rubio

Tomado de Prensa Libre Este 2 de julio trascendió la muerte de la actriz mexicana …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.