Página de inicio » Opiniones » Señora Julia Regina de Cardenal, El Octavo mandamiento dice: No dirás falso testimonio ni mentirás

Señora Julia Regina de Cardenal, El Octavo mandamiento dice: No dirás falso testimonio ni mentirás

Wilfredo Mármol Amaya.
Psicólogo y escritor viroleño

El pasado miércoles (26 de Febrero de 2014), see la respetada señora  Julia Regina de Cardenal  en un periódico matutino del país presenta un escrito titulado ¡Horror si gana el FMLN! en el que enumera una serie de aspectos que  riñen con la verdad, discount y más bien presenta su verdad de una manera parcializada, terminando su falaz escrito con la frase “Despertemos salvadoreños y rescatemos nuestro país.” En coincidencia al eslogan de la campaña del partido Arena que representa sus intereses, es decir recuperemos El Salvador.

Por un lado objeta la campaña del partido oficial basada en la limpieza y la transparencia, hecho incuestionable y de sapiencia de no dejarse provocar por la mentira y el temor;  aduciendo que se  coartan la libre expresión. Defiende a capa y espada la  campaña sucia de su partido ARENA. La señora Regina de Cardenal, es evidente que no habla con la verdad.

Por otro lado, responsabiliza al TSE de complicidad con el partido oficial, porque ordena  retirar anuncios de Arena,  FUSADES y de los  jóvenes que han empezado el camino de la violencia por odio al estilo de las épocas de los fatídicos escuadrones de la muerte, dejando de lado que en el país existen ahora reglas democráticas que se respetan. La señora Regina de Cardenal  anima con sus actos y palabras a  la presente y futuras generaciones,  al ser un mal ejemplo y levantar sin consideración alguna  falsos testimonios.

En su escrito la señora Regina de Cardenal oculta el conocimiento público de la verdad y  la corrupción emanada de los gobiernos del partido que representa y en particular oculta la realidad salida a la luz, gracias a la valentía  y coraje del presidente Mauricio Funes, señalando al ex presidente Francisco Flores por los malos manejos de los fondos del China Taiwán, aduciendo que es un daño intencional para el partido Arena. La señora Regina de Cardenal ignora interesadamente que gracias a esta verdad, la corrupción y sus máximos representantes al fin están a las puertas de ver tras las rejas a los magnates de la mentira institucionalizada.

Por otro lado, la señora Regina de Cardenal, en sus reiterados exabruptos publicados por los matutinos, enarbola con sus palabras el culto a la falsedad histórica, o acaso pretende olvidar el asesinato de los sacerdotes jesuitas, hombres mayores de edad y sin armas que junto a sus colaboradoras, les fueron arrebatadas la vida en los patios de su residencia, bajo la oscuridad secreta del alba, al igual que Monseñor Romero, miles de campesinos, obreros, mujeres de los mercados, estudiantes, con complicidad de las instituciones del estado,  durante los años oscuros cuando el Mayor D´Abuisson – fundador del partido Arena-  afirmaba que “el comunista bueno, es el comunista muerto, o el dicho preferido del Mayor “Haga patria, mate un cura.”

Lo más increíble del escrito en cuestión, es la parte final del mismo, la señora Regina de Cardenal afirma “Aclaro que no soy de ningún partido político.” Frente a este comentario, señora Regina de Cardenal,  viene a la cuenta el octavo mandamiento de la Ley de Dios que proclama: “No dirás falso testimonio ni mentirás.”  Ya lo dice el dicho popular, “No se hizo la miel, para la boca del asno.” (Conste es una metáfora).

Invito a la sociedad salvadoreña a enarbolar la verdad, porque la verdad, señora Regina de Cardenal, os hará libres. Dios bendiga a El Salvador sin corrupción, pero sobre todo hablando con la verdad por delante.

Manos a la obra, la verdad construye patria.

Ver también

“Crimen de lesa patria”

Por Leonel Herrera* “Crímenes de lesa patria” son aquellas acciones delincuenciales que atentan contra los …