web analytics
lunes , 16 octubre 2017
Inicio » Opiniones » ¡Que viva el silencio de los gritones!

¡Que viva el silencio de los gritones!

Nelson López

Lo que pasó es que al gritón no lo inventaron aquí, cheap no fue una creación propia sino que lo copiaron de otro lado, online pero esa fue la línea ideológica, gritar y gritar hasta convencer a casi tres millones de silenciosos y ¡no llegaron ni a la mitad!

Después copiaron a las gritonas venezolanas, que por cierto les salió mal la pirateada, porque mandaron a un montón de pudientitas con las chichibebé (como les dice la Choli) y las doñas llevaban a sus muchachas uniformadas y armadas con cacerolas “rinawer” porque dicen que son las que mas suenan a batucada.

Ahí las gritonas era las chichíbebé que estaban dispuestas a reventarse la madre con cualquier antimotín que llegara… pero las pudientitas noooo… ellas estaban así a un ladito, en la sombrita, con los noviecitos, cubriéndose del solazo y echándose bloqueador para no ponerse tan negritas y que no les vaya a dar melanoma o sea cáncer en la dermis.

A las gritoncitas chichibebe no les importaba la asoleada y querían jelengue, a las muchachas tampoco, aunque ellas estaban mas ocupadas con la atención a las patronas que con la escaramuza que tenían las copionas de las verdaderas pudientes venezolanas, y es que se querían traer la venezolanización a las calles de San Salvador y no les resultó.

Después, una de las gritonas salió lamentando la destrucción de un ferrari y comenzó a gritar lo que unos amigos en el bar le habían contado… y con sufrimiento… casi lloraba porque el carro ese valía más de cuarto de millón de dólares y hasta quería que le cambiaran el nombre a la plaza Masferrer y propuso que del choque en adelante se denominara la plaza o redondel Masferrari.

Luego, el otro gritón llamó al ejército para iniciar la guerra, y ya se imaginaba que volvía a sus andadas de escuadronero, sintiéndose valorudo con la 45mm USA Army, matando al que estuviera amarrado o que se le atravesara en la famosa Ley Fuga, pero tampoco le dio resultado al gritón porque nadie le hizo vela porque la mayoría quería vivir en silencio y el guerrerista se emboló y le agarró de llorar otran vex.

Total que de nada les sirvió la exportación de modelos que querían imponernos porque somos totalmente salvadoreños y no nos parecemos a nadie ¡ni a los cubanos, ni a los mexicanos ni a los venezolanos! ¡somos únicos! y por mucho que quieran hacernos creer que somos como los países petroleros es totalmente absurdo que les vamos a creer… porque somos los empobrecidos por más de veinte años y lo que nos toca es echar riata hasta día domingo para sobrevivir… y para colmo, como los grandes informales de la región, tenemos que vender las pupusas revueltas, las tortas mexicanas y los hot dogs, las chanclas y las cremitas para ir a la playa, y los sombreros, las pelotas inflables, bueno los salvadoreños, vendemos de todo menos a las suegras porque no se dejan, pero eso si, ¡nadie nos compra! mucho menos a gritos ¡Que viva el silencio de los gritones!

A %d blogueros les gusta esto: